Industria 4.0: Internet y Sistemas Ciberfísicos. Septiembre-Octubre de 2016. AÑO 7. NÚM. 39.

31/08/2016

A quienes piensan libremente:

Cuando tenía casi tres años de edad, mi padre me compró una consola Nintendo. Al llegar a casa con el regalo, mi madre le preguntó si no creía que yo era demasiado pequeña para jugar videojuegos; él, un hombre que nació en 1925, respondió que no. La maravilla de la tecnología es que tiene un efecto positivo en los procesos cognitivos y de aprendizaje.

 

 

 

 

Con la evolución de la tecnología hemos evolucionado nosotros y por supuesto, nuestra cultura. La vida como la conocieron nuestros abuelos ya no es la misma. Antaño salían a dar vueltas a la plaza para poder cortejarse, ahora esto puede hacerse a través de la aplicación Tinder. La generación de nuestros padres aún se comunicaba mediante cartas, hoy nosotros lo hacemos por medio de whatsapp. De igual forma, todo lo relacionado con el trabajo se hacía desde la oficina, donde yacían todos los documentos e información que necesitábamos. Hoy podemos traer toda esa información en nuestro teléfono gracias a aplicaciones como Dropbox. 

 

Esto que vivimos y presenciamos es la cuarta revolución industrial. Una época en que la tecnología permea todas y cada una de las actividades que desarrollamos diariamente. Esta revolución ha traído consigo la posibilidad de tener comunicación en tiempo real, prácticamente, con personas de todo el mundo. Desde el dispositivo móvil podemos hacer casi todo: medir nuestros pasos, llevar una agenda ordenada, comprar un billete de avión, interactuar en el ciberespacio a través de las redes sociales, pedir lo que haga falta del supermercado, revisar el clima, escuchar música, ver películas, almacenar archivos de la escuela o el trabajo, tomar y editar fotografías, comprar y guardar boletos de cine, shazamear canciones para conocer su título, enviar boletines de actividades a una base de contactos, leer el periódico, ver la televisión, realizar cobros con tarjetas de crédito, pedir comida a domicilio, encontrar amigos, realizar operaciones bancarias, escuchar la radio o validar facturas electrónicas, entre muchas actividades más que seguramente se me escapan de la mente en este momento.

 

Los avances tecnológicos no dejan de maravillarnos. Sin embargo, dichos avances traen consigo retos importantes. Por señalar sólo un par: fomentar y mantener el valor de las interacciones cara a cara, y generar las herramientas necesarias para que las generaciones más grandes no queden rezagadas ante la marea tecnológica y se promueva la comunicación y convivencia intergeneracional.

 

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo