El Trabajo Colegiado como un factor de desarrollo en la educación.

El proceso de enseñanza-aprendizaje se respaldaba en el modelo lineal que tenía como propósito, acrecentar la información del individuo y que concebía a la educación como la herramienta por excelencia para acumular conocimiento, información y cultura; a partir del modelo de formación basado en competencias, la educación tradicional, transita de la etapa lineal, donde el docente tenía la responsabilidad unilateral del proceso de formación a una corresponsabilidad, entre los involucrados en el proceso formativo. 

 

 

 

El modelo actual se enfoca en la adquisición de información y conocimiento, así como el desarrollo de capacidades; labor que requiere la colaboración entre docente y alumno; fundamental pero no limitativo al entorno académico; ante este contexto, que demanda una mayor interacción entre los involucrados en el proceso educativo, quedó rebasado el esquema tradicional y unilateral de formación que predominó durante décadas. 

 

La educación basada en competencias no establece una jerarquía en el proceso de formación, ni un esquema de fuerzas y contrapesos; está diseñado bajo los principios de reciprocidad, reconocimiento y solidaridad; en los que alumnos, directivos y sociedad, contribuyen en la formación del individuo. Desde la visión formativa, es un esquema que revoluciona la percepción de quienes se involucran directamente en la educación; la formación basada en competencias que hoy predomina en las aulas, tiene sus antecedentes en los estudios de la cultura. 

 

A principios de los setentas, el antropólogo Clifford Geertz, en su obra La interpretación de las culturas, planteó los elementos básicos que hoy, a través del modelo de aprendizaje basado en competencias, organiza y sistematiza; para Geertz la cultura está repleta de significados, y existe una interdependencia entre los individuos que permiten su desarrollo; bajo este principio, como sociedad coexistimos en relación al otro, por ello la interdependencia, reciprocidad y solidaridad son fundamentales para la cultura y la sociedad. La educación basada en competencias busca una interdependencia o corresponsabilidad y colaboración entre los actores involucrados en la enseñanza para mejorar el proceso educativo. 

 

El trabajo del docente consiste especialmente en fortalecer los conocimientos que el alumno tiene, y vincular dicha información con la experiencia, tarea que implica un cambio de paradigmas para ambos. Desde la visión funcional, el docente debe ser el impulsor, guía y facilitador; por su parte, el alumno tendrá que ser un integrante activo en el proceso de enseñanza. Lograr dicho propósito requiere transitar del trabajo singular del docente a la integración de grupos entre pares, para analizar y reflexionar sobre las tareas a realizar en el entorno académico, que permitan el impulso de las capacidades del estudiante. El trabajo colegiado es uno de los elementos que contribuyen a esta tarea. 

 

El desempeño académico y la profesionalización docente no se deben limitar sólo al trabajo en el aula, ni a la participación en programas de formación y actualización de docentes; también debe considerar el trabajo colegiado, el cual es una estrategia de consulta, reflexión, análisis, concertación y vinculación entre los profesores de una institución educativa. 

 

Secretaría de Educación Pública, Lineamientos de Trabajo Colegiado: 2 

 

El trabajo colegiado debe conceptualizarse como medio para logran un fin, que tiene como estrategia principal al trabajo colaborativo, en el que se prioriza el diálogo, se concretan acuerdos, se asignan responsabilidades, se evalúan las estrategias de enseñanza y se definen metas específicas sobre temas concernientes a la formación del alumno, y el desarrollo correcto de las actividades docentes y administrativas del plantel. 

 

El trabajo colaborativo requiere de la apertura total del docente, que permita la relación directa entre las diferentes áreas de aprendizaje, para compartir sus experiencias y conocimientos, atender las necesidades educativas de los alumnos, analizar temas coyunturales, mejorar los indicadores de aprovechamiento académico y reducir los índices de reprobación, inasistencias y abandono escolar; asimismo, mejorar las competencias pedagógicas y disciplinares de los docentes. 

 

La reciprocidad, solidaridad y corresponsabilidad entre docentes, es fundamental para el trabajo colaborativo, la ausencia del reconocimiento entre pares, provoca condiciones desfavorables para la implementación de un grupo colegiado, cuando las condiciones laborales tienen como característica la fragmentación del equipo de trabajo o segmentación en subgrupos, se reducen las posibilidades de implementar un trabajo colegiado, por lo que es recomendable subsanar dicha coyuntura, para propiciar la armonía en las actividades del grupo colaborativo; no hay colaboración cuando los principios que rigen al docente se sustentan en intereses personales. 

 

A través del intercambio de experiencias y la atención a las fortalezas y debilidades de la práctica docente, el trabajo colegiado permite atender condiciones específicas de cada plantel, y responder de forma inmediata a los desafíos académicos identificados en cada grupo o generación de alumnos. El trabajo colegiado impulsa también la mejora del desempeño docente y directivo mediante la planeación, desarrollo y evaluación de las actividades académicas, y a través de la capacitación docente in situ y el intercambio de experiencias. 

 

SEMS, Elementos Básicos para el Trabajo Colegiado: 7 

 

Modelo que atiende cuatro aspectos fundamentales del proceso educativo; primero, identifica los desafíos académicos en cada grupo o generación de alumnos; segundo, facilita la implementación de estrategias de enseñanza- aprendizaje para desarrollar las competencias del alumno; tercero, atiende las fortalezas y debilidades de los docentes para mejorar su desempeño; y cuarto, solventa las situaciones singulares de cada plantel. 

 

La implementación del trabajo colegiado en las instituciones educativas, impulsará la organización entre pares, enaltecerá las redes de colaboración, aportará soluciones a las necesidades de los planteles, establecerá metas, tareas y responsabilidades académicas; buscará la mejora continua de la práctica docente; asimismo, apoyará y acompañará de manera conjunta a los alumnos para que culminen exitosamente su educación. 

 

Everaldo Domínguez González

Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública.

everdominguezg@yahoo.com

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo