Salud Integral



Salud es una palabra que tiene muchas connotaciones y asociaciones subjetivas. Mientras que para una persona puede representar un estado físico saludable, a otra le puede importar más su nivel de estrés y pensamientos negativos o tener un buen trabajo y una familia feliz. Son muchas variables que se toman en cuenta para lograr definir que es salud y que te da un sentimiento de bienestar integral.

Afortunadamente naturaleza humana nos da la capacidad de subrayar los elementos fundamentales de nuestra existencia, sin los cuales pudiésemos decir que nos sentiríamos mal, es decir sin salud.


“Querer lograr un estado de bienestar personal es parte esencial de nuestra naturaleza humana”. Según Aristóteles


Suzanne Walter, Presidenta de la Asociación Americana para la Salud Integral, la define como “Un acercamiento a la vida, que más que enfocarse en la enfermedad o en una parte específica del cuerpo, considera a la persona como un todo y la forma en que la persona interactúa con su medio ambiente. Enfatiza la conexión entre la mente, el cuerpo y el espíritu, y su objetivo es alcanzar el máximo bienestar dónde todo funciona de la mejor manera posible. Es un sistema en el que la persona acepta la responsabilidad de su propio nivel de bienestar y sus decisiones diarias determinan su propia salud”. Por lo tanto se puede decir que los elementos que la componen son:


- Bienestar / Equilibrio / Calidad de Vida

- Mental / Consciencia / Emociones

- Física

- Social

- Ambiental

- Espiritual

- Hábitos de Vida


Las variables de medición que usa la OMS para determinar la calidad de vida de una persona son:

- a) Salud física; nivel de energía vs fatiga. Dolores y molestias. Descanso y sueño.

- b) Salud psicológica, imagen corporal y apariencia. Sentimientos negativos. Sentimientos positivos. Auto-estima. Razonamiento, aprendizaje, memoria y concentración.

- c) Nivel de independencia, actividades diarias que impliquen movilidad. Dependencia a medicamentos y apoyo médico. Capacidad laboral.

- d) Relaciones Sociales, relaciones personales. Apoyo social. Actividad sexual.

- e) Medio ambiente, recursos financieros. Libertad. Seguridad personal. Salud y comodidades sociales: casa, educación, actividades recreativas y de ocio. Ambiente social: contaminación, ruido, tráfico, clima. Transporte.

- f) Creencias personales, espirituales o religiosas, fe, prácticas conmemorativas, entendimiento de la realidad.

La salud como bienestar de un individuo implica:

- Tener buenos sentimientos, manejo emocional.

- Un sentido de vitalidad individual, salud física.

- Llevar a cabo actividades trascendentales, dar sentido a la vida, como la espiritualidad o religión, altruismo.

- Llevar a cabo actividades donde la persona sienta involucrado, competente y autónomo. Pasatiempos, Servicio comunitario, Docencia.

- Tener recursos internos que le ayuden a manejar las situaciones negativas y cambios que salgan del control personal, control mental, pérdidas, accidentes, etcétera.

- Tener un sentido de relación / conexión con otras personas que aporten experiencias, no sólo internas, si no sociales. familia, amigos, colegas, y otros.


El Yoga como sistema de Bienestar/ Salud Integral/ Modelo de Calidad de Vida:

“Yoga es la maestría de las actividades del ámbito de la mente”. Asegura Patañjali


El Yoga trata principalmente con la mente y la psique. Conforme a los yoguis visionarios, rishis, nuestro mundo interno es similar a la estructura del cosmos, se compone de las mismas capas fundamentales que se encuentran en las jerarquías del mundo externo. El mapa de entendimiento de Patañjali es un psicocosmograma o guía para el universo interior y exterior. El propósito es trascender los niveles o capas de la psique/cosmos para llegar a la esencia de la naturaleza humana, el ser o el espíritu, cuya naturaleza es completamente trascendental.


En un inicio, como una práctica de transmisión oral heredada de maestro a discípulo, en la que muchos conocimientos se perdían o transformaban de forma subjetiva, Patañjali sintetiza el yoga en un texto que resolvió dichas irregularidades, gracias a éste, y cientos de años después, conocer y estudiar la ciencia del yoga y aspirar a un estado de salud integral es totalmente posible.


Desafortunadamente poco se sabe de Patañjali, algunos dudan de su existencia y piensan que fue un movimiento filosófico, clásico del yoga, y aunque se tienen registros de la vida de varios Patañjali´s las fechas no coinciden. El formato del trabajo de Patañjali fue escribir aforismos breves que encapsulan la información, en lo que le denomino Sûtra, que significa hilo. El practicante debe descifrar su significado y tejer su cosmovisión del yoga a partir de su entendimiento. Por lo que son pocos los practicantes que logran interpretar adecuadamente su significado, de manera neutra, sin filtrar connotaciones personales.


Por ejemplo, los primeros Sûtras dicen :


1.1 Atha yogânushâsanam. Ahora comienza la exposición (explicación) del yoga

1.2 Yogash citta vritti nirodha h. Yoga es la restricción de los remolinos/fluctuaciones de la consciencia*

1.3 Tadâ drashthuh svarûpe vasthânam. Entonces el que ve aparece+

* Las fluctuaciones son: conocimiento, confusión, conceptualización, inferencia (deducción), sueño y memoria. La forma de trascenderlos es por medio de la práctica de yoga y la templanza/ecuanimidad, vistas como lo contrario a la pasión. La ecuanimidad radica en no tener sed de las gunas, es decir tener la visión de Purusha , el Ser.

+ El yogui requiere fe para lograrlo, además de energía, mindfullness o consciencia, éxtasis y sabiduría. El éxtasis de la supra consciencia sólo esta cerca para los yoguis que son sumamente intensos en su práctica. La intensidad devocional también acerca al practicante a la última realización. Los obstáculos que debe sobrepasar el adepto son: enfermedad, letargo, duda, ignorancia o negligencia, pereza, disipación o dispersión, visión falsa, no obtener los estados del yoga o tener inestabilidad en éstos estados. Los síntomas físicos de los obstáculos son: dolor, depresión, temblor de piernas y mala inhalación o exhalación. Para ello el yogi tiene que meditar en un punto.


Independientemente del origen, o el autor o el contenido, es de suma importancia no sólo para el yoga moderno si no para cualquier individuo que quiera lograr desarrollar el máximo potencial físico, mental y espiritual que le permita su naturaleza humana.


El Mapa de Patañjali es una guía para la auto-realización. Pero sólo se vuelve evidente cuando seguimos el camino psicoexperimental del yoga, y empezamos a descubrir nuestra propia consciencia, a través de una práctica de meditación regular. Quizá, por gracia divina o éxito en el yoga, podremos vislumbrar ocasionalmente la condición unificada de samadhi.


Es interesante recalcar que una parte fundamental del camino del yoga es la ética humana y la congruencia moral interna, aspectos que muchas veces no se vinculan como tal a la salud en otros sistemas de medicina. Para Patañjali no podría existir un estado de salud, per se, en un ser violento –ahimsa- que atenta contra los demás o atenta en contra de su propia naturaleza. La no violencia es, dentro del sistema clásico del yoga, un principio fundamental, de ahí deviene el vegetarianismo con la intención de no atentar contra la vida animal, independientemente que el vegetarianismo tiene otras razones –médicas- en la ayurveda, derivadas de la acidez, en contraposición de la alcalinidad, de los productos de origen animal, que generan una alteración energética en el metabolismo. Pero en los sutras, el principio de no violencia se lleva a un nivel sumamente sutil, al nivel de la mente, y se sugiere que el individuo que busca la iluminación, la no densidad, la no enfermedad; debe procurar una mente en paz, sin fluctuaciones (vibración que genera pensamiento), capaz de estar completamente presente, completamente atenta, enfocada y libre de sí.



Nuestra salud depende enteramente de nuestra mente, la enfermedad primero se origina a nivel sutil y posteriormente se manifiesta a nivel físico. O dicho de una forma más occidental, el DNA contiene dicha información genética, que se activará únicamente si se manifiestan ciertos patrones o conductas que antes estuvieron determinadas por una filtración y elección de pensamientos o hábitos por un tiempo determinado. Tendencias que a través de la meditación se filtran y modifican de manera natural, pues ante todo, el ser humano está diseñado para sobrevivir, para aprender de los errores y adaptarse al medio.


Para Patañjali, todos éstos hábitos y tendencias repetitivas autodestructivas son como vivir en una mentira existencial, es decir, sin Satya o verdad, uno de los principios éticos fundamentales que debe observar el yogui, es decir, el ser que busca la conciencia y el manejo adecuado de su energía. Verdad al hablar, al pensar, al actuar. Ser verdadero implica ser auténtico y por auténtico se puede entender espontáneo. Algo que es espontáneo fluye sin obstáculos, es libre energéticamente, así debe fluir la energía en nuestros canales internos, de manera espontánea, ya que la falta de flujo genera estancamiento y el estancamiento enfermedad. La cura para el flujo libre de energía son las posturas de yoga, mejor conocidas como asanas, definidas como asiento del ser para contemplar su esencia. Dichas posiciones corporales estimulan los órganos internos de una forma específica e intencionada para lograr un resultado determinado. De modo que al ser practicadas diariamente generan nuevos patrones energéticos que rompen, por decirlo así, con los viejos.


Cuando nuestro flujo es espontáneo, es libre, no nos hace falta nada, no necesitamos robar o abusar, energéticamente, de algo o alguien para lograr nuestro estado óptimo. Patañjali llama a éste principio asteya, que se define literalmente como no robar, y se interpreta más allá del robo delictivo en el que se dispone de la propiedad ajena, sino también energético, robar energía en un sentido figurativo: buscar el reconocimiento externo dónde hago uso de la atención de los demás, es un robo porque uso energía que no corresponde solamente a mi beneficio, por necesidad meramente egocéntrica.


El Ego es un concepto importante en yoga y en los sutras. El yogui debe ser humilde, no sólo para obtener una buena calificación ante los ojos de su maestro, sino como resultado de una integridad personal. Integridad que se logra cuando nos sentimos suficientes como seres, tal y como somos, con lo que tenemos y lo que creemos tener en carencia. Es decir, en observancia de aparigraha, no tener apego, y brahamacharya, no exceder de un límite, ser y tener hasta el límite en que no me dañe, me reste, me limite o destruya. Entonces, para el yoga la energía acumulada se estanca, pero debe fluir. Por eso el yogui debe estar siempre concentrado en su práctica, con el dedo en el renglón. El dedo en el renglón, significa tener conciencia de la respiración y saber alargarla o controlarla de acuerdo con las necesidades del practicante o pranayama, respirar antes de un enojo, por ejemplo, en un momento de concentración o dharana, hay que comunicar lo que se siente en una relación de pareja, de manera que refleje los sentimientos, sin necesidad de herir o lastimar a la contraparte, que implica una atención determinada y no dividida, la cual deriva de cierta capacidad de bloquear el ruido externo o pratyahara, en otras palabras, la internalización de los sentidos, que lleva a separar las emociones del otro con relación a las propias, es decir, un discernimiento sumamente preciso.


Así que el yoga no sólo ayuda a tener salud física a través del flujo libre de energía en el cuerpo, o mental al mantener la verdad y la paz, sino que también da una directriz emocional para poder expresar y relacionarse sanamente con los demás.


Espiritualmente el yoga nos lleva darle sentido de trascendencia a nuestra vida y significado a cada etapa o ciclo que recorremos. Tener pureza (saucha), o llegar a ser puro, significa ser inocente, tener una mente sin prejuicios que trastoquen la realidad y la polaricen, me gusta o no me gusta. Dicho de otra forma, sanar la forma en que vemos las cosas, salud que eventualmente ha de evolucionar a un estado permanente de contento o santosha, de aceptación incondicional de la realidad o neutralidad. Este tipo de visión puede entender la realidad tal y como es. Pero para lograrlo Patañjali, bien dice, que se requiere disciplina (tapas), que es la voluntad de vivir sano, de vivir libre, y de ser espiritual; auto estudio o svadhyaya para descubrir y reinventar nuestro estado de ser, proceso de actualización del ser, como se conoce en psicología, y abandonarnos en Dios, divinidad, universo, vida, vacío; como quiera que te relaciones con éste aspecto de la existencia, Isvara Pranidhana, es decir, lograr sentirnos contenidos y comprendidos por un todo presente en todas partes y en todo momento, sentirnos parte de la vida, relacionados íntimamente con el planeta y sus habitantes.


Este estado de salud integral que propone Patañjali sugiere una rendición total, una deconstrucción para lograr el florecimiento más completo. Dharana es el resultado, un estado contemplativo, sereno, estable, permanente, que nos dé la capacidad de relacionarnos con el entorno de una forma iluminada, que poco a poco nos lleve a un estado Samadhi de absorción, dónde sólo la esencia pura del objeto es perceptible, como si nuestra mente sólo pudiera percibir dicho estado.


¿Imagínate poder tomar una pastilla que cure la manera de pensar, para relacionarse con el entorno conforme a su naturaleza intrínseca? Honestamente, creo que viviríamos en un mundo mucho más sano.


Pero la diferencia de la medicina y el yoga, es que nosotros mismos tenemos que producir la pastilla, no la podemos comprar en una farmacia, es con nuestra práctica, nuestra entrega y dedicación, con consciencia y amor. No es algo que va a suceder mañana, o en dos años, pero es algo que te cambia de adentro hacia fuera y puede, eventualmente, transformar la forma en la que, como seres humanos, como especie, escribimos nuestra historia y nos relacionamos con el planeta.

Namaste

Artículo de la semana
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®