Profesionalización de las Organizaciones Deportivas y la estrecha relación con los resultados a medi


El término profesionalización de las instituciones deportivas, hace referencia tanto a los deportistas como a las organizaciones, en relación con el nivel de profesionalidad que se exige al deportista, así como a la necesaria racionalización y aplicación de las ciencias afines, del funcionamiento de las organizaciones dedicadas al fomento, gestión y desarrollo del deporte.


El nivel de profesionalización de estas instituciones se ha visto acrecentado exponencialmente en los últimos años, de manera específica en los clubes de futbol profesional de élite, a nivel nacional e internacional. El rumbo del deporte moderno comienza a desarrollar una intensa actividad comercial, cuya adecuada explotación requiere de organizaciones altamente profesionalizadas, que respondan eficiente y eficazmente a los clientes y a un entorno desafiante. Esto significa, que las instituciones enfocadas al deporte, necesitan una estructura formal, una definición de funciones y un mayor hincapié en el funcionamiento de la propia organización; sin dejar de lado las variables que influyen en la estructura, en la organización y, en definitiva, en el funcionamiento y las metas a corto plazo, con plena conciencia de la realidad actual en la que se mueve el deporte a nivel nacional e internacional. Además, en dicho modelo formal deben figurar las principales áreas, funciones y cargos que debieran estar presentes para el desarrollo de las actividades de una institución elite, para la consecución de sus objetivos.


De manera especial, la industria mediática del futbol profesional enfrenta hoy condiciones muy distintas de las que existían años atrás, incluso en divisiones inferiores, aunque de manera muy específica a los equipos de talla mundial. Esta situación se traduce en un importante desafío para cualquier institución y para las entidades deportivas a nivel gubernamental, sobre todo para aquellas áreas cuya tarea se relaciona intrínsecamente con el elemento central de este deporte, que no es otro que el espectáculo deportivo.


El futbol es el deporte más popular en México, levanta pasiones y mueve aficionados, quienes de forma directa o a través de los medios, siguen de cerca los acontecimientos deportivos de sus clubes favoritos; los fanáticos empujan al futbol a un alto nivel de profesionalización, en cuanto a la gestión de recursos de todo tipo: humanos, administrativos, materiales, de infraestructura y hasta tecnológicos, naturalmente existe un impulso creciente de la comercialización de su actividad; así el aficionado contribuye a crear lo que hoy se conoce como el negocio del deporte o la industria del deporte.


La alta exigencia de la competencia y la frecuencia con que se desarrolla, requieren de deportistas altamente preparados, física y técnicamente, con una dedicación absoluta y total a su profesión. El nivel de la profesionalización de esta categoría marca una diferencia entre deportistas normales y los atletas elite.


La complejidad que pueden alcanzar, las funciones, la estructura y las actividades a desarrollar en la organización, obliga a plantearse la incorporación de profesionales preparados para la gestión específica de este tipo de entidades. No se puede manejar una organización deportiva que alcance estas dimensiones en plan aficionado, o sólo con buena voluntad. Se necesita una sólida planificación de las actividades, una formalización de procedimientos y reglas, una mayor concreción de los roles y funciones, una adecuada coordinación entre áreas y un proceso establecido para la toma de decisiones; todo ello con el objetivo de conseguir una mayor eficacia y eficiencia en la gestión al interior de las Organizaciones Deportivas Profesionalizadas.

Artículo de la semana
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®