Balance de la nueva era económica y política

05/11/2019

A casi un año de haber iniciado la administración Federal y luego del Primer Informe de Gobierno, que el pasado primero de septiembre presentó el presidente, Andrés Manuel López Obrador; es momento de reflexionar sobre lo ganado, lo pendiente y lo esperado a partir de la fecha. 

 

Cada inicio de administración hay una curva de aprendizaje y el gobierno actual no es la excepción, por lo que se han presentado en el camino diversas rectificaciones para generar un clima de mayor confianza; un ejemplo es que el presidente y su gabinete han tenido un discurso más conciliador, particularmente con el sector empresarial de México.

 

Expertos en materia económica han ajustado paulatinamente a la baja los pronósticos de crecimiento para México, lo que hace necesario que el gobierno establezca alianzas con todos los sectores productivos para atenuar posibles efectos negativos y evitar una eventual recesión económica. El presidente, López Obrador, ha dicho reiteradamente que su gobierno está a favor del desarrollo económico y que debiera estar impulsado por el crecimiento; pero en la práctica, señales como la política fiscal, descontextualizan el rumbo que debiéramos tomar.

 

El gobierno Federal ha entregado buenas cuentas en varios aspectos; en la disciplina presupuestal de las Secretarías y entidades, en su desempeño administrativo austero, en la implementación de un esquema de compras consolidadas y en el establecimiento de un salario mínimo más digno, principalmente. A pesar de ello, se tienen importantes pendientes en materia de empleo, crecimiento económico, crecimiento de infraestructura y seguridad entre otros.

 

Los programas de transferencias monetarias que ha impulsado el gobierno favorecen el desarrollo social, sin embargo, no deben ser la palanca para fortalecer la actividad económica. Lo que sí debería ser, es el absoluto respeto al Estado de Derecho, la simplificación en el proceso de apertura para nuevos negocios y la implementación de una política fiscal transparente que ofrezca certidumbre y confianza a los inversionistas, que además combata firmemente al gran problema económico que tenemos en frente, llamado informalidad. 

 

Dada la incertidumbre del contexto mundial, hoy más que nunca se requiere la unidad entre el gobierno y todos los sectores productivos, sobre todo por la disputa económica entre Estados Unidos y China; estamos obligados a fortalecer nuestro mercado interno y nuestra imagen en el exterior. 

 

México perdió dos lugares respecto al año anterior, en el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, WEF por sus siglas en inglés; quedó ubicado en la posición 48 de 141 países evaluados. A pesar de este retroceso en el ranking mundial, mejoró 0.3 puntos en su calificación total en relación con 2018.

 

Temas como la incertidumbre y las tensiones comerciales originadas por Estados Unidos, pudieron ser factores que impactaron la expectativa de crecimiento. El hecho de que México haya retrocedido en esta evaluación también significa que otros países se fortalecieron competitivamente en mayor grado, algo que no debe dejar de considerarse. Estos análisis son frecuentemente utilizados por inversionistas nacionales y extranjeros para tomar la decisión de invertir. La estabilidad de un país es determinante para la inversión, por ende, para la generación de empleos. 

 

Nos encontramos en la era donde la competitividad es un factor necesario para el crecimiento y el desarrollo. El nivel de intercambio comercial hace indispensable la existencia de la economía global, por lo tanto, difícilmente una economía podría mantenerse autónoma y libre de relaciones con otras naciones. 

 

En este momento, cerca de cumplir el primer año de la administración, advertimos acciones y mensajes que reorientan el rumbo del país para establecer condiciones más favorables para la inversión. Es un gobierno que generó una gran expectativa ciudadana y debe aprovechar ese bono social.

 

Queremos un país vivo, un país con desarrollo, sin olvidar que el crecimiento económico es una condición para logarlo. El crecimiento genera riqueza y el desarrollo la distribuye. Esto debe significar una suma de esfuerzos ciudadanos y gubernamentales enmarcados con una clara y contundente voluntad política.

 

Laura González

Presidenta del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de México (CCEM)

@LauraGlezEDOMEX

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo