La Problemática de la Profesionalización de los Intigrantes del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

 

 

Es necesario mencionar la problemática que existe en los tres ámbitos de gobierno, que es considerado su Talón de Aquiles, la seguridad pública.

 

Las instituciones de seguridad pública forman una cadena de estado que permite prevenir, sancionar, y en su caso, diseñar políticas públicas para dar paz social a sus ciudadanos.

 

¿Cabe hacer una interrogante?, los integrantes del Sistema Nacional de Seguridad Pública, están no sólo capacitados, sino aún más, profesionalizados para enfrentar los retos que marcan las obligaciones, en específico las de la policía, en el contexto del Proceso Penal Acusatorio, Adversarial y Oral.

 

En la etapa de investigación; la policía actuará, bajo la conducción y mando del Ministerio Público, en los delitos, con estricto apego a los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos reconocidos en la Constitución. Las demás que le confieran este código.

 

Por ello es, que deberá advertirse que en el devenir de este trabajo se harán acotaciones a la preparación de la policía, y no sólo acortar su preparación en la capacitación, y en su caso, por ser su función de carácter civil y disciplinario, se tiende a un programa rector de profesionalización.

 

El Programa Rector de Profesionalización (PRP), el “conjunto de contenidos encaminados a la profesionalización de los servidores públicos de las instituciones policiales e instituciones de procuración de justicia”, según el artículo 5, fracción XII, de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública (LGSNSP), ha sido un verdadero reto.

 

Su objetivo es sentar las bases mínimas para la formación y capacitación de los elementos de las instituciones policiales, de procuración de justicia y del sistema penitenciario del país, lo que le convierte en el principal instrumento de política pública en materia de profesionalización. Era prioritario actualizar la política de profesionalización en el país, en función de los cambios en el marco normativo, y las condiciones que actualmente han incidido en la problemática de seguridad pública.

 

El PRP tiene el objetivo de establecer las políticas generales en la materia, así como un conjunto de contenidos homologados y estructurados en unidades didácticas de enseñanza-aprendizaje, que articulen la formación, actualización, especialización, y en términos generales, el desarrollo profesional de los elementos de las instituciones policiales, de procuración de justicia y del sistema penitenciario; de forma tal que desempeñen sus funciones con eficiencia y compromiso hacia las demandas de la sociedad, considerando aspectos de prevención y combate al delito, así como la procuración de justicia, respeto a los derechos humanos, transparencia y perspectiva de género. Dicho objetivo, instrumentado mediante un enfoque de formación para el desarrollo de competencias.

 

El artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, define a la seguridad pública como una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, ahora Ciudad de México (CDMX), los estados y los municipios; la cual comprende la prevención de los delitos; la investigación y persecución para hacerla efectiva; así como la sanción de las infracciones administrativas, en los términos de la ley y sus respectivas competencias.

 

No se puede considerar a todos aquellos policías que puedan intervenir en aspectos de aseguramiento de bienes, instrumentos, objetos o productos del delito; tampoco a los bienes en que existan huellas o pudieran tener relación con éste; sólo si guarden relación directa con el lugar de los hechos o del hallazgo, serán asegurados durante el desarrollo de la investigación; a fin de que no se alteren, destruyan o desaparezcan. Para tales efectos se establecerán controles específicos para su resguardo, que atenderán como mínimo a la naturaleza del bien y a la peligrosidad de su conservación.

 

No ha repercutido en nada el PRP en la policía mexicana, ha fallado; no vayamos más allá, ¿qué hace el primer respondiente?, ¿cómo se preserva el lugar de los hechos?, ¡si ni siquiera se pueden manejar técnicas de investigación!, actos que requieren o no autorización del juez, muchos elementos policiacos no saben llenar un Informe Policía Homologado. Ese es la realidad del México en cuanto a la seguridad pública.

 

Conclusiones:

 

Primera: En el PRP no se definieron los perfiles de puesto y requerimientos en materia de competencias, con la finalidad de actualizar los planes y programas de estudio.

 

Segunda: En el PRP se han quedado truncas las actualizaciones y la homologación de los programas de estudio de la formación inicial para policías

 

Tercera: En el PRP no se estableció el proceso de enseñanza aprendizaje  en torno al Sistema Penal Acusatorio.

 

Cuarta: En el PRP no se promovió la actualización y homologación de materiales didácticos, para el docente y para el alumno.

 

Quinta: En el PRP no se han obtenido resultados en investigación científica.

 

Raúl Horacio Arenas Valdés

Maestro en Derecho por la Facultad de Derecho UAEMex.

PTC Investigador adscrito al Centro de Investigación en Ciencias Jurídicas, Seguridad Pública y Justicia Penal de la Facultad de Derecho UAEMex.

rhav59@hotmail.com

 

C. Mariana Sánchez Pedral

Licenciada en Derecho.

Directora General del Centro Turix de Toluca.

marianaspderecho@gmail.com

 

 

 

 

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo