El peso del voto en la economía mexicana

La economía global ha experimentado un periodo prolongado de crecimiento moderado, volatilidad en los mercados financieros e incertidumbre geopolítica.  En los últimos meses se observan signos de crecimiento armónico mundial y el desempeño positivo de las finanzas públicas y del mercado interno permiten tener confianza en que las metas fiscales se cumplirán sin la necesidad de realizar fuertes ajustes al gasto.

 

 

 

La estabilidad y el crecimiento sostenido de la economía mexicana se debe a una política fiscal prudente, comprometida con la estabilidad macroeconómica y el cumplimiento de las metas de balance; una política monetaria independiente y creíble, y una implementación acelerada de las Reformas Estructurales. Dicho en otras palabras, México crece de manera sostenida y a un ritmo superior al de otras naciones, tanto emergentes como desarrolladas.

 

Los números son objetivos, durante 2016 el PIB se expandió 2.3%, cifra mayor a la de las principales economías de América Latina como Argentina (-2.3%), Brasil (-3.6%), Chile (1.6%) y Colombia (2.0%). La tasa también fue superior a la de las economías avanzadas (1.7%) y Estados Unidos (1.6%). Las previsiones realistas y prudentes consideradas para este año y el siguiente, renuevan el compromiso de la actual administración con políticas económicas y fiscales responsables.

 

Desde su campaña como candidato a la Presidencia de México y durante su administración, Enrique Peña Nieto delineó un plan multianual de finanzas públicas para impulsar a la economía nacional y apoyar la implementación de las Reformas Estructurales, ante un entorno internacional complicado. Gracias a este plan, se ha podido cumplir con las metas anuales, lo cual permite preservar la estabilidad macroeconómica y garantizar finanzas públicas sanas, al tiempo de detonar la productividad y el crecimiento económico en beneficio de las familias mexicanas.

 

No cabe duda que el peso del voto en la economía mexicana es de gran relevancia. A propósito de los comicios estatales a celebrarse el próximo 4 de junio en el Estado de México, resulta necesario recordarle a los mexiquenses que en su momento, el derecho constitucional que se les confiere, el de votar, ha contribuido a constituir un país estable. El voto es una responsabilidad que con madurez cívica, conciencia y compromiso se debe ejercer.

 

Los mexiquenses han confirmado históricamente que con su decisión conocen las necesidades de nuestro país y que para votar es fundamental estar informado. Un voto razonado trae progreso, bienestar y estabilidad. Mediante el sufragio, los mexiquenses tienen la posibilidad de mantener el rumbo del país, de hacerlo crecer y mejorar. El banco de inversión estadounidense, JP Morgan, revisó al alza su pronóstico para el crecimiento de México en este año, de 1.3 a 2 por ciento, tras considerar que la actividad económica del país inició el año con mayor solidez a la anticipada.

 

La economía mexicana reportó un crecimiento mensual de 0.3% en enero,  que contrastó con la expectativa de una contracción de 0.5 puntos porcentuales que esperaban los analistas. Tras esa cifra, más el buen desempeño que ha registrado el sector externo a lo largo de los últimos cuatro meses. JP Morgan es la primera institución financiera en revisar al alza sus expectativas del crecimiento económico del país para este año. JP Morgan además considera que la economía mexicana podría registrar una tasa de crecimiento anualizada de 3% en el primer trimestre de este año. La estimación que preveía antes pronosticaba un avance de 0.4% para el primer trimestre, que a tasa a anual ofrecería un rendimiento cercano a 1.6%.

 

Por otra parte, en la encuesta de Perspectivas de Alta Dirección en México 2017, el Estado de México obtuvo 15% de las preferencias de los empresarios para expandir sus negocios; según la encuesta, 58 por ciento de los directivos encuestados tienen planes de expansión en la República Mexicana durante los próximos tres años. Lo anterior representó tres puntos porcentuales más que en el estudio anterior.

 

Queda claro que se debe continuar con la aplicación de las Reformas Estructurales y con el impulso al desarrollo regional para promover las zonas económicas especiales, con el objetivo de consolidarse como de América Latina. Nuestro país ha recibido 127 mil millones de dólares como inversión extranjera directa en lo que va de esta administración, lo que representa 50 por ciento más que en el sexenio anterior en el mismo periodo.

 

En la actualidad México es el primer exportador de manufacturas de media y alta tecnología en América Latina, y el tercero entre los países del G-20. La expansión hacia nuevos mercados y la profundización de aquellos en que ya se tiene presencia es prioridad. Más allá de fortalecer las relaciones comerciales, el gobierno federal tiene previsto dar mayor impulso al sector turístico que en la actualidad genera ya 8.5 por ciento del Producto Interno Bruto, Según cifras oficiales, 9 millones de empleos están relacionados a esta actividad, por lo que el rumbo no es el equivocado.

 

 

Please reload

Artículo de la semana

COVID-19 y el nuevo orden mundial

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo