La Emancipación de la Mujer: La Revolución Silenciosa. Marzo-Abril 2012. Año 2. Núm.12

09/08/2016

Estimad@s lect@res:

¿Será un privilegio tener un día especial de celebración como mujeres? ¿O será más bien una evidencia clara de la desigualdad que aún llegamos a tener con respecto a los hombres? El debate es amplio y sumamente polémico, a grado tal que muchos piensan que la lucha de género es, en la actualidad, un absurdo. Pero conocer la historia que precede a la celebración del 8 de marzo resulta sumamente interesante.

Uno de los antecedentes históricos de la lucha por la igualdad de género lo encontramos en Lisístrata, obra del griego Aristófanes. En ella, la protagonista encabeza una huelga sexual ante los hombres, con la finalidad de que sus maridos no se ausentaran largos periodos para ir a la guerra.

Posteriormente, a mediados del siglo XIX y durante el auge del movimiento obrero, surgen los movimientos sufragistas. Las causas que pretendían ser reivindicadas eran la igualdad, el sufragio femenino, la maternidad libre, la libertad sexual y la planificación familiar, entre muchos otros. Pero no fue sino hasta 1910 que encontramos la primera proclamación de un día de celebración para la mujer. Durante la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, realizada en Copenhague, se proclamó el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, propuesta como una jornada de lucha por los derechos de las mujeres, principalmente el derecho al sufragio y la igualdad en oportunidades laborales.

Derivado de esta celebración y de la activa oposición a la violencia que tuvieron las mujeres durante las dos guerras mundiales, en 1977 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 8 de marzo como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

Celebrar este día podría parecer absurdo en los países con mayor nivel de desarrollo, donde las mujeres cuentan no sólo con el reconocimiento de sus derechos, sino que los ejercen activamente. No obstante, en países con los niveles más bajo de desarrollo, que presentan problemas de seguridad alimentaria, cifras elevadas de mujeres y niños infectados con VIH, y altos niveles de mortalidad materna, la celebración del Día Internacional de la Mujer representa un aliento para las mujeres que se encuentran en estados de vulnerabilidad.

Que la celebración del Día Internacional por los Derechos de la Mujer y de la Paz Internacional resulte en beneficio de todas aquéllas mujeres que aún no gozan de una condición de equidad y cuyos derechos posiblemente no estén plenamente reconocidos. Recordemos que nuestra condición de mujer ha estado siempre relacionada con la paz y sintámonos orgullosas de ello.

Feliz Día Internacional por los Derechos de la Mujer y de la Paz Internacional a todas nuestras lectoras y lectores.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

Infancia

1/1
Please reload

Artículos recientes

30.03.2020

Please reload

Secciones
Archivo