Calaverita literaria a Hotel Don Simón

02/11/2016

Transcurría el año 2016 en el Hotel Don Simón

y en la bodega 107 se encontraba feliz el Sr. Pedro León

preparando el ultimo carrito de la Sra. Concepción.

cuando de repente se escuchó una tremenda carcajada.

Temeroso llamó a recepción, pero dicha área de llamadas estaba saturada.

 

 

Ya desesperado llamó a lavandería y contestó una voz perteneciente a una mujer

y que no era precisamente la de Eva Maribel

era la huesuda que decidida venía por él.

 

La calaca comentaba que se lo llevaría sin explicaciones

a lo que el Sr. Pedro respondió:

“mejor llévate al gerente de operaciones

junto con sus amigos los contadores

porque aquí sólo están de comelones.

Así les haríamos un favor porque ya no estarían tan panzones.

 

Ella aceptó lo escuchado e inteligente pensó:

“me haré pasar por algún personal solicitado”.

 

Fue así como el 01 de noviembre había llegado.

Y como un día normal las camaristas la entrada iban checando

Lo que no se sabía era que la huesuda ya estaba laborando.

 

Ella con el personal poco convivía

y con la elegancia que la distingue, de negro iba vestida.

Esto fue lo que la delato ante la Sra. Enestina

y eso que de ella también era el primer día.

 

El personal al enterarse de lo que pasaba

se preocuparon más por el pago de la semana

y como compañeros organizaron mejor una velada

en el restaurante “La Campana”.

Pero esto no fue tan fácil porque la gerente no lo autorizaba.

 

La calaca acepto la propuesta, y ya con todo planeado ella hizo una última petición.

Cada año estaría como estatua a un lado del jarrón,

y a sus pies una ofrenda para llamar la atención

a todo aquel que visite el “Hotel Don Simón”.

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo