Ley de Seguridad Interior: ¿ser o no ser como Venezuela?

12/03/2018

 

 

Sinceramente no sé si quienes apoyan o rechazan la Ley de Seguridad Interior la han leído. Quizás sí, pero las conclusiones a las que llegan diferentes actores políticos o intelectuales hacen que me surjan las siguientes dudas: ¿qué tan buen nivel de comprensión lectora tienen?, y quienes han opinado al respecto, ¿qué intenciones o intereses tienen?

 

Como nuestros lectores saben, la Ley de Seguridad Interior ha sido abordada por “expertos” en casi todos los medios de comunicación. Pero, vayamos por partes. Comencemos por mencionar que está basada en la fracción XXIX-M del artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que otorga al Congreso las facultades que a la letra dice:

 

“Para expedir leyes en materia de seguridad nacional, estableciendo los requisitos y límites a las investigaciones correspondientes”.

 

También se basa en la fracción VI del artículo 89 de la Constitución, que otorga facultades y obligaciones al presidente de la República. Ahí se refiere, literalmente, que respecto con la seguridad interior, el presidente debe:

                        

“Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación”.

 

Entonces, la Ley de Seguridad Interior debe regular la función del Estado para preservar la seguridad interior y establecer las bases, procedimientos y modalidades de coordinación entre los tres órdenes de gobierno.

 

Pero, ¿qué es la seguridad interior?, el artículo 2 de la ley en cuestión dice que la seguridad interior:

 

“… es la condición que proporciona el Estado mexicano que permite salvaguardar la permanencia y continuidad de sus órdenes de gobierno e instituciones, así como el desarrollo nacional mediante el mantenimiento del orden constitucional, el Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática en todo el territorio nacional”.

 

Posteriormente se dice, en el artículo 3, que se deben respetar los principios previstos en el artículo 4 de la Ley de Seguridad Nacional, que a su vez dice:

 

“La Seguridad Nacional se rige por los principios de legalidad, responsabilidad, respeto a los derechos fundamentales de protección a la persona humana y garantías individuales y sociales, confidencialidad, lealtad, transparencia, eficiencia, coordinación y cooperación”.

 

So far, so good. De ahí en adelante, los artículos exponen determinados conceptos que son explicados en párrafos posteriores o remiten a artículos de otras leyes o a la Constitución misma.

 

El problema que encuentro en la Ley de Seguridad Interior son sus limitaciones y vacíos. Por ejemplo, me inquieta la fracción X artículo 4 que refiere al uso legítimo de la fuerza y dice que:

 

“La utilización racional y proporcional de técnicas, tácticas, métodos, armamento y protocolos que realiza el personal de las Fuerzas Federales y, en su caso, las Fuerzas Armadas, para controlar, repeler o neutralizar actos de resistencia, según sus características y modos de ejecución” (Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, 2017b:2).

 

Pero, ¿cuáles son esas técnicas, métodos, armamentos y protocolos?, y ¿quién determina lo que es proporcional?

 

Otro vacío se encuentra en el artículo 6, donde se dice que:

 

“Las autoridades federales incluyendo a las Fuerzas Armadas, en el ámbito de sus respectivas competencias, implementarán sin necesidad de Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior…” (Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, 2017b:2).

 

¿Significa que se les dará luz verde? ¿Así nada más porque sí?

 

En el mismo artículo se dice que el Consejo de Seguridad Nacional emitirá lineamientos para que participen los órdenes de gobierno. Entonces, ¿aún no se tienen lineamientos?, ¿cómo van a ejercer/implementar esta ley?

 

Sin embargo, lo más preocupante lo encontramos en el artículo 10 donde se dice que: “La materia de Seguridad Interior queda excluida de lo dispuesto en la Ley Federal de Procedimiento Administrativo (Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, 2017b:3)”. ¿Eso qué significa? Pues significa que la Ley de Seguridad Interior queda exenta de:

 

  1. Ser expedida por órgano competente, a través de servidor público, y en caso de que dicho órgano fuere colegiado, reúna las formalidades de la ley o decreto para emitirlo;

  2. Tener objeto que pueda ser materia del mismo; determinado o determinable; preciso en cuanto a las circunstancias de tiempo y lugar, y previsto por la ley;

  3. Cumplir con la finalidad de interés público regulado por las normas en que se concreta, sin que puedan perseguirse otros fines distintos;

  4. Hacer constar por escrito y con la firma autógrafa de la autoridad que lo expida, salvo en aquellos casos en que la ley autorice otra forma de expedición;

  5. Estar fundada y motivada;

  6. Ser expedida sujetándose a las disposiciones relativas al procedimiento administrativo previstas en esta Ley;

  7. Ser expedida sin que medie error sobre el objeto, causa o motivo, o sobre el fin del acto;

  8. Ser expedida sin que medie dolo o violencia en su emisión;

  9. Mencionar el órgano del cual emana;

  10. Ser expedida sin que medie error respecto a la referencia específica de identificación del expediente, documentos o nombre completo de las personas;

  11. Ser expedida señalando lugar y fecha de emisión;

  12. Tratándose de actos administrativos deban notificarse deberá hacerse mención de la oficina en que se encuentra y puede ser consultado el expediente respectivo;

  13. Tratándose de actos administrativos recurribles deberá hacerse mención de los recursos que procedan, y

  14. Ser expedida decidiendo expresamente todos los puntos propuestos por las partes o establecidos por la ley.
    Fuente: (Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, 2017:2)

 

Efectivamente, usted ha leído bien. Todas las acciones que encomiende el Ejecutivo Federal a la Secretaría de Gobernación en materia de Seguridad Interior permanecerán ocultas, sin transparencia, y sin seguir los lineamientos que se supone deberían seguirse en línea con la Ley Federal de Procedimientos Administrativos. ¡Wow!

 

Eso no es todo, en el artículo 11 se dice que: “El Presidente de la República podrá ordenar por sí o a petición de las Legislaturas de las entidades federativas… la intervención de la Federación para la realización e implementación de Acciones de Seguridad Interior” (Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, 2017:3).

 

¿Los ha dejado helados como a mí? Creo que es suficiente por ahora. Suficientemente escalofriante. No seguiré con los siguientes artículos de la Ley de Seguridad Interior porque con lo tratado hasta ahora tenemos motivos de sobra para preocuparnos.

 

Pero, ¿no les parece irónico que las senadoras y senadores, las diputadas y diputados tanto del PRI como del PAN (así como sus demás partidos “rémoras”) anden repitiendo como pericos que Andrés Manuel López Obrador -de ser presidente- nos llevaría a ser como Venezuela? A mi me parece cínico, porque este tipo de leyes lo único que promueven es una opacidad administrativa, que a su vez genera impunidad. Pero más grave aún, esta ley empodera a un grupo selecto de personas, en especial al presidente de la República, para que haga y deshaga según su voluntad y sin rendirle cuentas a nadie.

 

Es decir, que con esta ley le están dando facultades al presidente para que pueda comportarse como Nicolás Maduro, a quien tanto critican PRI y PAN, pero para allá nos están llevando. Irónico.

 

Y para responder a las preguntas del inicio, me queda claro que tienen excelente nivel de comprensión lectora (y de redacción), ya que han dejado vacíos e imprecisiones necesarias para defender o blindar sus futuras decisiones y acciones. Con respecto a la segunda pregunta, no sé qué intereses tengan. No tengo tanta malicia.

 

Nazario Pescador Pereda

Licenciado en Antropología Social por la Universidad Autónoma del Estado de México.

nazario.pescador@revistapensamientolibre.com

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo