Prosperidad incluyente como una tarea pendiente


La identidad crea comunidad, que, a su vez, se presenta como la oportunidad de construir prosperidad incluyente. Este proceso se entiende como el conjunto de sinergias sociales que impulsan, sostienen y potencian proyectos encaminados a la preservación del medio ambiente, a la construcción de un mayor capital social, al desarrollo de un espiral económico creciente y a la preservación de la cultura que permita prolongar el sentimiento de reconocernos entre iguales, con nuestros semejantes, con los de enfrente.


Este es el fin de la identidad: construir sociedad. Nuestra materia prima para lograr este constructo social son nuestras tradiciones y celebraciones comunitarias. Aquellas acciones públicas que nos hacen sentir orgullosos de pertenecer a un determinado grupo de personas. Actividades que, en su mayoría datan de décadas e incluso siglos atrás, y que nos permiten revivir la conexión sanguínea con nuestros ascendentes, y dejar un legado intangible a nuestros descendientes.


Hago un paréntesis para retomar y puntualizar la importancia e independencia de los tres conceptos tratados: tradiciones, identidad y prosperidad incluyente. Los retomo por las similitudes que los engloba, pero por la falta de conexión que aun carecen en la realidad mexicana. Por eso defino las tradiciones como procesos autónomos, como la transmisión popular de doctrinas, ritos y costumbres que se perpetúan de generación en generación. Por su parte, describo a la identidad como el conjunto de rasgos y las características que nos distinguen como individuos y permiten diferenciarnos frente a otros grupos sociales. Finalmente, conceptualizo la prosperidad incluyente, como la determinación individual, para que a partir de la suma de voluntades, se pueda construir un legado en nuestro entorno, sin separarnos del enaltecimiento de nuestras tradiciones y el reconocimiento de nuestra identidad.


A modo de ejemplo trataré un caso particular que nos permite diferenciar estos preceptos en la vida cotidiana. Me ubico en San Francisco Tlalcilalcalpan, comunidad situada en el sur del municipio de Almoloya de Juárez. Entre sus grandes costumbres y tradiciones está la dedicada a San Francisco de Asís, cada 4 de octubre. En esta festividad, cientos de familias se preparan desde semanas antes para el tradicional Paseo de los Pregoneros, acción que significa, dar gracias al final de la temporada de cosechas y a los logros, que individual y familiarmente se han conseguido a lo largo de todo un año. El día del recorrido es una fiesta popular, caracterizadas por kilómetros de carros alegóricos, música, bailes y miles de personas disfrazadas, que desfilan a lo largo y ancho de toda la comunidad. La verbena culmina al frente de la iglesia, donde los feligreses redimen sus pecados, y con un voto de gracias se comprometen a obrar adecuadamente durante el año.


El Paseo de los Pregoneros es un componente muy particular e importante que delinea la identidad de los habitantes de Tlalcilalcalpan. Acciones similares ocurren en cada una de las miles de comunidades, que conforman el territorio nacional. Para los habitantes de esta comunidad, ser de San Francisco no es una circunstancia, es un honor. Es identificarse con su presa La Cuchara, con su fiesta patronal del 20 de enero, con la que se inicia el año agrícola productivo, con sus fiestas de septiembre y el tradicional palo ensebado, entre muchas otras características propias de la localidad.


Sin embargo, en los últimos años, barrios enteros pertenecientes a San Francisco Tlalcilalcalpan se han visto desgarrados identitariamente. Esto sucede porque un decreto en Gaceta Oficial de la Legislatura Mexiquense, mandata, mediante acuerdo inicialmente por Diputados Locales y posteriormente votado en el pleno; que era pertinente redefinir los límites territoriales de la comunidad y de un plumazo decidieron que ciertas calles y colonias enteras ya no pertenecerían a San Francisco Tlalcilalcalpan, sino a las comunidades de San Antonio Acahualco y Cerro del Murciélago, del municipio de Zinacantepec. Políticas que sin sentido alguno, transgreden la identidad de cientos de habitantes, a quienes por decreto político se les informó que ya no eran parte de un grupo social y debían adecuarse a una nueva realidad. Durante este proceso se pierde de vista que la identidad es inquebrantable y ésta no se cambia por legislación vigente.


De aquí la importancia de nuestro último concepto, la prosperidad incluyente. Como un gran reto que debe desarrollarse en la sociedad a partir de las tradiciones y la identidad; pero como una acción que se ha visto coartada y carente de oportunidades que permitan el fortalecimiento social. Para ello, retomamos este mismo poblado de Almoloya de Juárez, donde los retos son enormes, pero hace falta comunidad más allá de las costumbres y la identidad.


Es decir, necesitamos crear prosperidad incluyente, donde todos los vecinos participen en la construcción de una mejor sociedad, con acciones que hagan la diferencia. Actividades personales tan sencillas como barrer la calle, no invadir carriles contrarios, no tirar basura, ayudar al vecino. Acciones grupales como faenas y jornadas de embellecimiento de las avenidas y fachadas, como la promoción de actividades culturales, el fomento de actividades económicas y el impulso de la colectividad como un concepto activo.


En resumen, el gran objetivo de estos conceptos es que, mediante el impulso y sinergia de lo público, en lo privado y lo gubernamental se logren procesos de gestión y acción pública, que a toda la comunidad beneficie y que en conjunto, lleven a la construcción de una sociedad más segura, de crecimiento integral, de prosperidad para todos y de impulso al desarrollo sostenible.


Edgar Tinoco González

Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de México y Maestro en Gerencia Pública por el Centro de Investigación y Docencia Económicas. Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Coordinador de Análisis de la Subsecretaría de Desarrollo Político del Gobierno del Estado de México.

edgar.tinoco@hotmail.com

Artículo de la semana
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®