Uso Responsable de las Redes Sociales

Las tecnologías de la información y la comunicación han hecho nuestra vida más fácil, brindan oportunidades y abren canales de comunicación que en el pasado parecían imposibles. Actualmente, comunicarse con familiares o amigos en otras partes del mundo de manera instantánea es posible gracias a las redes sociales.

 

Desde el envío del primer correo electrónico allá por 1971, hasta los “likes” y “retweets” que se han convertido en palabras recurrentes del lenguaje cotidiano, las redes sociales se han vuelto parte fundamental de la interacción de los seres humanos, no importa su edad o nacionalidad.

 

En sus inicios, las redes sociales como Facebook o Twitter eran utilizadas para compartir información y puntos de vista sobre temas o sucesos  de actualidad, además de contactar amigos y familiares en otros lugares del país o del mundo.

 

Aunque son conocidas y utilizadas por una gran parte de la población, sin embargo, la mayoría de los usuarios desconocen o ignoran los riesgos que conlleva el uso inadecuado de estos medios. Principalmente a manos de aquellas personas que hacen uso de las redes sociales con fines delictivos y de invasión a la privacidad.

 

El grupo poblacional más vulnerable ante la exposición de contenido inadecuado, como ciber bullying o incluso acoso sexual, son los niños, quienes sin la supervisión de un adulto pueden caer en enlaces disfrazados con  contenidos atractivos para ellos, un ejemplo de ello es engañar a los menores para obtener información sobre su domicilio, hábitos, lugares que frecuenta, e inclusive imágenes de carácter sexual para posteriormente ser víctimas de algún delito.

 

Como padres, la preocupación de que alguno de nuestros hijos caiga en manos de un delincuente a través de las redes es latente, pero no es recomendable prohibir a nuestros hijos el acceso a internet como medida precautoria, puede resultar contraproducente. Debemos mantener la comunicación con nuestros hijos, supervisar su actividad en internet, sin invadir su privacidad; utilizar filtros de navegación, configurar la privacidad de sus redes sociales, es necesario involucrarse, fijar horarios para el uso de internet y prevenir una posible adicción en su uso.

 

Debemos hacer del conocimiento de los menores, la importancia de mantener sus datos personales o los de su familia en secrecía, enseñarles el valor de la privacidad, tanto propia como de otras personas, reiterar que no es necesario publicar fotos y videos de su día a día, demostrarles que el respeto a los demás es indispensable para una sana convivencia, incluso en el mundo virtual, ya que el trolling (término utilizado para compartir información errónea e incoherente, burlarse, hacer bromas de mal gusto, o simplemente insultar a usuarios de redes o personas sin motivo aparente) se ha convertido en una práctica común en redes sociales, canales de streaming y páginas de interés. Debemos aprender sobre las redes y su uso, debido a que resulta imprescindible para la protección de los menores. 

Es notable la existencia de una brecha generacional especialmente sobre temas tecnológicos, pero esto no debe impedir el uso responsable de las tecnologías de información y comunicación. El uso de internet se ha convertido en una fuente obligada para el conocimiento y el esparcimiento. En ocasiones resulta necesario en los aspectos laboral y escolar, por lo cual debemos tomar precauciones para evitar ser víctimas de algún fraude o extorción, suplantación de identidad, malware (virus) u otros riesgos existentes.

 

En cuanto a redes sociales, mientras menos información personal publiquemos menor será el riesgo de sufrir alguna anomalía. No es vital que la gente tenga conocimiento de los intereses o de las actividades que realizamos. Tener más o menos amigos o followers que alguien, no refleja lo interesante o sociable que puede ser una persona, mucho menos si tiene una holgada calidad de vida, por lo cual debemos contener nuestros impulsos por publicar fotografías de vacaciones, fiestas, trabajo o familiares; y así evitar tener una segunda vida en internet.

 

Conocer la configuración sobre la privacidad y aplicar cambios en esta apartado evitará que nos relacionemos con desconocidos, que nos etiqueten en fotos que no deseamos, que nos vinculen con asociaciones, cultos o actividades que no son de nuestro interés, que personas ajenas lean o utilicen nuestra información y la aprovechen de manera malintencionada, o algo tan simple como evitar que las apps de juegos publiquen contenido sin permiso.

 

Recordemos que las redes sociales son simplemente extensiones o aplicaciones creadas para comunicarnos de manera más fácil, no deben absorber nuestra vida ni cambiar nuestros hábitos. Usarlas de manera responsable mantendrá la armonía en nuestra vida cotidiana.

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo