El tratado de Tlatelolco un logro inconmensurable de México por la paz

06/03/2019

 

          Manifiesto Russell- Einstein 

 

"En vista del hecho de que en cualquier guerra mundial futura se emplearán armas nucleares, y de que tales armas amenazan la existencia continua de la humanidad, instamos a los gobiernos del mundo a que se den cuenta de ello y reconozcan públicamente que su propósito no puede ser promover con ellas una guerra mundial, y les instamos, en consecuencia, a encontrar medios pacíficos para la solución de todos los asuntos de disputa que surjan entre ellos ".

 

Bertrand Russell- Albert Einstein. Londres, 9 de julio de 1955. 

 

En el caótico y peligroso mundo que vivimos, las armas nucleares son la amenaza más grande que tiene la humanidad para desaparecer del planeta.  

Explosión de la bomba nuclear Castle Bravo en las Islas Marshall, el 1 de marzo de 1954. Foto U.S. Government.

 

Esta fue una de las 67 pruebas de armas nucleares realizadas por los Estados Unidos en las Islas Marshall entre 1946 y 1958. Si se suma el total de explosivos de las 67 pruebas, equivale a detonar 1.7 bombas del tamaño de la de Hiroshima cada día, durante 12 años.

 

Es justo por lo tanto recordar, y aún dar a conocer a aquellos que ignoran este hecho, el papel decisivo por la paz que México jugó al proponer el Tratado de Tlatelolco. Este documento tiene como objetivo la Prohibición de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe. El Tratado fue firmado hace 51 años por 33 países de Latinoamérica y el Caribe, el 14 de febrero de 1967 en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, y entró en vigencia el 25 de abril de 1969. Cuba se adhirió el 25 de marzo de 1995.

 

Una figura central en la formulación de este ejemplar documento fue el diplomático mexicano, Alfonso García Robles, Secretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno del presidente, Gustavo Díaz Ordaz.

 

Le pedí al Dr. David Krieger, Presidente de la Nuclear Age Peace Foundation  (NAPF - Fundación Paz en la Era Nuclear), que nos compartiera unas palabras sobre el Dr. García Robles, con quien tuvo la oportunidad de colaborar. NAPF es miembro de la red ICAN (Campaña Internacional para abolir las Armas Nucleares), y ganadora del Premio Nobel de la Paz 2017.

 Qué gran oportunidad para que México brille de nuevo en el escenario mundial en un tema crucial para toda la humanidad.  Es necesario que lidere los tratados que menciona el Dr. Krieger. Posee la estatura y la obligación moral que le otorga haber sido el gestor de ese logro enorme para evitar que esas terribles armas de destrucción existan en América Latina y el Caribe. El ejemplo de García Robles es digno de ser imitado. Esperamos que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, confíe en la NAPF como una organización de amplio reconocimiento moral que está dispuesta a colaborar en cualquier esfuerzo por la paz y el bienestar de la nación mexicana.

 

 

 

Rubén D. Arvizu

Ecologista, escritor, cineasta y productor mexicano y ciudadano estadounidense desde 1987.

Director General para América Latina de la organización de Jean-Michel Cousteau, Ocean Futures Society.

Director para América Latina de la ONG Nuclear Age Peace Foundation y Embajador del Pacto Climático Global de Ciudades.

rarvizu@napf.org

 

 

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo