Corrupción

Parte de la solución de un problema es reconocerlo, localizarlo, medir su dimensión, identificar sus causas, sus mecanismos de operación y exhibir sus efectos negativos. En México, la corrupción es un lastre por los enormes costos económicos, políticos y sociales que ocasiona. Identificar y cuantificar dichos costos es indispensable para conocer la dimensión del problema y así diseñar políticas públicas adecuadas para su prevención y erradicación.

 

De acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, entre 2008 y 2014, México cayó 31 posiciones. El 88% de los mexicanos pensamos que la corrupción es un problema frecuente o muy frecuente y la mitad de la población considera que la corrupción ha aumentado mucho en los últimos dos años. Respecto a las empresas mexicanas, el 44% reconoció haber pagado un soborno, estos pagos extraoficiales se utilizan para agilizar trámites y obtener licencias y permisos (CIDE).

 

No cabe duda, la corrupción es un cáncer social que vulnera los derechos de los ciudadanos y daña la economía. Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales, los ciudadanos se enteran de actos de corrupción cometidos por servidores públicos y expresan su descontento con total libertad. De esta forma, la sociedad  participa, condena y traduce la indignación en una estrategia exitosa para combatir el problema.

 

Este mal se combate a través de la unión de esfuerzos entre sociedad y gobierno. En México, la lucha contra los delitos de corrupción es una prioridad para nuestras autoridades; con la creación del Sistema Nacional Anticorrupción, por primera vez, se coordinan los esfuerzos de los distintos órganos e instituciones encargadas de abatir la corrupción, donde participan los tres poderes y las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

 

Este Sistema será encabezado por un ciudadano, la presidencia de su Comité Coordinador será rotativa entre los miembros del Comité de Participación Ciudadana. Con esta nueva legislación, la Auditoría Superior de la Federación podrá fiscalizar todas las operaciones que involucren recursos públicos federales, incluyendo las participaciones que la Federación transfiere a estados y municipios.

En otras palabras, con la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción se define de qué manera se coordinarán y colaborarán las instituciones encargadas de combatir la corrupción y su funcionamiento. El Sistema Nacional Anticorrupcióntambién contará con mecanismos de prevención, como códigos de ética, protocolos de actuación y selección rigurosa de los integrantes de los órganos internos de control. 

 

El Sistema incluye instrumentos de rendición de cuentas, como la obligación de los servidores públicos de presentar sus declaraciones patrimoniales, fiscales y de intereses.  Como la Iniciativa Ciudadana Ley 3de3, respaldada por más 634 mil mexicanos, se establecen las obligaciones que deberán cumplir todos los servidores públicos, los tipos de corrupción, así como los procedimientos para la detección, investigación y sanción. Debe ser clara para evitar interpretaciones y facilitar el trabajo de los jueces. Cabe destacar que al ser una Ley General, todos los estados deberán de basar sus leyes en ella.

 

Además, se creó la Fiscalía Especializada en Materia de Delitos Relacionados con Hechos de Corrupción, cuyo titular será nombrado directamente por el Senado de la República y tendrá la misión de investigar y castigar los crímenes por corrupción.

Para quienes somos servidores púbicos, es nuestra obligación escuchar y atender el mensaje de la ciudadanía para reconstruir la confianza de los mexicanos en sus autoridades y en nuestro país. Este Sistema significa una nueva era en el servicio público y un paso firme en favor de una cultura de legalidad, que sin duda, pondrá fin a la impunidad. 

 

El Sistema Nacional Anticorrupción, debe ser considerado un triunfo de la sociedad mexicana, solo resta a los ciudadanos poner en práctica los avances institucionales. Es necesario que todos nos mantengamos involucrados, colaborando de manera coordinada podremos hacer de México un país libre de corrupción.

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo