Turismo con efecto dominó retardado. Reconstrucción

Este año un virus ha postrado a los seres humanos, su futuro se ve cubierto de fango. Sobre el escenario los tres sectores de la economía batallan por sobrevivir, el horizonte del mundo permanece en estado sombrío, el sol de la esperanza en un nuevo día sin pandemia aún no amanece, la incertidumbre reina en la Tierra y los preocupados reflexionan minuciosamente sobre su propio devenir. Y por si no alcanzase semejante haber, a él se suman las diferencias singulares entre la versión oficial de los hechos y la que dicta la ciencia aplicada, agregándose, al desaliento de la sociedad en general, un manto de sospechas cargado de miedo, angustia y miseria.


La agenda política, más el recurso abusivo de los gobernantes propensos a esgrimir la ley del poder, en vez de valerse del uso debido (y aconsejable) del poder de la ley, más el ejercicio inquietante del estado de excepción, más la aplicación de dudosos métodos eruditos, más un germen patógeno y posiblemente mutante, más las crónicas de los medios de comunicación clásicos y alternativos, más los profesionales en pos de la verdad o en defensa de convencionalismos, más el sesgo a determinadas libertades individuales y sociales propagaron en la población mundial -durante los últimos meses-, confusión, temor, desánimo y una vertiginosa precipitación económica; una crisis variopinta con efecto retardado que ha sembrado en la vida de la población desvelos y severos perjuicios, y cuyo resultado final todavía luce imprevisible.


Ésta es una ocasión de consecuencias irreversibles, escasamente registrada anteriormente en la historia de la humanidad y cuyos daños sociales, políticos y económicos, difícilmente puedan ser reparados en su totalidad a valor real.


La Organización Mundial del Turismo (OTP) ha dado a conocer entre otros que, durante el primer semestre de este año, el detrimento por viajes internacionales ha causado una pérdida de 440 millones de llegadas internacionales, unos 460.000 millones de dólares estadounidenses de exportación internacional; una merma en los ingresos que, prácticamente, quintuplica al resultado de la crisis económica y financiera global del 2009.


Así es como fuerzas antagonistas y simultáneas tapizan el escenario actual; el principio de causa y efecto domina el teatro; la pulseada entre acción y reacción está en alza y va rumbo a su apogeo, más tarde que temprano, sus consecuencias abordarán el cenit de este ciclo.


Mientras, bajo el cielo raso de la macroeconomía, la balanza de pagos comienza a preocupar seriamente a sus hacedores; sus dos platillos favoritos: superávit y déficit les quitan el sueño, pues ellos sospechan que a fin de año su saldo será singularmente negativo en la mayoría de los países; una situación en términos económicos delicada y cuasi imposible de revertir.


El turismo, inevitablemente será presa de tales resultados, y, para sobrevivir en la nueva normalidad que le aguarda, posiblemente deba reinventarse a la espera de que la adversidad temporal se convierta en una oportunidad propensa al cambio, progreso y abundancia.


El turismo, entre otros, es un pilar importante para conservar el patrimonio natural y cultural; ergo, hoy la reconstrucción del sector posiblemente sea un imperativo, y para tal labor la información clave y convergente en un solo lugar podría resultarle favorable. En tal sentido, quizás a los profesionales y a las empresas involucradas en dichos menesteres les interese consultar el rastreador de la recuperación turística de la OTP, pues el análisis que éste proporciona en su sitio podría servirles: llegadas de turistas, capacidad de plazas y reservas en las rutas aéreas y hospedajes, tasas de ocupación, alquileres de corta duración, etc.


Pero en esta nueva generación de oportunidades, tal vez no reconstruir sobre el camino andado sea prudente. La célebre cita del Prof. Albert Einstein al definir Locura: “hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes", podría dar pie hoy para realizar en este sector algo ligeramente diferente, tal como planificar un turismo basado en un régimen económico alternativo y sustentable más que en uno de carácter lineal, de forma tal que, en vez de potenciar el consumo a corto plazo y llevar al medio ambiente a un conjunto de realidades depredadoras y absurdas, éste se realice en base a políticas relacionadas con el cuidado y la prevención de la naturaleza y el hábitat.


En aras de esta visión, la Economía Circular se manifiesta a favor porque ella adopta criterios sostenibles abordando espacios gubernamentales, industriales y sociales. Esta economía no sólo relaciona íntimamente al desarrollo y a la productividad respetando el ecosistema, sino que, además, sostiene su conservación y eficiencia de uso beneficiando los recursos naturales; razón por la cual la innovación, dentro de un sistema económico circular, se retroalimenta procurando un futuro sustentable y equilibrado en sus aspectos esenciales: social, económico y ambiental.


Actualmente, un sin número de países flexibilizan sus restricciones al turismo tratando de paliar la incidencia negativa provocada en sus correspondientes PBI. Entretanto, los actores involucrados en éste trabajan en una respuesta aplicable a las circunstancias actuales que genere un sistema turístico mundial confiable.


Esperemos entonces que ésta no solamente conlleve a la recuperación de la actividad y a la fuente de riqueza que merece, sino también que vele por la seguridad de sus prestaciones, la recuperación del pleno empleo y les facilite a sus usuarios el placer de viajar, conocer y adquirir nuevos lazos culturales dentro de un sector novedoso, eficiente y sustentable que acompañe la evolución del ecosistema, el medio de vida natural al cual la humanidad permanece adscripta sin excepción porque de sus bondades depende su salud.


A la postre, la economía circular podría aplicarse como guia opcional para sesgar el efecto dominó en este sector, que al presente y mal que nos pese daña indistintamente a sus prestadores y usuarios; quizás ella, mediadora del acervo natural, riquezas y bienestar, resulte ser una opción válida en esta oportunidad condicionada, plena de singularidad.


Oscar Calvete Sousa

Escritor

www.oscar.uy

Artículo de la semana
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®