La escuela como arma de control

01/05/2019

En la actualidad, la educación es tan importante que no sólo constituye un derecho en la mayoría de los países, sino que se cataloga como un derecho humano. En México, tendemos a analizar la situación del sistema educativo nacional desde las instituciones encargadas de impartirla y de aquellas cuya tarea es elaborar las directrices de su aplicación y vigilar su cumplimiento. No obstante, pocas son las ocasiones en las que nos preguntamos ¿para qué sirve la escuela? o ¿cuál es su razón ser?

 Para dar respuesta a estos cuestionamientos haré referencia a dos películas. La primera Persépolis, filme de animación francés de 2007 dirigida por Vincent Paronnaud basada en la historieta de Marjane Satrapi. La segunda La lengua de las mariposas, de España y dirigida por José Luis Cuerda.

 

La protagonista de Persépolis es una niña iraní llamada Marjane. Transcurren los años 70 y en Irán reina el Sha bajo un sistema percibido como muy autoritario por la población. Marjane, a muy temprana edad, empieza a conocer ideas liberales que la hacen cuestionar lo que sucede a su alrededor pues se encuentra en la búsqueda de su propia conformación como persona. Ella observa, tanto a su familia, como a vecinos y autoridades, es decir, analiza cómo funcionan los sistemas que la rodean. Piensa que en su país hay poca libertad. Posteriormente, el escenario se sacude ante el desarrollo de la revolución islámica que provoca la caída del poder del Sha. La niña piensa que posiblemente las cosas pueden mejorar, pero para su sorpresa, al llegar los fundamentalistas al poder las mujeres son obligadas a llevar velo y miles de personas que se oponían al nuevo régimen fueron encarceladas.

 

Esta película nos permite observar claramente el impacto que tiene el régimen y la situación política de un determinado país sobre el tipo de educación que ahí se imparte, así como la propia conformación de las familias y de las personas. Observamos cómo, en la situación ilustrada por el filme, la educación es utilizada como un arma política, como un mecanismo para adoctrinar a la población acerca de tal o cual idea. Actualmente, un ejemplo de esto es Venezuela.

 

Sin duda, los sistemas familiar, social, político y educativo se relacionan de manera directa. No puede entenderse uno sin la existencia del otro. Siendo más atrevida, los sistemas se determinan entre sí en el sentido de que un tipo de educación conservadora será avalada por familias conservadoras y generará, en la mayoría de los casos, niños conservadores. Por otro lado, una familia liberal elegirá una escuela con la que comparta valores para lograr transmitirlos a su descendencia. Para ejemplo, las tradiciones de algunos pueblos como el Judío, donde sus miembros promueven la preservación de sus costumbres y procuran contraer matrimonio entre sí.

 

Resulta idóneo abordar el segundo ejemplo que comprueba esta línea de argumentación. El proceso más interesante que puede observarse en la película La lengua de las mariposas es el impacto de las creencias religiosas y políticas sobre el tipo de educación que debe impartirse. Esta película se desarrolla en la España previa a la revolución española. El personaje principal es Moncho, el hijo más pequeño de una familia humilde en la que su padre es sastre y su hermano músico. Muestra cómo entre los habitantes del pueblo es notable la tensión entre republicanos y franquistas, misma que aparece en uno de los diálogos entre el cura y el maestro de la escuela, Gregorio. Uno está convencido de la importancia de los valores religiosos en la educación y el otro, por su parte, de la laicidad de la misma.

 

Esta situación se observa también en casa de Moncho. Su padre es bastante liberal y lo demuestra en su lenguaje. Mientras tanto, a su madre lo único que le interesa es el bienestar y la supervivencia de la familia. Ambos están dispuestos a renunciar a sus creencias con tal de proteger a sus hijos y de no perder la vida. La escena final donde le gritan “rojo” a su amigo Gregorio es verdaderamente conmovedora, sobre todo si entendemos que lo que narra la película realmente sucedió en España y ha sucedido en muchos países más, incluso en México durante la guerra de los cristeros.

 

Retomando entonces las preguntas iniciales de ¿para qué sirve la educación? y ¿para qué la queremos? Si contestáramos esta pregunta en Persépolis, tendríamos que decir que sirve para que la gente crea en Alá, para que las mujeres se sometan sin titubear a un sistema patriarcal, y para que todo aquel que piense distinto o se atreva siquiera a cuestionar los principios sobre los que se sustenta el régimen, tengan miedo y, por consiguiente, intente dejar de pensar así. En el caso de La lengua de las mariposas, la educación estaba siendo preparada para formar franquistas, ciudadanos conservadores fieles al nuevo régimen que se estaba gestando.

 

La educación, por tanto, puede ser una de las herramientas más importantes para el desarrollo de los países, pero también puede ser el arma más terrible y de la que muchos no pueden escapar nunca.

 

*Artículo publicado originalmente en la revista Pensamiento Libre Año 4, Núm. 21, septiembre-octubre 2013, “Retos y perspectivas de la educación en México”.

 

Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Iberoamericana. Maestra y Doctora en Cooperación al Desarrollo por la Universidad Jaime I de Castellón.

Directora de la revista Pensamiento Libre, presidenta de la Fundación Pensamiento Libre A.C., Consejera Ciudadana de Seguridad Pública del Estado de México, empresaria y sleep coach infantil.  

yamin@revistapensamientolibre.com

@lupitayamin, www.guadalupeyamin.com, www.lupitayamin.com

 

 

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo