4T: ¿un engaño más?

13/12/2019

Estimada comunidad librepensadora: Para una gran parte de los mexicanos la 4T llegó a dar nuevos bríos a nuestro país. En los hechos, la elección del año pasado dio cuenta de que somos una República democrática, donde el voto ciudadano pone y quita partidos políticos. No obstante, en meses recientes también hemos atestiguado que la separación de poderes se soporta sobre una línea tan delgada que parece imperceptible, pues en la praxis política el Ejecutivo impera sobre el Legislativo y el Judicial. De aquí la enorme expectativa que genera el titular de la presidencia para impulsar cambios sustantivos.

López Obrador es una obra de arte de mil mascaras. El actual presidente de la República ha orientado el desarrollo del país hacía un bienestar limitado. La situación económica, política y social de México no está determinada por indicadores sino por su percepción personal; que como lo han demostrado informes oficiales, en ocasiones se aleja de la realidad.

 

 

Los problemas tienden a agravarse cuando la distorsión de percepciones diferenciadas provoca un enorme detrimento en temas como la sustentabilidad, la seguridad nacional y la economía.

 

A un año de gobierno vale la pena hacer un análisis para dimensionar los riesgos ante las tareas pendientes en temas como el empleo, crecimiento económico y representación internacional; por mencionar algunos asuntos. Como ejemplo, en materia ambiental es clara la prioridad de la actual administración: garantizar la extracción de los recursos no renovables, que suelen ser los más contaminantes. Por el contrario, las energías renovables y limpias juegan un papel secundario en el sector energético; aunque diversos estudios especializados han demostrado que la fuente de energía más eficiente es la eólica; en la que nuestro país tiene gran potencial y sobre la que el propio AMLO se ha referido coloquialmente como “ventiladores”.

 

Asimismo, el gobierno de México no ha querido entender que la ciencia es el pilar de los países y que en ella se encuentran las soluciones para grandes problemas sociales, económicos y políticos. Pese a ello, el presupuesto para investigación científica y tecnológica permanece por debajo del uno por ciento que marca la ley.

 

México no es su presidente. Nuestro país ha prevalecido a pesar de sus gobernantes y seguirá haciéndolo. Es momento de que el presidente, López Obrador, haga una pausa para evaluar hacia dónde quiere que vaya el país en los próximos cinco años; en esa introspección debe renunciar a la soberbia y a su interés por la popularidad.

 

En esta edición les ofrecemos artículos que analizan lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal desde la administración federal, con el fin de que sean ustedes quienes determinen si la 4T llegó a dar nuevos bríos a México, o se trata de un engaño más.

 

 

Please reload

Artículo de la semana

Los sistemas penitenciarios en México y el mundo

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo