El Internet ¿Favorece Nuestra Cognición?

De acuerdo con un estudio realizado este año por el INEGI, el 70.5% de personas menores de 35 años que se declararon cibernautas están rodeadas de tecnología dentro de su ambiente inmediato, es decir, tienen acceso a teléfono portátil e inteligente, teléfono en casa, televisión, computadora, libros electrónicos e internet; este último es considerado como una herramienta cultural que influye en el procesamiento cognitivo. El acceso a internet ha crecido ampliamente, acompaña a los humanos en desarrollo y en edad escolar. De forma interesante, el uso de internet incrementa en función de la escolaridad.

 

¿Qué relevancia tiene esto? Durante la vida de un individuo, el cerebro incrementa su tamaño y fortalece sus conexiones neuronales, lo que induce a un procesamiento cognitivo más complejo. Por el contrario, la reducción de la actividad neuronal fomentada por la ausencia de estímulos ambientales, impide el desarrollo completo de los procesos cognitivos. Si asumimos que se requiere de estimulación ambiental para moldear el sistema nervioso central en desarrollo; mientras se reciba una mayor cantidad de estímulos, mayor será la demanda externa hacia el cerebro, lo que promovería que los individuos se adapten mejor a su ambiente. Es por ello que el desarrollo cognitivo y el cerebral están íntimamente relacionados.

 

El internet es una herramienta cuyos usos más comunes son, jugar videojuegos, acceder a sitios web y comunicarse con personas a lo largo y ancho del mundo mediante e-mail, mensajería instantánea y redes sociales. Pero también es una amplia fuente de información y de conocimiento. De hecho, el internet ha permitido crear un ambiente virtual de aprendizaje que va más allá de la búsqueda de información, por ejemplo, el uso de plataformas que ofrecen cursos gratuitos creados por universidades y respaldados por las mismas o por una institución gubernamental, con opción a obtener un certificado oficial. Además, las pocas opciones de educación superior pública en México no satisfacen la creciente demanda, por lo que se han emprendido proyectos en línea para que personas que no lograron ingresar al sistema escolarizado tengan una alternativa.

 

Pero ¿cómo es que el internet influye en el desarrollo cognitivo? Como se mencionó previamente, el cerebro se modifica en función de la demanda cognitiva. Mientras que en los libros el texto no es interactivo y requiere procesamiento visual y de lenguaje, el texto digital y particularmente con acceso a internet es interactivo; es decir; que el uso del internet permite tomar decisiones acerca del acceso a sitios característicos y ligas (links). Además, navegar por sitios web favorece el ejercicio metacognitivo, como planeación, búsqueda de estrategias y evaluación de información. El internet, que es un medio basado en texto, estimula la lectura, mientras un individuo haga mayor uso, va a leer más. En este sentido, los niños con acceso a internet se desempeñan mejor en pruebas de desarrollo cognitivo.

 

Otro aspecto interesante, es que la comunicación en línea requiere que una persona envíe un mensaje (lenguaje expresivo) y que otra persona entienda el mensaje (lenguaje receptivo). Todas las formas de lenguaje expresivo-receptivo; habla-escucha, escribir-leer, señas-visión, requieren de un procesamiento neuronal parecido. En ese sentido, el uso de la computadora ha cambiado el balance de las habilidades cognitivas de verbales a visuales.

 

De forma adaptativa, el cerebro cambia de acuerdo a la demanda ambiental, sin embargo, ¿conocemos el precio de esa adaptación? Es indudable que gracias a internet se incrementa el acceso a la información simultánea; esto induce al individuo a realizar más de una tarea a la vez (multitask), por lo tanto, se distrae más fácilmente, esto puede afectar la recuperación de la información consultada, además estas personas son más impulsivas y no pueden evitar atender estímulos irrelevantes.

 

Entonces, los estímulos ambientales, como el acceso a internet, tendrán injerencia en el cerebro y en su desarrollo, pueden traer consecuencias benéficas como la estimulación del lenguaje, pero también podrían perturbar la atención y la recuperación de información; incluso, en muchas ocasiones generan adicción.

 

Referencias

 

Fish, Angela M., Li, Xiaoming, McCarrick, Katy, Butler, Sheretta T., Stanton, Bonita, cols. (2008). “Early childhood computer experience and cognitive development among urban low-income preschoolers”. Journal of Educational Computing Research, 38, 97-113.

 

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2016). Boletín de prensa. “Estadística a propósito del día mundial del internet (17 de mayo)”. 1-12. Recuperado 10 agosto 2016.

 

Johnson, Genevieve Marie (2006). “Internet use and cognitive development: a theoretical framework”. E–Learning: 3(4), 565-563.

 

Kostyanaya Maria Ilmarovna y Rossouw Pieter (2013). “Alexander Luria: life, research & contribution to neuroscience”. International Journal of Neuropsychotherapy. 1(2), 47-55.

 

Loh Kep Kee y Kanai Ryota (2015). “How has the internet reshaped human cognition?” The neuroscientist, 1-15.

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo