Soccer, el espíritu del juego, el mundial de las nuevas generaciones

Referirnos al futbol cuando las audiencias en los medios masivos de comunicación están a tope, es todo un reto, primero porque debemos dosificar el estilo de información que se requiere conocer y por otra parte porque debe ser novedoso. Por esta razón les propongo este artículo estimado lector.

 

 

El soccer mitológico de las culturas americanas y las múltiples leyendas especulativas sobre quién inventó este fascinante deporte hace necesario mantener -una objetividad crítica con las explicaciones antropológicas- (Dunning, 2003, p.59)., aquel que los ingleses institucionalizarán y reglamentarán hace más de 100 años en las escuelas y universidades públicas, entre otros sectores sociales como la fábrica, la iglesia o los clubes deportivos, hace todo un proceso social de la forma moderna como hoy se concibe, la difusión y popularidad mundial del futbol es una atracción espectacular de escala mundial.      

 

“Soccer”, es una contracción corrupta del término asociación y alude a una forma muy específica de jugar en asociación. Se dice que el término surgió a finales del siglo XIX en la Universidad de Oxford cuando un día durante el desayuno un amigo preguntó a un estudiante llamado Charles Wreford-Brown: “Charles ¿vas a jugar hoy al rubgy (rugger)?” No- contestó-, jugaré al futbol (soccer) (Dunning, 2003, p.99).

 

El soccer o futbol es un fenómeno de nuestro tiempo, transforma la realidad de los ciudadanos, en particular el perfil del mexicano, sin lugar a dudas es un proceso civilizador que gira en torno a comportamientos humanos que lleva consigo la construcción de múltiples contextos sociales alrededor del Mundial Rusia 2018.

 

Nada más la inauguración generó 199 millones 379, 862 impresiones en Twitter. Y nos referimos al perfil de los nativos de la era digital las generaciones millennials y centennials. Tan longevo, persuasivo y motivante el futbol es una de las mayores fuerzas sociales capaz de ser un efecto perverso, lo que casi nadie lograría, y es que en vísperas de la inauguración de Rusia 2018 se anunció la organización de un mundial de futbol de manera tripartita, algo así como la triple alianza, donde los países con características culturales, económicas, políticas y sociales completamente distintas les une el juego del hombre actual, el futbol: Canadá, Estados Unidos y México.

 

Pero, qué es el futbol para América, un continente dividido en su geografía en tres regiones: norteamérica, centroamérica y sudamérica. Cómo vive América el futbol en su realidad social, cómo interpretar la designación del mundial 2026. Es posible que no haya acuerdos para la continuidad del Tratado de Libre Comercio, que es un tema toral, pero en el futbol, la cuestión se plantea en términos paradójicos, cuyo resultado es la interdependencia de múltiples comportamientos, alrededor un juego con un sistema de reglas cuyas preinscripciones son fijadas cuidadosamente por instancias de decisión oficial, hoy la FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación).

 

La pasión que despierta este deporte en las nuevas generaciones de mexicanos, en particular a la generación Millennials o Generación Y, que son aquellas personas nacidas entre 1982 y 1994, y los Centennials o Generación Z, que son aquellos nacidos de 1995 a la fecha, nos hace reflexionar las razones de la dinámica del consumo del futbol, que están en función del “espíritu” del juego.

 

La búsqueda de emociones fuertes que es un rasgo común de las actividades de ocio de todas las sociedades- (Dunning, 2003, p.175), y el futbol tiene en su segmentación una ventaja estratégica sobre cualquier otro deporte, un factor que lo hace inmensamente popular en todos los rincones del planeta, no distingue edad, género, nivel socioeconómico o ubicación geográfica (Pinto, 2018, párr.1). Sin embargo, un elemento clave es la conexión emocional que hará que hasta los millenials y centennials se conecten en una relación estable, difícil de entender, pero pasará.

 

Atrás quedo Brasil 2014, será recordado como el primer evento internacional que recibió el intercambio digital informativo de las redes sociales, una conversación mundial dotada de un oceáno estadístico de las compañías del espectro digital que operan bajo la presión de los números (Colima, 2015, p. 41).    

 

El apocalíptico espacio cibernético que ocupa el espectáculo mediático del Mundial es capaz de fidelizar y cautivar a las generaciones de autodidactas, creativos y sobreinformados jóvenes mexicanos que siguen el efecto de interacción en las redes sociales, que se convierte en un ir y venir de meta información.

 

El mundial de Rusia es hasta este momento el más caro de la historia con 14 millones de dólares  (1% del PIB Ruso en el último lustro), pero poco interesa, es un negocio redondo para los mercados económicos mundiales, los productos y servicios que están asociados o no, buscan aliarse de una u otra manera. Por ahora los ciudadanos del mundo para el año 2026 ya se preparan para ampliar este espectro de la información, cambiando los hábitos de consumo propios mediados por la tecnología.    

 

Por lo tanto amable lector, el espíritu de juego del soccer, es un estilo de vida de millones de mexicanos que apostarán a adoptar la tecnología como un medio, no como un fin, para buscar un significado apasionante a través del deporte, la búsqueda de identidad de su propia generación.   

 

Edwin Román Albarrán Jardón

Maestro en Gestión Deportiva por la Universidad de La Salle Bajío (México)

Profesor de Tiempo Completo. Licenciatura en Cultura Física y Deporte.  Universidad Autónoma del Estado de México.

eralbarranj@uaemex.mx, @GedMexico

Please reload

Artículo de la semana

COVID-19 y el nuevo orden mundial

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo