Municipios y Ambiente la Gran Agenda Pendiente

 

El presente texto no busca decir que los gobiernos estatales y federales estén actuando perfectamente en temas ambientales. De hecho, muchos hemos denunciado que la actual administración está desarticulando y debilitando al sector, ya sea mediante presupuestos decrecientes o mediante la sustitución de expertos para colocar a personal que no sabe, ni le interesa saber del tema ambiental.

Sin embargo, cuando se platica con muchas autoridades municipales, el tema ambiental no sólo no es importante, sino que a veces se ausenta completamente. Aunque hay sus honrosas excepciones.

Mediante el artículo 115, la Constitución dicta las actividades que deben llevar a cabo los municipios. Entre esas queda el asunto ambiental expresado en la recolección, tratamiento y confinamiento de los residuos sólidos urbanos. También faculta en materia de agua: abastecimiento, recolección y tratamiento de aguas residuales. Adicionalmente, los Ayuntamientos tienen a su cargo el espacio público: parques, jardines, e incluso algunas pequeñas áreas naturales protegidas.

No es menos importante la planeación del desarrollo urbano, que es facultad entera de los municipios con la salvedad de la concordancia con diversos ordenamientos ecológicos del territorio de carácter estatal y federal. Ahora, ¿cómo van los municipios en cada uno de estos temas?

Aguas residuales: Según SEMARNAT, al 2013 sólo el 37.81 por ciento del agua residual se trataba. Si bien la información es confusa y algo atrasada, pues es una mezcla de aguas industriales y municipales, recordemos que los industriales tienen permiso de descarga y, por norma, deben dar tratamiento a sus aguas residuales. Por lo menos en la estadística así se contempla, ya no hablemos de su efectividad. Eso significaría que el porcentaje de 37% ya incluye a los industriales, lo que deja a los municipios como los grandes faltantes en tratamiento de aguas residuales. 

Residuos: Según el INEGI, el 87 % de los municipios deposita sus residuos en tiraderos a cielo abierto, lo que significa que no tienen un sistema de separación y tratamiento de residuos ni cuentan con un sitio de disposición final conforme a la norma. La separación de los residuos solamente llega al 11 %.

Desarrollo Urbano: Este es un gran tema a tratar. Si bien existen bastantes programas de desarrollo urbano en el país, la realidad es que en la gran mayoría de los casos “se observan pero no se cumplen”. El mexicano tiene por costumbre comprar un terreno y empezar a construir, sin permisos de construcción ni consultas a la autoridad sobre la viabilidad de la vivienda en el sitio donde lo hacen. El estado de derecho es también un sueño en este tema.

Eso ha acabado con ecosistemas, que se desplazan por asentamientos humanos irregulares que difícilmente son reubicados. Las manchas urbanas crecen sin control, el flujo normal y benéfico del campo a la ciudad no tiene el orden que requiere para hacer de las ciudades espacios eficientes y con calidad de vida para sus nuevos y viejos habitantes. Es un desastre el desarrollo urbano y buena parte de eso es responsabilidad de los municipios. 

Por lo que podemos ver, el asunto ambiental es tal vez el mayor reto de los municipios, por dos causas: por el poco avance, pero además, porque tarde o temprano las deficiencias impactarán en la calidad de vida de todos.

El problema en realidad es el poco interés que parece haber por el tema ambiental. Un relleno sanitario, una planta de tratamiento, no se ven como una calle nueva o no son tan rentables electoralmente. No hay incentivos reales, mas que la propia conciencia que debería ser suficiente para cumplir la norma ambiental que no busca otra cosa que mantener y mejorar la calidad de vida de los habitantes. Las agresiones al entorno ecológico no son más que agresiones a uno mismo, en el mediano, largo y a veces corto plazo.

¿Qué podemos hacer como ciudadanos? Exigir, valorar y meter al asunto ambiental como uno de los criterios para elegir y votar por nuestros gobernantes. Y no basta que se digan “ecologistas”, sino que lo demuestren en los hechos. Debemos ir más allá de la exigencia de tener botes de basura o de que recojan nuestros residuos a tiempo. Debemos exigir que cumplan con su responsabilidad ambiental completa. Al final del día, de poco nos sirve la calle limpia si tenemos una barranca llena de basura; que puede llevar agua para consumo.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

Carta de la directora

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo
Please reload

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®