Salud en el viajero: ¿tengo que vacunarme?

 

Cuando se piensa en realizar deportes extremos, probablemente lo primero que nos viene a la mente es viajar a diferentes lugares del país, inclusive del mundo, para poder llevar a cabo la proeza de interés. Pero en mi caso, lo primero que me viene a la mente es: ¿qué tipo de enfermedades hay en esa zona?, ¿qué tipo de medidas preventivas tengo que revisar para llevar a cabo mi actividad deportiva?, ¿qué vacunas tengo que ponerme antes de viajar y cuándo?

 

En este artículo no trataré de responder todas las preguntas, pero si tocaré el tema de las vacunas y algunas otras recomendaciones generales, consideraré para eso, variables como el lugar a visitar y las actividades a realizar.

 

Antes de viajar debemos asegurarnos de tener nuestras vacunas completas, las de la cartilla nacional de salud, que han sido establecidas en nuestro Programa de Vacunación Universal, de la Secretaría de Salud, y también las que estén recomendadas para viajes al extranjero. Cada una de las actividades que planeamos puede representar, en menor o mayor grado, un riesgo a nuestra salud, independientemente del lugar al que vayamos. Por ejemplo, visitar áreas rurales y países en desarrollo; tampoco se escapan los países de primer mundo, y basta con poder leer los avisos preventivos de viaje emitidos por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, donde podemos observar que en el último año se han publicado avisos preventivos a Haití, Venezuela, República Dominicana por brotes de Difteria, a Brasil, Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú y Surinam por casos de Fiebre Amarilla, y a regiones de Europa y Estados Unidos de América por casos de sarampión; muchas regiones del mundo tienen factores de riesgo.

 

Los riesgos, como ya lo mencionamos anteriormente, dependerán del lugar o lugares a donde se viaje, las actividades que se realizarán, el estado de salud y la vacunación previa. Hay ciertas actividades que pueden aumentar o propiciar la propagación de enfermedades infecto-contagiosas, por ejemplo, asistir a eventos masivos o multitudinarios. Puedo hacer mención del brote de sarampión vinculado a dos parques temáticos de Disney en el Condado de Orange, en California, donde durante el período de diciembre de 2014 a febrero de 2015, se registraron 125 casos confirmados de sarampión entre los residentes de los EUA.

 

Así como se planea con tiempo la compra de los boletos de avión, la reservación del hotel y transporte, de esa misma forma debe planearse la aplicación de las vacunas correspondientes, por lo menos tres a cuatro semanas antes del viaje, para que la vacuna pueda tener niveles de inmunidad suficiente. Si existe alguna duda sobre el tema de la salud del viajero, es recomendable visitar el sitio de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero, ahí la información es mucho más amplia, incluso puede concertarse una cita y recibir asesoría personalizada.

 

Para vacunas necesarias en algún viaje al extranjero puede revisarse la página del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia, en el apartado de Vacunación para viajeros internacionales, donde se encuentran las vacunas recomendadas.

 

Dentro de recomendaciones generales para la prevención de enfermedades al realizar algún viaje al extranjero, se encuentran:

 

  • Lavado e higiene de manos:

    • Pueden utilizarse antisépticos a base de alcohol y gel.

    • Cuando sea posible, usar agua y jabón.

 

  • Comida:

    • No comer alimentos de venta en la calle.

    • No comer alimentos crudos.

    • Consumir frutas y verduras en sitios confiables, ya que tal vez no estén lavadas y desinfectadas de manera correcta.

    • No ingerir alimentos preparados con carne de animales salvajes o silvestres.

 

  • Bebidas:

    • Procurar tomar agua embotellada. Si el agua disponible no viene en esta presentación, asegurarse de que haya sido desinfectada por medios físicos o químicos.

    • Consumir bebidas pasteurizadas.

    • No consumir bebidas que contengan hielo.

    • No beber agua de bebederos o fuentes públicas.

 

  • Enfermedades transmitidas por vector:

    • Usar repelente, existen diferentes tipos, como los repelentes naturales y los químicos, y en diferentes presentaciones: spray, crema, loción, pulseras.

    • También existen repelentes que se pueden aplicar en la ropa y casas de campaña.

    • Utiliza ropa de manga larga, pantalones y camisas.

    • En particular, en el caso de los mosquitos, recordar que los horarios en los cuales se está en mayor riesgo de picadura son al amanecer y al atardecer, y esto se debe a los hábitos alimenticios de este tipo de vectores.

 

Probablemente no vaya a cambiar la mente de todos los que lean este artículo, pero por lo menos espero que haya sembrado dos puntos importantes en ustedes. Primero, que cada vez que viajen se hagan algunas preguntas como: ¿qué enfermedades hay en los sitios a dónde viajaremos?, ¿tenemos que vacunarnos?, ¿qué medidas de prevención debemos seguir para evitar enfermedades durante el viaje?. Y el segundo punto, no sólo los países en desarrollo, como dice la página de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, son los sitios que pueden generar riesgos para la salud.

 

En los países desarrollados hay grupos antivacunas, los cuales no sólo ponen en peligro la salud de la población local, también a todos los visitantes. Además, con la globalización y con el desarrollo del transporte aéreo, los tiempos de viaje se han acortado tanto que muchas enfermedades pueden dispersarse en menos de 24 horas a diferentes lugares de nuestro planeta.

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo