La Colección Étoile Primavera-Verano 2015 de Isabel Marant y el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Comunidad Mixe de Santa María Tlahuiltoltepec (Segunda y Última Parte)

 

En la primera parte de este artículo, expuse el caso del plagio de la diseñadora Isabel Marant de diseños textiles de la comunidad mixe de Oaxaca. Todo comenzó el 3 de enero de 2015, cuando la cantante Susana Harp publicó en redes sociales dos fotografías, en las cuales podía apreciarse que la indumentaria de la Banda Filarmónica de Mujeres de Tlahuitoltepec y una blusa de la diseñadora Isabel Marant eran, básicamente, idénticas.

En el desarrollo del artículo referí cómo este plagio vulnera los derechos colectivos de la comunidad mixe, de la conferencia de prensa de Santa María Tlahuitoltepec y de la reacción legal del gobierno local y la propia cudadanía.

En esta segunda y última parte, describiré qué es el patrimonio cultural inmaterial, cuáles son las principales características de la comunidad mixe y cómo se pueden proteger los derechos humanos de las comunidades indígenas a través de mecanismos internacionales.

IV. ¿Qué es el patrimonio cultural inmaterial?

El patrimonio cultural abarca monumentos y colecciones de objetos (denominado patrimonio material), pero comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional (mejor conocido como patrimonio cultural inmaterial, en adelante PCI).

Su importancia no radica en la manifestación cultural en sí, sino en el acervo de conocimientos y técnicas que se transmiten de generación en generación. Por ello, la UNESCO considera que el PCI es tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo porque incluye tradiciones heredadas del pasado y usos rurales y urbanos contemporáneos; es integrador porque al ser transmitido de generación en generación, contribuye a infundir un sentimiento de identidad y continuidad, vincula fuertemente al pasado con el futuro a través del presente; es representativo ya que florece en las comunidades y depende de aquéllos cuyos conocimientos de las tradiciones, técnicas y costumbres se transmiten a otros; y está basado en la comunidad porque sólo puede serlo si es reconocido como tal por las comunidades, grupos o individuos que lo crean, mantienen y transmiten.

Esos elementos están recogidos en el artículo 2 de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, según la cual, el PCI se manifiesta particularmente en los ámbitos de las tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vehículo del patrimonio cultural inmaterial, los usos sociales, rituales y actos festivos; los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo; así como en las técnicas artesanales tradicionales.

De acuerdo con la Convención, las técnicas artesanales tradicionales no se refieren a una protección de las expresiones artesanales propiamente, ni a la preservación de las piezas de artesanía, sino, la protección del PCI debe orientarse a alentar a los artesanos para que no dejen de crear sus piezas y transmitan sus conocimientos y técnicas a otras personas, en particular dentro de sus comunidades, como medio de subsistencia y como expresión de creatividad e identidad cultural.

Atendiendo a su naturaleza, la UNESCO ha considerado de manera general que entre las acciones estatales para fomentar la protección del PCI vinculado a técnicas artesanales se encuentran los incentivos financieros a aprendices y maestros, el reforzamiento de mercados artesanales locales tradicionales y la creación de otros más, medidas de reforestación cuando la madera es la principal materia prima acompañada de medidas de protección jurídica que reconozca el derecho de las comunidades a la explotación de sus recursos naturales y el compromiso de proteger el medio ambiente al mismo tiempo, así como la adopción de medidas jurídicas, como la protección de la propiedad intelectual o el registro de patentes o derechos de autor, ya que pueden ayudar a las comunidades a beneficiarse de sus productos artesanales y de los motivos artísticos de éstos.

Si bien, el espíritu general de la Convención no está centrado en la protección jurídica de expresiones concretas con derechos de propiedad intelectual, su artículo 3 indica claramente que sus disposiciones no afectan los derechos y obligaciones a cargo de los Estados Partes en virtud de otros instrumentos internacionales relativos a los derechos de propiedad intelectual.

Asimismo, la UNESCO considera que en el marco jurídico actual, la aplicación de derechos de propiedad intelectual al patrimonio cultural inmaterial no da resultados satisfactorios, ya que las principales dificultades guardan relación con su naturaleza evolutiva y compartida, por lo que la protección de una expresión determinada o el depósito de una patente podrían fijar este patrimonio y entorpecer su evolución natural, aunado al problema de determinar quién es el propietario colectivo de este patrimonio.

De la misma manera, otras opiniones han indicado que llevar a la blusa mixe al terreno de las patentes, el derecho de autor, con su trasfondo individual y no colectivo, así como ajeno a los aspectos culturales propios de las comunidades indígenas es, de inicio, ponerla en desventaja.

VI. ¿Quiénes son la comunidad mixe?

De acuerdo con las autoridades del cabildo, el pueblo mixe o, autodenominado ayuuk, del estado de Oaxaca, agrupa 100 comunidades asentadas en 19 municipios y organizadas en tres distritos: Ayuuk, queagrupa a 17 municipios, San Carlos Yautepec y Juchitán, que alojan a un municipio cada uno. Tlahuitoltepec se encuentra en el distrito de Ayuuk, ubicado en la parte alta de la región.

Presuntamente, desde un punto de vista histórico, por las características de semejanza con otras culturas mesoamericanas entre las que sobresalen el calendario solar y ritual, así como el aspecto lingüístico, se ha propuesto que es una descendencia Olmeca; esto parece estar respaldado en la antigüedad peculiar de algunos centros de población como Móctum, Candayoc, Mixistlán y otros.

De acuerdo con una leyenda, los mixes son procedentes de Perú y por mandato de los dioses vinieron a buscar la montaña sagrada de los veinte picos o cerros, hacía el año 1300 la encontraron y se establecieron en lo que ahora se conoce como cerro del Cempoaltépetl.

La narración de los ancianos relata que poseían un misterio; semejante a la leyenda de Tenochtitlán. En su peregrinar llevaban consigo un objeto, tal vez una obsidiana que al tocarla debería emitir un sonido determinado para indicar el sitio donde establecer el poblado; conocido por nosotros como Tlahuitoltepec, aspecto que, sumado al hecho de tener suficiente agua como elemento vital y ubicarse sobre un cerro para defenderse mejor de los enemigos. Escogieron un lugar donde se reunían para platicar y tratar asuntos relacionados al interés común. El lugar se conoce con el nombre de Matyájkukkpy.

Desde el punto de vista oficial, se consideran como artesanías mixes las piezas elaboradas con alfarería, hilados, costura y tejidos en ixtle, pero no se les atribuye un traje típico propio porque  “usan el de la región de la sierra norte” de Oaxaca que corresponde a la región mixe.

Actualmente, el municipio cuenta con una superficie de 134.19 km², comprendiendo el cerro Cempoaltépetl y el río de Nueve Manantiales, su cabecera municipal es Santa María Tlahuitoltepec y sus principales localidades son Santa María Yacochi, Las Flores, Nejapa, Santa Cruz, Tejas, El Frijol, Santa Ana y Guadalupe Victoria. Su primer presidente municipal ejerció a partir de 1861.

De acuerdo con la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (en adelante, CDI) al 2005 el municipio fue catalogado como indígena con un grado de marginación “muy alto”, con una población total de 9,000 habitantes de los cuáles sólo el 3.8% contaba con seguridad social, el 42% era analfabeta, menos del 10% contaba con acceso a agua entubada, sólo 2.6% tenía drenaje y menos del 15% tenía electricidad.

VI. Protección internacional de las comunidades indígenas desde una perspectiva de derechos humanos

En mi opinión no deberíamos siquiera pensar en que hay que someter el conocimiento ancestral al debate capitalista y de producción en masa ni de la propiedad individual, hacer eso incluso desvirtúa la idea misma que justifica la protección del PCI. Justamente, las autoridades del cabildo de Santa María Tlahuitoltepec fueron sinceras y enfáticas al expresar que no comprendían por qué les podrían exigir registrar algo inmemorial.

Esa respuesta que surgió en dos momentos, ante la insistencia de los reporteros, ya que una periodista preguntó si sabían o tenían conocimiento del registro más antiguo de existencia de la prenda, ante lo cual las autoridades de cabildo le indicaron que tenían que investigar antes de responderle; y un reportero que deseaba saber si realmente la comunidad ostentaba algún derecho o había registrado la prenda antes de iniciar cualquier acción legal. Ambas tuvieron como efecto la intervención a título personal de un investigador del Museo Textil, quien ofreció el acervo del mismo para ayudarles a demostrar cualquier cosa que resultare necesaria. El conocimiento científico de dicho investigador, en tanto perito, resultaría invaluable frente a una acción legal de la comunidad contra cualquier empresa o persona que hubiere registrado una patente en Europa.

A lo largo de la jurisprudencia constante de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en referencia a casos donde comunidades indígenas, tribunales y pueblos originarios han sido desplazados, despojados de sus territorios ancestrales bajo el argumento de la expropiación o de la propiedad privada, sometidos a condiciones de vida que amenazan su supervivencia, o ignorados en la implementación de políticas públicas de explotación o extracción que afectan sus territorios, ha sido enfática en señalar que:

“Los “bienes” pueden ser definidos como aquellas cosas materiales apropiables, así como todo derecho que pueda formar parte del patrimonio de una persona; dicho concepto comprende todos los muebles e inmuebles, los elementos corporales e incorporales y cualquier otro objeto inmaterial susceptible de tener un valor. (…)

Los términos de un tratado internacional de derechos humanos tienen sentido autónomo, por lo que no pueden ser equiparados al sentido que se les atribuye en el derecho interno. Además, dichos tratados de derechos humanos son instrumentos vivos cuya interpretación tiene que adecuarse a la evolución de los tiempos y, en particular, a las condiciones de vida actuales. (…)

Mediante una interpretación evolutiva de los instrumentos internacionales de protección de derechos humanos, tomando en cuenta las normas de interpretación aplicables y, de conformidad con el artículo 29.b de la Convención - que prohíbe una interpretación restrictiva de los derechos -, esta Corte considera que el artículo 21 de la Convención protege el derecho a la propiedad en un sentido que comprende, entre otros, los derechos de los miembros de las comunidades indígenas en el marco de la propiedad comunal, la cual también está reconocida en la Constitución Política de Nicaragua.

(…) es menester hacer algunas precisiones respecto del concepto de propiedad en las comunidades indígenas. Entre los indígenas existe una tradición comunitaria sobre una forma comunal de la propiedad colectiva de la tierra, en el sentido de que la pertenencia de ésta no se centra en un individuo sino en el grupo y su comunidad. Los indígenas, por el hecho de su propia existencia tienen derecho a vivir libremente en sus propios territorios; la estrecha relación que los indígenas mantienen con la tierra debe de ser reconocida y comprendida como la base fundamental de sus culturas, su vida espiritual, su integridad y su supervivencia económica. Para las comunidades indígenas la relación con la tierra no es meramente una cuestión de posesión y producción sino un elemento material y espiritual del que deben gozar plenamente, inclusive para preservar su legado cultural y transmitirlo a las generaciones futuras.

El derecho consuetudinario de los pueblos indígenas debe ser tenido especialmente en cuenta, para los efectos de que se trata. Como producto de la costumbre, la posesión de la tierra debería bastar para que las comunidades indígenas que carezcan de un título real sobre la propiedad de la tierra obtengan el reconocimiento oficial de dicha propiedad y el consiguiente registro.”

Por un lado, el gobierno federal mexicano no debería olvidar que por la vía del Control de Convencionalidad y según la interpretación dada por la Corte Interamericana respecto de todas las medidas que aseguran la vida digna de los pueblos indígenas (que no se agotan en las líneas citadas), tienen la obligación de asegurar medidas de protección a la comunidad de Santa María Tlahuitoltepec. De lo contrario, están incurriendo en una omisión que pudiera acarrear su responsabilidad internacional frente a ese Tribunal.

Por el otro, sólo me queda preguntar, amable lectora o lector, si usted ve descabellado que las autoridades mexicanas municipales (en tanto son autónomas) presentaran un recurso extraordinario en sede francesa, en el que se solicite la protección de las técnicas artesanales de Santa María Tlahuitoltepec bajo la aplicación de la Convención de la UNESCO, petición que probablemente sería negada y que eventualmente abriría la puerta para que acudieran, solas o acompañadas de las autoridades federales, ante una instancia legal supranacional (digamos la Corte Europea de Derechos Humanos) en busca de una interpretación análoga a la de su homóloga Interamericana respecto de la propiedad comunal y protección especial que ameritan los diseños y textiles presuntamente registrados en Francia (hecho nunca aclarado), asunto que no se trata de una patente, sino del alma del pueblo mixe.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo