Los Beneficios del Yoga



La yoga es una antigua disciplina oriental que surgió de conceptos místicos y filosóficos. Hoy en día se practica en el oeste, debido a los beneficios que brinda para mejorar el estilo de vida y la salud en general.

Hatha Yoga


Esta variante precisa practicar un conjunto de ejercicios físicos o asanas y mentales, diseñados para alinear el cuerpo y la mente de tal manera que la energía vital puede fluir libremente. Se compone de ejercicios respiratorios, posturas de estiramiento físico, fuerza isométrica, equilibrio, relajación y concentración. Estos elementos conducen a la conciencia y la auto realización.


Hatha Yoga reduce el estrés, mejora la condición física general y disminuye algunos de los factores de riesgo que favorecen enfermedades cardiovasculares. Otros efectos incluyen la prevención de arritmias cardiacas, hipertensión, insomnio, enfermedades cardiopulmonares, depresión, ansiedad, epilepsia, cáncer, síntomas de la menopausia y dolor de espalda crónico. Por esta razón se adoptó como parte de un estilo de vida saludable o como terapia en la medicina alternativa.


Alimentación


La alimentación saludable también puede ser considerada una práctica para buscar y alcanzar un equilibrio armónico entre el cuerpo y la mente.


De acuerdo con la filosofía yoga, la dieta tiene una conexión íntima con la mente; se plantean tres tipos de alimentación: sátvica, rajástica y tamásica.


Dieta sátvica o pura (lacto vegetariana): Aumenta la energía, produce felicidad, calma y aclara la mente, e incluso, puede aumentar la longevidad, la salud y la espiritualidad. Todos los alimentos incluidos en esta dieta son frescos, jugosos y nutritivos: frutas y verduras, granos germinados, raíces, tubérculos, frutos secos, leche de vaca y miel.


Una parte fundamental de la nutrición en la yoga, considera los efectos que los alimentos provocan en nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro sistema energético. Por tal motivo los yoguis son vegetarianos, y no incluyen alimentos como: huevo, ajo, cebolla, picante y cafeína en su dieta.


En realidad todo el estilo de vida de la yoga es sátvico, porque es la energía del equilibrio y la pureza.


Dieta rajástica (estimulante): Basada en creencias hindúes donde se divide la materia del ser humano de su alimentación. En esta visión la comida consumida debe propagarse como la unión y la armonía entre mente, cuerpo y espíritu.


Esta dieta incluye verduras, condimentos amargos, agrios, salados, picantes, calientes y secos. Los alimentos básicos de esta dieta son 3 raíces consideradas benéficas por su interacción ideal con el cuerpo, éstas son; ajo que es tonificante y estimulante digestivo, cebolla que purifica la sangre, y jengibre que alimenta el sistema nervioso.


Dieta tamásica (estimula el sueño): Se cree que incrementa el pesimismo, la debilidad, la pereza y la duda. Los practicantes de yoga consideran que este patrón alimenticio aumenta la ira de las personas, provoca tendencias criminales e impide el progreso espiritual; la esperanza de vida es baja y es malo para la salud. Los alimentos en esta dieta son: carnes, cebolla, alto contenido de grasas, sal, azúcar, especias, chiles y pimienta.


Diversos estudios revelan que la alimentación sátvica tiene la mayor densidad de micronutrientes, seguido de la rajástica y finalmente la tamásica. Aunque el contenido de fibra es bastante similar (aproximadamente 14 mg/ kcal), el contenido de grasa es del 18%, 42% y 72%, respectivamente, por lo tanto es evidente que la dieta tamásica es excesiva en grasa. También incluyeron asociaciones entre los micronutrientes; la dieta sátvica tuvo la mayor cantidad de micronutrientes, la rajástica sólo aportó tiamina y la tamásica zinc y hierro.


A partir de esta evidencia, los autores sostienen que la dieta sátvica aporta los mejores beneficios a la salud. El estudio incluyó un plan de alimentación que permitiría la reducción de los alimentos incluidos en la dieta tamásica y rajástica y un aumento en los alimentos de la dieta sátvica.


Además la dieta sátvica incluye superfoods o alimentos funcionales como: leche de soja, tomate, té de hierbas y amaranto.


La mayoría de las personas que practican yoga siguen dietas basadas en una amplia variedad de verduras, frutas y especias, así tienen una alta ingesta de micronutrientes, además de una cantidad reducida de grasa.


Conclusión


Se ha visto que las personas que practican yoga tienen mejores hábitos alimenticios. Los beneficios que aporta pueden ser útiles como método terapéutico para corregir comportamientos anormales de alimentación, obesidad y algunas enfermedades metabólicas.


Sin embargo, el gasto de energía durante los protocolos tradicionales de Hatha Yoga (HY) no es alto. Por lo tanto, no es muy eficaz para reducir o mantener el peso corporal, por lo que es recomendable complementarlo con algún otro tipo de ejercicio, si el objetivo es disminuir el peso.


Referencias consultadas


Varambally, S; Gangadhar, BN. (2012). "Yoga: A spiritual practice with therapeutic value in psychiatry. Asian Journal of Psychiatry", (5), pp.186–9. [PubMed]


Javnbakht, M; Hejazi Kenari, R; Ghasemi, M; (2009). “Effects of yoga on depression and anxiety of women. Complement Therapy Clinical Practice”.(15), pp.102–4. [PubMed]


Ramos-Jiménez, A; Hernández-Torres, RP; Wall-Medrano, A; Muñoz-Daw, MD; Torres-Durán, PV; Juárez-Oropeza, MA; (2009). “Cardiovascular and metabolic effects of intensive Hatha Yoga training in middle-aged and older women from northern Mexico”. Int J Yoga. (2), pp.49–54. [PMC free article] [PubMed]


Raub, JA; (2002). “Psychophysiologic effects of Hatha Yoga on musculoskeletal and cardiopulmonary function: A literature review”. J Altern Complement Med. (8), pp.797–812. [PubMed]


Agte, VV; Chiplonkar, SA; (2007). “Linkage of concepts of good nutrition in yoga and modern science”. Curr Sci. (92), pp.956–61.

Artículo de la semana
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®