Reto de los Municipios: Seguridad Pública, hacia el Mando Único Policial

 

“Los políticos tímidos e interesados se preocupan mucho más de la seguridad de sus puestos que de la seguridad de su país”.

Thomas Macaulay

 

Hace unos días leía una encuesta publicada en 2015 por el periódico Reforma donde se señalaba que el 52% de la población considera que la inseguridad es el principal reto de la sociedad mexicana, esto me llevó a reflexionar en el importante papel que desempeñan en el tema los municipios como la esfera de gobierno más próxima a la ciudadanía.

 

En los últimos tiempos México ha atravesado hechos lamentables como el caso de los “43 desaparecidos” de Ayotzinapa o más reciente el asesinato de Gisela Mota, alcaldesa de Temixco, Morelos; lo que reactiva en la mesa del debate nacional la estrategia del Mando Único policial como alternativa del Estado para garantizar el derecho fundamental de la seguridad.

 

Es evidente que la dinámica del crimen es de organizaciones a través del control territorial e infiltración institucional, mientras que la estructura del Estado en sus tres órdenes de gobierno, está desarticulada, pese a que la coordinación y la comunicación son la base de la ejecución exitosa en funciones de policía y seguridad. Lo que queda claro con los casos descritos, es la vulnerabilidad principalmente de los Municipios para prevenir y combatir al crimen organizado, quienes no solamente cometen delitos, sino que han logrado que nuestro país sea reconocido con altos índices de violencia, siendo Acapulco, Guerrero, uno de los municipios más inseguros del mundo según la calificación de la revista Forbes.

 

En este sentido, respecto del Mando Único Policial, existen posiciones encontradas, hay quienes se han manifestado en contra señalando como argumento principal la autonomía del Municipio y el Federalismo, que si bien son principios establecidos en nuestra Carta Magna, lo cierto es que dichos postulados fueron considerados en momentos diferentes a lo que hoy la nación necesita, por la crisis de inseguridad que padecemos, la realidad es que el funcionamiento actual de las instituciones policiales ha sido insuficiente para la lucha contra la delincuencia, de ahí que se busquen formas y estructuras organizacionales que permitan –entre otros aspectos- los siguientes: 

  • Coordinación eficaz en la tarea policial: Al considerar a 32 responsables de la seguridad pública (uno por cada entidad), ya que tener 2,456 encargados de la seguridad en los municipios y delegaciones de la Ciudad de México dificulta el orden y el control. 

  • Transparencia y confianza: De acuerdo al estudio “Anatomía de la Corrupción”, elaborado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), en colaboración con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), se plantea a la policía municipal con un 78% de desconfianza, lo que refleja que la percepción ciudadana es negativa respecto de la policía municipal, de ahí la importancia de revertir tal cuestión dando mayor transparencia a los procesos de operación policial para prevenir posibles actos de corrupción, al tiempo de acompañar a los elementos de seguridad en un programa de ética pública permanente. El Mando Único policial podrá permitir que no se distinga entre policías de acuerdo a la esfera gubernamental a la que pertenecen, sino que sea una sola cara, es decir, una sola policía para la ciudadanía, que ayudará a recobrar su confianza.

  • Recurso Humano, Lo más valioso: se debe colocar al policía en el punto medular de las instituciones de seguridad, debe ser dignificado mediante:

      1. Identidad, con alto sentido de pertenencia.

      2. Profesionalización y certificación.

      3. Prestaciones.

      4. Desarrollo policial que garantice la igualdad de oportunidades.

      5. Carrera policial que asegure la adecuada implementación de los procesos de selección, ingreso, formación, capacitación, actualización, permanencia, evaluación y reconocimiento.

      6. Régimen disciplinario efectivo.

  • Protocolos de actuación homologados: El Mando Único supone la existencia de procedimientos y manuales de operación homogéneos a nivel nacional. Ésto obligará a cumplir con los estándares internacionales en temas tan sensibles como el respeto a los derechos humanos y el uso de la fuerza; asimismo la exigencia que impone el Nuevo Sistema de Justicia Penal es la implementación y aplicación del Código Nacional de Procedimientos Penales en todo México, a más tardar el 18 de Junio de este año, por lo que las policías deberán estar suficientemente capacitadas para las nuevas competencias que plantea el sistema, cuya tendencia parece transitar a contar incluso con un Código Nacional Penal, donde la homologación en la actuación policial sea total.

  • Estado de derecho: Tan graves son los casos de corrupción como de impunidad que se viven en nuestro país. De acuerdo al último estudio publicado en Transparencia Internacional, México ocupa el lugar 95 entre 168 países considerados en el Índice de Percepción de Corrupción. Asimismo, el Índice Global de Impunidad México 2016 publicado por la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), señala que este problema es una situación generalizada en todo el territorio nacional, siendo las instituciones de seguridad y justicia las más propensas al incumplimiento del marco jurídico. En este sentido, el Mando Único de policía sólo logrará su efectividad mediante el respeto  y el cumplimiento de la ley.

  • Equipamiento: Es un hecho que no todos los municipios cuentan con los recursos mínimos para sostener a sus policías, con capacidad de inteligencia, análisis criminal y de fuego, en este tenor, el Mando Único puede ser una alternativa para el uso eficiente del recurso financiero; al ser utilizado estratégicamente, dando prioridad a la inteligencia sobre la fuerza, mediante el uso de las tecnologías de información para una adecuada comunicación y coordinación. Los policías merecen contar con el equipamiento que combata realmente al crimen organizado.

Por las razones expuestas, considero importante valorar con seriedad la propuesta del Mando Único de policía, es momento de que nuestros representantes populares superen las diferencias políticas y actúen responsablemente en un tema que duele a México. Debemos reconocer como lo escribió recientemente Alejandro Martí “…que la policía municipal se creó como una fuerza preventiva de aproximación, no como un cuerpo capaz de hacer frente a un problema de delincuencia organizada. Lo que hoy tenemos simplemente no es mejor que el Mando Único”.

El esquema actual ha dejado a millones de mexicanos en manos de policías débiles, amedrentadas o bien compradas por el crimen organizado, de esta situación son muchos los ejemplos, por lo que es imperativo establecer otra forma de organización policial que no será la panacea, pero podemos avanzar si dicha política va acompañada de una cultura de legalidad de la cual absolutamente todos somos responsables, sociedad y gobierno, y esto tiene una profunda relación con los principios y acciones, derivadas de la conciencia social, sólo así alcanzaremos el pleno respeto y protección a los derechos humanos y haremos de la seguridad y justicia el México en paz que tanto anhelamos.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Casar, María Amparo (2015) “Anatomía de la Corrupción”. México: Centro de investigación y Docencia Económicas (CIDE), Instituto Mexicano para la Competitividad A. C. (IMCO) 

 

Forbes México (2014), “Los municipios más inseguros de México/II”, 27 de Noviembre de 2014, http://www.forbes.com.mx/los-municipios-mas-inseguros-de-mexico-ii/

 

Le Clercq Ortega, Juan Antonio y Rodríguez Sánchez Lara, Gerardo (2016), “Índice Global de Impunidad México IGI-MÉX 2016”, Febrero de 2016, http://www.udlap.mx/igimex/assets/files/IGI-MEX_CESIJ_2016.pdf.

 

Martí, Alejandro (2016, Enero 14) “Mando Único: definición Urgente”, El Universal, http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/colaboracion/alejandro-marti/nacion/2016/01/14/mando-unico-definicion-urgente.

 

Transparencia Mexicana (2016), “Índice de Percepción de la Corrupción 2015”, 26 de enero de 2016,http://www.tm.org.mx/ipc2015/.

Please reload

Artículo de la semana

COVID-19 y el nuevo orden mundial

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo
Please reload

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®