Así que Estudias Biología...Y Dime ¿En qué vas a Trabajar?

 

Al estudiar la licenciatura en Biología, es común enfrentarse a esta pregunta a lo largo del tiempo. Formulada por uno mismo desde que se consideró estudiar esta carrera, y formulada por familiares, amigos y otras personas, antes, durante y después de los estudios.

Resulta molesto que quienes nos rodean parecen no tener fe en nuestra elección de carrera, pero tampoco es culpa suya pensar que el biólogo tiene poco futuro en México, ya que hay muy poca información sobre la importancia de esta profesión. Incluso, puedo asegurar que a más de uno nos invadió el miedo de estar sentenciados a los laboratorios como técnicos, a ahogarnos en papeles en la SEMARNAT o en última instancia, contribuir a la fuga de cerebros.

Si bien es cierto que puede ser difícil encontrar rápidamente un trabajo convencional con un título de biólogo, también hay un punto que todos debemos tener presente, la Biología está en todas partes.

La frase parece tener tintes comerciales e incluso religiosos, pero es cierto. Se puede encontrar el enfoque biológico en cada una de las áreas que rodean al ser humano, así que, si lo tenemos claro, lo único que resta es dar rienda suelta a la creatividad para ejercer esta profesión. A continuación expondré algunos ejemplos de la participación de la Biología en diversas disciplinas.

 

Economía

La Economía se rige por el manejo de los recursos naturales, los cuales fluctúan durante el tiempo debido a condiciones globales. Quien estudia Biología sabe que el mundo es una red en la cual todos los sistemas están conectados, y se ven afectados de forma directa e indirecta por fenómenos naturales. Un biólogo es capaz de predecir si la producción de alimentos en una región puede ser influida por la existencia de heladas, sequías, inundaciones, incendios, entre otros fenómenos, que pudieran ocurrir ahí o en otras regiones de un país o del mundo, también puede saber cuál es la mayor productividad que brinda un ecosistema, y determinar el proceso de extracción indicado para que el ecosistema soporte y regenere el recurso.

 

Diseño

Gracias a su largo proceso evolutivo, los organismos vivientes han desarrollado mecanismos especializados que solucionan las adversidades de la vida en la tierra. La Biomimética se dedica a aprovechar estas soluciones para generar tecnologías. Un buen ejemplo es el caso del centro comercial que construyó Mick Pearce en Zimbawe, en cuyo diseño imitó las cámaras de ventilación de los termiteros, al suprimir el uso de aire acondicionado se ahorro un 10% en el presupuesto del proyecto.1 Incluso, el trabajo de los biólogos contribuyó a que el famoso nadador Michael Phelps se llevara ocho medallas de oro, su traje de baño está fabricado con un material llamado Speedo’s Fast Skin que simula la piel del nadador más rápido, el tiburón.

 

Nanotecnología

Ahora, la ciencia de lo extremadamente pequeño tiene mucho que aportar al mundo. Actualmente se busca que los procesos de fabricación de nanopartículas sean menos tóxicos y más amigables con el medio ambiente, por lo que los científicos han puesto el ojo en los microorganismos como pequeñas fábricas. Para su tesis de licenciatura, un alumno de Biología de la Universidad de Sonora contribuyó a que un hongo similar al moho del pan formara nanopartículas de platino, éstas pueden introducirse al cuerpo y actuar a nivel celular como tratamiento contra el cáncer, por ejemplo.2

 

Moda

¡Ah, la industria de la moda! La vanidad humana mueve cifras que no son nada pequeñas. Y sí, claro que un biólogo puede ejercer su profesión en esta industria. Las alternativas de origen natural se popularizan cada vez más debido al efecto nocivo en la salud que tienen muchos compuestos presentes en artículos de belleza, fragancias, e incluso en prendas de vestir. Los colorantes naturales son un ejemplo; una alumna de Biología de la Universidad de Guadalajara desarrolla pigmentos extraídos de un insecto que invade el nopal y bacterias, sí, bacterias para elaborar lápices labiales.

Investigación espacial

 

Claro, el humano es de espíritu viajero por naturaleza, y sin haber terminado de conocer su bello planeta, pone los ojos en el cielo nocturno. Y hacia allá nos dirigimos, a las ciudades espaciales que ya son proyectos completos en centros de investigación, como lo muestra el sitio web de la National Space Society.3

Pero, ¿quién nos dará oxígeno?, ¿cómo se comportarán las plantas en un ambiente extraterrestre con cambios en las horas luz, tipos de suelo, y hasta gravedad diferente?, ¿qué sucederá con los animales que comemos?, ¿cómo se comportarán los microorganismos necesarios para producir queso, los que causan tremendas enfermedades, o los que convierten la basura orgánica en composta? El tema es tan relevante que ha llegado hasta la pantalla grande, como parte central de la película Misión a Marte de Brian de Palma.

Así estos ejemplos, y miles más por desarrollar, demuestran que los biólogos no tenemos un campo laboral reducido ni mucho menos limitado. Es importante dejar de pensar en las áreas del conocimiento como entes puras e incompatibles con las demás, y empezar a pensar en la interdisciplinariedad y el trabajo en equipo ya que sólo así podremos trascender como profesionales en esta era.

 

Fuentes bibliográficas

  1. The Biomimicry Institute (2008). “The Eastgate Centre”. Recuperado 10, abril 2016 de

http://www.asknature.org/product/373ec79cd6dba791bc00ed32203706a1

  1. Castro-Longoria, Ernestina; Moreno-Velásquez, Sergio; Vilchis-Nestor, Alfredo; Arenas-Berumen, Ever y Avalos-Borja, Miguel (2012). “Production of platino nanoparticles and nanoaggregates using Neurospora crasa”. Journal of Microbiology and Biotecnology 28,1000-1004.

  1. National Space Society, http://www.nss.org/settlement/journal/


National Space Society (http://www.nss.org/settlement/journal/).

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

COVID-19 y el nuevo orden mundial

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo