Iniciativa “Mueve a tod@s”

La movilidad en todo el mundo y principalmente en México es un tema de desarrollo y salud pública que atenta contra la dignidad y calidad de vida de nuestros habitantes.

 

En todo el mundo, los traumatismos causados por el tránsito cobran la vida de más de 1.2 millones de personas al año, y son la principal causa de muerte en la población joven de 15 a 29 años de edad. Esta mortalidad tiene una repercusión enorme sobre la salud y el desarrollo, y representa una carga económica en todos los países. Se calcula que los traumatismos causados por el tránsito generan a los gobiernos costos aproximados de 5 por ciento del PIB.

 

En México, el riesgo de sufrir algún traumatismo causado por el tránsito depende de diversos determinantes sociales, como conducir bajo los efectos del alcohol, el exceso de velocidad o la circulación del tráfico; así como del desarrollo urbano y el desconocimiento de las normas viales.

 

En reconocimiento de este potencial preventivo, desde 2004 la Organización Mundial de la Salud (OMS), promueve como una buena práctica, la adopción y cumplimiento de leyes en al menos cinco temas; velocidad, alcohol y conducción, cinturones de seguridad, sistemas de retención infantil (SRI), así como cascos para ciclistas y motociclistas.

 

En el caso mexiquense la movilidad y seguridad vial no es indiferente a las estadísticas expuestas, sino todo lo contrario. De acuerdo a la Encuesta de Movilidad del Estado de México 2016, la movilidad urbana percibida por los ciudadanos se encuentra valorada en 5.3 en una escala de 10 puntos. Aunado a lo anterior, debemos poner énfasis en la falta de seguridad, puesto que 65 por ciento de la población siente inseguridad al trasladarse en transporte público.

 

El hecho de que nuestros municipios cuenten con alta inversión en vialidades destinadas al automóvil, pero no se posea la infraestructura adecuada para los diferentes usuarios de la vía pública, pone en riesgo a los usuarios más vulnerables, peatón y ciclista, que juntos suman 50 por ciento de las muertes por incidentes viales.

 

A pesar de que 62 por ciento de la población refirió conocer el reglamento de tránsito, irónicamente, otro porcentaje superior a los 60 puntos, reconoció que los siniestros se dan por no respetar las normas viales, lo que hace pensar que las muertes y lesiones ocurridas en el tránsito suceden por diversos factores, ya sea la falta de regulación normativa o coercitividad de las autoridades, o el desconocimiento de las normas, además de la inconciencia o cinismo de los usuarios de la vía pública, ante sus faltas cometidas.

 

Muchos especialistas en desarrollo urbano sostienen que las mejores ciudades son aquellas donde el peatón es dueño de la misma, es decir, priorizar al peatón permite tener ciudades más humanas, seguras, sustentables, incluyentes y vivibles.

 

La OMS y la ONU han encaminado diferentes mecanismos de evaluación de la calidad de vida de las ciudades a nivel mundial. Uno de ellos es el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, que pretende fortalecerla en cinco pilares; Gestión de la seguridad vial, Vías de tránsito y movilidad más segura, Vehículos más seguros, Usuarios de vías de tránsito más seguros, y Respuesta tras los siniestros de tránsito.

 

Es importante mencionar que dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la OMS hizo un llamado a todas las Naciones a través de la Meta 3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para reducir a la mitad el número de lesiones y muertes por siniestros viales para el año 2020; aunado a ello, en la Meta 11 sostiene que de aquí a 2030, es prioritario proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos, y mejorar la seguridad vial mediante la ampliación del transporte público, con especial atención en las necesidades de las personas en situación de vulnerabilidad; mujeres, niños, personas con discapacidad y de avanzada edad.

 

Derivado de lo expuesto, es importante esclarecer los objetivos que queremos conseguir en el Estado de México en materias de seguridad y movilidad, puesto que los mecanismos de actuación e infraestructura que hoy tenemos ponen en riesgo la integridad de la población mexiquense.

 

Por ello es que el programa; MUEVE A TOD@S, Movilidad Urbana en Vialidades Estatales aprovechando Tiempo, Oportunidades, Dinero, Aire y Suelo; pretende encaminar acciones que fomenten la cultura de la paz y consciencia vial en todos los usuarios de la vía pública, para lograrlo es importante inculcar el respeto entre todos ellos, con especial énfasis en los más vulnerables, ciclistas y peatones.

 

El programa consistirá en 4 etapas dirigidas principalmente a niños y niñas provenientes de escuelas de los diferentes municipios de la entidad, mediante las cuales aprenderán, con juegos didácticos e instrumentos audiovisuales, las principales reglas y medidas de seguridad para transitar, así como el comportamiento cívico que deben adoptar en materia de movilidad.

 

En la primera etapa se involucra al alumnado en la cultura de legalidad y respeto al reglamento de tránsito, a través de videos conocerán los principales artículos del Reglamento de Tránsito del estado. A continuación se dirigirán a la actividad didáctica, “Mini Ciudad”, con juegos y canciones aprenderán a moverse bajo la Jerarquía Mundial de Movilidad Sustentable, e identificarán a los diferentes usuarios de la vía pública.

 

La tercera etapa corresponde a un tradicional y enorme juego de la oca con enfoque vial, en el que aprenderán las medidas de seguridad al transitar. Durante la última etapa, y con la finalidad de comprometer a niños y niñas en el uso responsable de la vía pública, se entregará una credencial que reconoce su trabajo y los invita compartir con sus familiares, amigos y compañeros lo que aprendieron durante la experiencia.

 

Para concluir, es importante señalar que nuestro estado ocupa el octavo lugar a nivel nacional en siniestros viales, es la entidad mayor poblada y la segunda con más densidad poblacional; ello explica que la movilidad constituya un tema de alta prioridad, pues representa uno de los principales problemas de salud y desarrollo económico y social. En medida que entendamos que las ciudades son de todos, podremos lograr una corresponsabilidad social que nos permita ver más allá de nuestras propias necesidades, sin transgredir los derechos y oportunidades de todas las personas que las cohabitamos, y que a partir del respeto a la vida misma y a las normas que nos rigen, tendremos ciudades más seguras, habitables y prósperas.

 

Sergio González Castañeda

Licenciado en Administración y Promoción de la Obra Urbana por la Universidad Autónoma del Estado de México.

Jefe del Departamento de Eventos Sociales y Culturales en la Secretaría de Seguridad del Estado de México.

sergiogc_apou@hotmail.com

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo