El más allá de Wikipedia

24/08/2016

Vivimos en la época de la colaboración. Allá donde muchos consideran que contrariamente cada vez somos más individualistas, la realidad es que más que nunca construimos un mundo entre todos. La economía colaborativa está presente en la agenda pública de todos los gobiernos, que buscan generar estrategias que amparen una nueva ola de nuevos emprendedores, personas corrientes que deciden construir su propia versión del mundo.

 

Aunque no lo quieran reconocer, en parte la iniciativa es resultado de las pérdidas. El siglo XXI trajo consigo la aceleración del desarrollo tecnológico de una manera sin precedentes. El paradigma de cómo mejorar, cambiar o impulsar nuevas políticas en el mundo cambio significativamente. Pero también llegaron nuevas crisis económicas, a las que atacar con antiguas recetas ya no funciona. Debimos aprender a dejar de poseer. Todo aquello que nos habían prometido si seguíamos de manera impecable cada uno de los lineamientos para llegar lejos, no servía más. Aún así, esta nueva masa crítica que dejó de estar sentada en el sofá en espera de que le resolvieran sus problemas, decidió que la podían sacar pero que no debía renunciar a vivir experiencias. Airbnb, Uber, plataformas de crowdfunding como Ideame, fueron un triunfo de las voluntades frente a lo establecido. Desde estas plataformas se decidió que queríamos vivir acumulando experiencias, desechar el “no se puede” por “ eso es lo que ustedes creen”.

 

Entre todo este cambio de paradigma, hace ya 15 años nació la mayor enciclopedia jamás creada de manera colaborativa: Wikipedia. Ese recurso que espanta a muchos docentes y que es usado por más de 1 billón de personas mensualmente en su edición en español. Entre el odio y el uso se diluye la magia de este recurso cuyo objetivo es poder mejorar el acceso a la educación de todas las personas en el mundo. Sí, como leen. Mejorar el acceso a la educación.

 

Por eso, Wikipedia se encuentra disponible en 288 idiomas diferentes, donde no hay lenguas grandes y pequeñas y donde las fronteras quedan diluidas a través del trabajo de miles y miles de voluntarios que donan de manera voluntaria su tiempo y conocimiento, y nos explican de manera sencilla lo que pasa en el mundo. No es casualidad que Wikipedia tenga un tráfico de visitas tan grande que crece de manera mensual. El proyecto que se administra de manera horizontal es el triunfo de la comunidad ante los grandes capitales. No sólo porque se financia de manera exclusiva por donaciones individuales, con más de 4 millones de donantes de manera anual, sino porque su lenguaje sencillo y de fácil comprensión se encarga de no excluir a nadie de la comprensión del acontecer.

 

Poca gente no lee ni comprende esto, Wikipedia se trata de ser y estar en el mundo, es el compromiso humano dedicado a sonrojar a los que quieren esconder, es escribir para informar sin tener una bajada editorial, es poder estar, llorar, enfurecer, o sentir la alegría a través del relato de personas que sin conocer, te obligan a no ser ignorante. Es educación. El talón de Aquiles de miles de docentes debiera ser su gran aliado dentro de las aulas. Pero la escuela, aún anclada en un formato del siglo XIX mantiene a sus alumnos y alumnas sentados e inmóviles, quienes  aprenden a través de la palabra absoluta del docente, con pocas posibilidades de utilizar un proyecto como Wikipedia que les ofrece una herramienta para convertir el aula en un espacio de construcción del conocimiento, un legado para el mundo, crear un pequeño ejercito de revolucionarios y militantes del conocimiento.

 

Todos y todas estamos invitados a construir un mundo mejor y más justo a través de la palabra. Wikipedia es un espacio de militancia. Donde las mujeres que editamos, nos unimos para que cada una de las  demás mujeres invisibilizadas por la historia tengan su espacio, para que dejemos de decir aquello de “no tenemos ningún referente mujer”. Es el espacio donde no importa más ni menos una hambruna en África que ningún medio cubre, o un terremoto en Chile. Es el espacio más solidario jamás creado.

 

Cada una de las letras escritas en los más de 30 millones de artículos nace de la iniciativa de un voluntario, alguien que de manera desinteresada dona su tiempo para ayudarnos a comprender el mundo. Y toda esta patrulla de generosos donantes de conocimiento, en cientos de lenguas diferentes, se comprenden, entienden y asentaron una serie de normas que trascienden los patrones culturales entre Wikipedias, donde nadie tiene nombre y se valora a los editores por sus contribuciones.

 

No quiero obligarles a pensar que estamos en una nueva era. Entiendo que muchos consideren, sin más, que las cosas se hacen de la misma forma. La realidad es que muchas de las cosas que nos afectan siguen intactas, quizá porque usamos los mismos patrones de un mundo que ya no es el mismo.

 

Tal vez es el momento de atrevernos a ayudar y colaborar sin importar quienes somos, a poner un peldaño tras otro entro todos.

 

Wikipedia no es sólo un espacio de consulta. No es sin más un lugar donde la gente edita.


Wikipedia es, justamente, el proyecto que reafirma lo equivocados que estaban aquellos que decían que entre todos no podíamos.

 

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo