Los Retos Municipales en Materia de Conservación Ambiental

 

Encabezar el gobierno municipal de un lugar rico en recursos naturales es un reto mayúsculo, poco visible, pero que bien realizado genera una satisfacción especial.

Me llamo Gabriel Alvarado y soy presidente municipal de Huauchinango, un Pueblo Mágico situado en la sierra norte de Puebla, que tiene el 80 por ciento de su territorio dentro de un área natural protegida de competencia federal denominada “Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa” y que es, como dato especial, el área protegida más poblada del país, con mas de cien mil habitantes.

El artículo 115 de la Constitución nos da a los municipios una serie de responsabilidades en materia ambiental que se vuelven tal vez los asuntos más complejos de atender: aguas residuales, residuos sólidos urbanos, ordenamiento territorial. Esta complejidad aumenta con el carácter de área protegida.

La población poco sabe del decreto de área protegida. Y no sólo eso: aunque se digan preocupados por los problemas ambientales, la mayoría de los ciudadanos no está interesada en el ambiente y no ve más allá de lo que sucede en su primer círculo.

Para ejemplo, desde el primer día de la administración anterior (2011-2014) los residuos sólidos urbanos (la basura) del municipio se depositaron en una barranca de la región. El argumento fue que en los últimos días de la administración que les precedió se clausuró el relleno sanitario del municipio. 

Si bien es cierta la clausura, había medios para cumplir con la ley y evitar la degradación ambiental de la región. Desde el primer día de la administración que encabezo hemos depositado los residuos en un sitio de confinamiento autorizado, además de trabajar en la construcción de un sitio propio. Eso ha generado altos costos, pero no sólo eso, sino que el traslado hacia el depósito generó también problemas logísticos normales, lo que suele retrasar el recorrido de los camiones.

La gente tira la basura en su casa y en su calle, mientras va a su trabajo o a la iglesia. No les importa si la basura se cae en la barranca. No han entendido la importancia de convivir con el ambiente y ser respetuosos. No les interesa si la basura la avientan tres años a cielo abierto, mientras no la tengan fuera de su casa. ¿Qué importa que no haya una planta tratadora de residuos y agua? Mientras el drenaje saque el agua de su casa o propiedad, están conformes.

Por eso, a muchos presidentes municipales no les interesa el trabajo en temas ambientales, porque no es redituable políticamente. La gente quiere más botes de basura pero no les interesa a dónde va a parar después.

Debo reconocer que cuando recibí la administración estaba en construcción un relleno sanitario privado en la zona. Sin embargo, el costo de operación era muy elevado, además de que en cuanto iniciaron la recepción de residuos demostraron no tener la capacidad real de tratamiento de los mismos. Ese es un problema ambiental: pululan empresas poco serias que buscan arreglos con los municipios, y algunos presidentes se prestan a esto, sin medir las consecuencias que tiene para la población.

Como anteriormente dije, el municipio está dentro de un área natural protegida. Desafortunadamente, ese nombramiento no es más que un membrete, un ordenamiento jurídico que genera más burocracia y, al menos en el municipio, no ha incidido en la conservación del ambiente de forma importante. A reserva de ferias y celebraciones, pocos son los logros en la materia. 

El decreto evita la instalación de rellenos sanitarios o dificulta la inversión en infraestructura, incluso cuando esta puede ser benéfica para los ecosistemas, como pueden ser las plantas tratadoras de aguas residuales.

Como municipio hemos invertido fuertemente en conservación, y creo que vamos teniendo resultados halagadores: se invierte en cambiar el cultivo de maíz por otros que den valor agregado, mejoran la productividad de la tierra, el ingreso de las comunidades indígenas y que terminen reforestando de manera activa, para hacer la forestación compatible con proyectos productivos.

Hace años que se anuncia una modificación al decreto de área protegida. Si la modificación al decreto se da, estaremos llevando a cabo comercialización de madera mediante proyectos de desarrollo forestal sustentable. La conservación entonces no será sólo un objetivo del gobierno, sino una actividad constante para el sector productivo.

Algo que podría mejorar las condiciones de conservación sería reducir el área natural protegida a un espacio en el que realmente se pueda conservar y no un área con un decreto que se ha convertido en letra muerta. Hay zonas dentro de la Cuenca del Necaxa que se pueden incorporar como Parque Nacional y ser verdaderos reservorios de flora y fauna. Tal vez el Parque Nacional Zempoaltepetl.

Finalmente, la conservación de la biodiversidad, más que una problemática o un obstáculo, puede ser una ventaja que genere derrama económica en los municipios mediante el turismo, pero eso requiere de inversión, ordenamiento y aplicación de la ley. Por eso la apuesta de esta administración ha sido, entre otras, recuperar el capital natural y sanear la cuenca en la que se encuentra, para aprovecharlo en este Pueblo Mágico, donde si vienes #TeLaVasAPasarBien.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo