Políticas Públicas de Prevención del Delito: El Papel de la Ciencia en su Fundamento

 

Actualmente vivimos en México una realidad que nos hace poner mayor atención en los asuntos públicos que no solo afectan la imagen de los gobiernos o quienes dirigen los destinos de la nación en todos sus niveles, sino que afectan a todas las personas que como sociedad recibimos el impacto de sus decisiones. 

 

Definitivamente uno de estos asuntos es la Seguridad Pública, función del Estado a la que tanto autoridades como ciudadanía incumbe el correcto funcionamiento y su desarrollo progresista. Al respecto existe un temor generalizado debido a la inseguridad que vivimos, lo cual ha provocado un cambio radical en nuestra dinámica cotidiana.

 

En el consenso general, para darle solución al problema del incremento en los índices delictivos, se considera prioritaria la acción preventiva como mecanismo de combate a la delincuencia, siendo la Política Pública la vía mediante la cual, la autoridad hace efectiva esta exigencia de prevenir el delito. Por ello esta ocasión ahondaré en este concepto sin olvidar que para hablar de Política Pública de Prevención del Delito es importante entenderla a partir de todos sus componentes tomando en consideración la naturaleza de cada uno, es decir, entender el significado de Política Pública, Delito y prevención, para no abandonar su naturaleza y sus aspectos elementales a la hora de implementar cualquier acción. 

 

Lo más común en la práctica diaria es que se hable de este concepto básico (la prevención) en las acciones cuya meta es evitar la comisión de delitos, sin embargo lo que vemos son acciones reactivas o represivas, que derivan en la falta de resultados planteados, el incumplimiento de objetivos y el consecuente incremento del fenómeno delictivo.

 

Según la Real Academia Española la palabra “prevención” es la “Preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar algo”, lo cual parte de la existencia de un riesgo determinado y supone la presencia de un daño latente, por lo tanto es preciso obtener el conocimiento previo sobre un riesgo o daño futuro.

 

Esto mismo presume el ámbito de acción de estas Políticas Públicas; al ser una actividad anticipada, adoptará acciones que no permitan cristalizar un futuro conocido e indeseable; en consecuencia, las acciones que se lleven a cabo con posterioridad, no pertenecen a la esfera preventiva. Surge entonces una estrecha relación que guarda la prevención con un elemento fundamental: la predicción.

 

Previa acción de naturaleza preventiva se debe tener conocimiento detallado y científico acerca del horizonte futuro considerado perjudicial, de lo contrario se actúa sin expectativas acerca del objetivo de estas acciones y sin parámetros que pudieran permitir su evaluación, esto lo ofrece la predicción. 

 

Por otro lado, la predicción es considerada una de las cualidades para que el conocimiento científico tenga esta categoría y su alcance trasciende por ser ésta, el elemento que hace posible la prevención y explico el porqué.

 

La palabra predecir deriva del latín praedictio, que se refiere al anuncio de algo que ha de suceder. En cuanto a este tema existe toda una teoría, Eli de Gortari, en su libro “Introducción a la Lógica Dialéctica”, la define como “la inferencia o grupo de inferencias, establecida con base en los conocimientos adquiridos acerca del estado presente y de las leyes que gobiernan el comportamiento de un proceso, o conjunto de procesos, extrapolando estos datos hasta un intervalo de tiempo futuro”

 

Para este autor, la posibilidad de hacer predicciones se sustenta en que, en cualquier determinación científica así como en todo concepto, hipótesis, teoría, etc. que tenga un carácter científico, van implícitos en una relación necesaria dos elementos: predictibilidad y verificabilidad. Determina que los elementos de una explicación son las condiciones específicas, acontecimientos particulares y regularidades que sustentan las leyes científicas, llamándoles en su conjunto “explicadores” y derivan en un acontecimiento pasado, presente o futuro al que le llama “explicando”. Explica que la predicción es el aspecto alterno de la explicación en una relación lógica, donde la diferencia radica en que la explicación se refiere a sucesos ya realizados y la predicción a los que aun no se presentan.

 

Sobre este tema Mario Bunge manifiesta que las predicciones científicas son “la deducción de proposiciones relativas a hechos todavía desconocidos o no experimentados, sobre la base de leyes generales y de elementos de información específica”

. También distingue los elementos que conforman las explicaciones, a los que llama explanandum (problema que hay que explicar) y explanans (motivos, fundamentos, razones y en general a todo lo que lo explica). 

 

Este contexto hace posible que las Políticas Públicas de Prevención del Delito actúen directamente sobre el conocimiento previo del delito, a partir de los elementos que exponen el cómo y el porqué del mismo, con la finalidad de intervenir antes de que se cometa y por ende se actúa desde el origen, evitando que el posible delincuente transgreda la ley y no que aquellas personas ajenas a estas conductas eviten ser víctimas.

 

Las Políticas Públicas de Prevención del Delito están a cargo de las instituciones de gobierno creadas para este objetivo específico. Es parte de la actividad del Estado para garantizar la seguridad, debería encargarse de contar con personal multidisciplinario, capacitado y con los conocimientos necesarios que les permitan identificar el problema, estudiarlo científicamente, conocerlo, determinar sus causas y concluir las alternativas idóneas para una verdadera prevención. Al dejarlas totalmente a criterio político se desvirtúa la actividad preventiva, siendo rebasada por la actividad política. 

 

Me atrevo a decir que ninguna Política Pública de Prevención del Delito, ha presentado desde su origen, algún análisis sobre los elementos hasta ahora mencionados, bastaría revisar cualquiera de ellas para darse cuenta que se trata de meras voluntades políticas sin un respaldo teórico ni estudio sistemático que justifique su creación e implementación. Actualmente las Políticas Públicas se traducen en participación ciudadana, cuya presencia es importante para una Seguridad Pública Integral, pero no es quien deba encargarse de esta importante función. 

 

1 DE GORTARI, Eli. “Introducción a la Lógica Dialéctica”. P.269.

2 BUNGE, Mario. “La Causalidad. El principio de causalidad en la ciencia moderna”. Ed. Sudamericana. Argentina 1959. P. 429.

Please reload

Artículo de la semana

Infancia

1/1
Please reload

Artículos recientes

30.03.2020

Please reload

Secciones
Archivo