¿Por qué adquirir un árbol de navidad natural?

Seguramente muchos lectores han escuchado, “yo no compro árbol natural porque siento feo que lo corten, y está mal talar árboles”; sin embargo, a decir verdad,  para que una de las especies de pino utilizados como árboles de navidad en México, incluso los importados de Canadá o EUA,  tenga la talla para estar en casa, tuvo que haber crecido al menos entre 5 y 7 años en un terreno, donde cumplió un ciclo y generó servicios ambientales importantes para el ser humano.  

 

 

 

Una plantación de árboles de navidad, o incluso cuando se usan para obtener madera, capturan carbono mediante el proceso que todos conocemos como fotosíntesis, a la vez que liberan oxígeno a la atmósfera, gracias a ello pueden crecer y engrosar su tronco. 

 

Cabe señalar que el carbono, además de ser un contaminante atmosférico, es un gas de efecto invernadero precursor del calentamiento global. Por mencionar un ejemplo, una hectárea de la especie pino oyamel, comercialmente utilizada como árbol de navidad, absorbe aproximadamente 137 toneladas de carbono al año, de ahí la frase: “los árboles nos dan aíre limpio”. Es importante mencionar que, un bosque viejo que no se renueva, en lugar de recolectar carbono puede generarlo.  Este es el caso de los bosques del nevado de Toluca, que requieren ser renovados, y con las plantaciones de árboles de navidad se ha ofrecido una alternativa para convertir parcelas agrícolas en bosques. Con lo anterior, se recuperó la vocación forestal de los terrenos de un área natural protegida, y se abrió una opción económica para sus propietarios.

 

Además, las plantaciones de árboles de navidad en México son al menos de 4 a 5 hectáreas, lo que implica plantar un mínimo de 4 mil árboles; para cortar uno, la plantación debe estar registrada ante la SEMARNAT, y por cada pieza cortada, los productores plantan de 1 a 10 más, para generar con ello un círculo virtuoso.

 

Otro de los servicios ambientales que nos brinda una plantación es la filtración de agua. Esto evita que los terrenos naturales de sierras, cerros y montañas sufran de erosión hídrica; lo que al menos para el valle de Toluca, provoca inundaciones en las partes bajas, al tapar la red de drenaje. De acuerdo con un estudio llevado a cabo en el valle de Perote, Veracruz, una plantación forestal de pino de 2 mil 945 metros cuadrados, con una densidad de plantación de un árbol cada 3 metros, provoca una infiltración de 1 millón 418 mil 277.57 litros cúbicos, que multiplicados por el potencial de hectáreas para una plantación con la especie pino cembroides, se convertiría en una fábrica de agua importante.

 

México tiene un potencial enorme para convertirse en el gran productor mundial de árboles de navidad, y el Estado de México es el principal productor nacional. Además, las agencias del gobierno federal y estatal, cuentan con programas de apoyo para que dueños y poseedores de terrenos con vocación forestal puedan emprender este negocio, que hace del desarrollo sustentable una realidad por dos razones fundamentales: por un lado fomenta la recuperación de la masa forestal, al generar agua y aire limpios; en otro sentido, brinda la oportunidad de un negocio rentable a pequeños productores mexicanos.

 

En su tesis de maestría, Mónica Vulling entrevistó a un campesino mexiquense que decidió reconvertir sus parcelas agrícolas a una plantación forestal, su hijo, Jaime Pérez narraba: “...desde que tenemos los arbolitos han regresado las codornices, víbora de cascabel, conejos, ratones de campo...”; es decir, estas plantaciones sirven de hábitat natural para varias especies que no podrían encontrar sustento en una parcela agrícola, con lo que se restablecen también las cadenas tróficas naturales.

 

Por lo anterior, recomiendo adquirir un árbol de navidad natural mexicano, para así fomentar la producción de agua y aire limpios. Generalmente CONAFOR y PROBOSQUE organizan ferias donde los productores los venden de manera directa, lo cual resulta más conveniente para tu economía y la de los mexicanos.

 

Ana Margarita Romo Ortega es 

Maestra en Medio Ambiente, Política y Desarrollo por la Universidad de Sussex.

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo