El derecho a democratizar el acceso al conocimiento y a la información desde el Código Abierto

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, decretada el 10 de diciembre de 1948, marcó un momento de singular trascendencia para la comunidad global, pues en un contexto de represión y colonización era indispensable abatir la perpetua violación a los Derechos Humanos. Este instrumento abarcó la integridad del individuo al observar las diversas esferas que lo componen. De tal modo estipula que los Estados deben garantizar los derechos fundamentales como la vida, la libertad, la integridad y la dignidad; además, al mismo tiempo consideró derechos que se refieren a la libertad de pensamiento y expresión. Como lo establece su artículo 19:

 

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

 

Hoy por hoy, debido al avance de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), podemos estar más informados y comunicados a nivel global; no obstante, es preciso conservar y perpetuar los valores que nos distinguen como seres humanos, aunque los vínculos entre las personas varían de acuerdo con los canales de comunicación; en ese sentido, se debe promover una actitud solidaria, participativa y colaborativa, que permitirá conformar grupos vinculados mediante espacios virtuales para compartir conocimiento e intercambiar información bajo una concepción altruista del saber, a partir de un principio de fundamental importancia: el trabajo colaborativo.

 

A este mecanismo de generar y redistribuir la información de manera gratuita se le ha denominado Código Abierto o Software Libre (SL); se generó en los años 60 y 70 pero fue a partir de los 90 que su popularidad creció. 

 

Este modelo se basa en la libertad de uso y distribución del conocimiento y la información; el Código Abierto otorga la facultad de acceder y eventualmente modificar el código fuente de los programas; mientras que el Acceso Abierto AA se encarga de poner contenidos digitales de muy diversa índole a disposición pública y gratuita, también da la posibilidad de compartirlos y reutilizarlos sin restricciones, o con restricciones mínimas.

 

Tabla 1

Características del Código Libre y del Acceso Libre

Fuente: Sala Hernán E. y Núñez Pölcher Pablo N. (2014).

 

Uno de los pioneros del software libre es Richard Stallman, programador estadounidense que desarrolló el editor de texto GNU Emacs,​ el compilador GCC,3 y​ el depurador GDB,4; además ​del lenguaje de construcción GNU Make; todos bajo la rúbrica del Proyecto GNU. 

 

El software libre y los proyectos de código abierto se han convertido en piezas clave de la revolución tecnológica. Lo son en mayor o menor medida; Android, que constituye más de la mitad de los teléfonos inteligentes; el navegador Firefox; el sistema de gestión de contenidos WordPress, que soporta 31 por ciento de las webs; así como Linux, el sistema operativo con el que funcionan dos terceras partes de los servidores web. 

 

Cabe señalar que gran parte de los proyectos de software libre son sustentados por organizaciones, empresas y comunidades, quienes consideran a la defensa de los derechos digitales como la clave de su misión, es decir, la defensa de los Derechos Humanos en el entorno digital para que las tecnologías estén al servicio del desarrollo integral de las personas.

 

Entre otros puntos importantes en los que es necesario incidir, se encuentran la trascendencia del trabajo colaborativo y la posibilidad de adquirir programas e información sin que ello implique un costo monetario, como el caso de Wikipedia donde se concentra el trabajo realizado por voluntarios que recaban, redactan y comparten la información con la posibilidad de que alguien más pueda ampliarla; no obstante, la plataforma ha sido víctima de fuertes críticas que argumentan la inconsistencia de sus fuentes. Pero este argumento no es del todo cierto, pues si bien la plataforma presenta información poco sustentada, también contiene investigaciones sólidas.   

 

Otro ejemplo de Código Abierto es el proyecto Gutenberg, la biblioteca digital más antigua, su fundación data de 1971.​ Se centra en la literatura de importancia histórica y en obras de referencia. Con la consigna, “cortemos los barrotes de la ignorancia y el analfabetismo”, el proyecto se enfoca en difundir la alfabetización pública y preservar las bibliotecas públicas, pero ahora en formato virtual. 

 

Otro proyecto interesante es Open Source Ecology (OSE), que al español se traduce como “ecología de fuentes abiertas”; se trata de una red de agricultores, ingenieros y otros simpatizantes que realizan trabajo colaborativo con el objetivo de construir el Global Village Construction o Conjunto Constructivo de la Villa Global. Fue fundada por Marcin Jakubowski en 2003. Es una plataforma de código abierto que permite fabricar fácilmente cincuenta tipos diferentes de máquinas industriales, que a su vez facilitan la construcción de una pequeña civilización con las comodidades modernas.​

 

Finalmente, se puede sintetizar lo anterior al afirmar que tanto el Software Libre  como el Acceso Abierto constituyen dos formas de transferencia de tecnología y conocimiento que contribuyen a: 

 

1.  Democratizar el acceso al conocimiento y a la información. 

2.  Incrementar las posibilidades de desarrollo de los individuos y de las sociedades.

3. Resolver o mitigar los problemas ambientales. La relevancia de contar con SL y AA, consiste en difundirlos e implementarlos, particularmente desde y en el ámbito público.

 

María José Bernal Ballesteros

Defensora municipal de Derechos Humanos de Toluca. 

Doctora en derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, España, Maestra en justicia constitucional y Licenciada en derecho por la Universidad Autónoma del Estado de México; miembro del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo