La lección después del 19/S

 

Justo cuando se cumplen 32 años del poderoso terremoto que provocó miles de muertes en la Ciudad de México, siendo las 13:14:40, hora local, un sismo de magnitud 7.1, sacudió nuevamente el corazón de los mexicanos.  

 

Sólo en la Ciudad de México colapsaron 38 inmuebles, sin contar las casas, escuelas, oficinas y negocios dañados; pero sobre todo las historias, recuerdos y esperanzas de miles de familias que no podrán recuperar nada.

 

Miles de historias, como la de Juan, que estaba a punto de terminar el crédito hipotecario de 15 años de su departamento en la Colonia del Valle, y que hoy si bien ya no debe nada al Banco, tampoco tiene esos 15 años de dinero invertido en desesperanzas para su familia. O la historia de Alberto, que con mucho esfuerzo adquirió su automóvil, pero que no ahorró para cubrir el seguro, y hoy su coche es pérdida total.

 

Jorge, quién con mucho esfuerzo pagaba su crédito de Fovissste, pero después de un peritaje, su edificio fue catalogado con daños estructurales, y ahora espera que se le de la posibilidad de disponer de su cuenta de vivienda o se le otorgue la oportunidad de volver a solicitar un crédito.

 

Y como éstas, miles de historias de familias mexicanas que empezaron a preocuparse debido a la desinformación provocada por las redes sociales, donde se difundió que sólo tenías 5 días para reportar el siniestro ante la aseguradora, cuando en realidad tienes hasta dos años. También se mencionaron los seguros de crédito hipotecario; en estos casos se refería que si no contabas con la póliza no podrías reclamarlo, situación totalmente falsa, ya que si no sabes dónde está tu seguro, sólo debes acudir de manera inmediata a la Institución financiera donde tramitaste el crédito, proporcionar el número de póliza y una identificación oficial.

 

Recuerda que están obligados a facilitarte toda la información sobre quien cubrirá tu crédito hipotecario; marca y reporta el siniestro directamente a la aseguradora. Se muy objetivo de acuerdo a los desperfectos, recuerda que el seguro protege la estructura física de la vivienda, y en algunos casos, los muebles y accesorios. En la medida de lo posible, toma fotos de los objetos y de la propiedad que avalen tu dicho. Recuerda que al momento de reportar el siniestro te proporcionarán un número de folio, procura guardarlo en un lugar seguro, porque este será el inicio de tu trámite ante la aseguradora.

 

La aseguradora enviará un ajustador y un perito que verifique los daños en la propiedad, entre las afectaciones que puede cubrir un seguro de este tipo, están los siguientes:

 

1.- La pérdida del inmueble. Si eres dueño de un bien que colapso, el seguro se encargará de liquidar la deuda que tenías en el banco. Considera que las aseguradoras pagan el valor de la construcción y no del terreno, en el caso particular de los departamentos.

 

2.- Si tu casa o departamento sufrió daños al interior como grietas o cuarteaduras.

 

3.- El seguro también puede pagar una indemnización por la pérdida de los bienes.

 

Verifica la cobertura de tu póliza, hay seguros que incluyen mudanzas, almacenamiento de bienes y hasta gastos de renta.

 

Insisto, todo está definido en las condiciones generales, todas las pólizas son diferentes, revisa tu seguro con precaución. En caso de tener dudas, puedes solicitar asesoría en la Subdelegación de la CONDUSEF más cercana.

 

En muchos de los casos, te solicitaran realizar un presupuesto sobre la reparación del daño, previo a la visita del perito.

 

En cuanto a los seguros de automóvil, considera que existen tres tipos de cobertura: amplia, limitada y de responsabilidad civil; los términos y las condiciones varían dependiendo de la cobertura que contrates. Por ejemplo, si la cobertura es amplia, cubrirá los daños materiales, robo total, responsabilidad civil, asistencia legal y en el camino; pero si sólo es de responsabilidad civil tu seguro estará limitado a cubrir daños a terceros en sus personas y bienes, por lo tanto, no podrás esperar que el seguro se haga cargo del siniestro de tu automóvil con motivo del terremoto.

 

Es importante verificar si tienes un seguro de automóvil de cobertura amplia o limitada, cuáles son los alcances de las condiciones generales de tu póliza; que llegan a cubrir desde terremotos, incendio, rayo y explosión, ciclón, huracán, tornado, vendavales, granizo, erupción volcánica entre otros.

 

Un seguro es una inversión, es la posibilidad de salir adelante ante un problema inesperado. Y es que una tragedia no avisa, por eso hoy es muy importante aprender una gran lección: asegura tu patrimonio.

 

Silvia Fernández Martínez

Licenciada en Derecho por la Universidad del Valle de México.

Maestra en Dirección y Gestión Pública Local por la Unión Iberoamericana de Municipalistas, España.

@silviafdzm

Please reload

Artículo de la semana

Los sistemas penitenciarios en México y el mundo

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo