Los Padres: La Mejor Figura para la Prevención de la Drogadicción

 

La familia es la primera escuela donde se forman y difunden los valores, siempre ha sido y es el principal pilar de la sociedad, ya que es el lugar donde los miembros nacen, aprenden, se educan y desarrollan.

 

Por lo anterior, es muy importante la armonía en el hogar ya que de eso dependen muchas cosas, por ejemplo, hay diferentes situaciones o vivencias en la que puede estar una familia como es violencia, problemas, alegrías, tristezas, valores, comunicación, educación y principios. Todo esto repercute en todos los miembros ya sea positivamente o negativamente. Es por ello que los padres necesariamente deben considerar la importancia que representan dentro del núcleo familiar, ya que ellos demostraran y darán el ejemplo para la formación de los futuros ciudadanos.

 

En muchas ocasiones el ambiente familiar puede condicionar la actitud de los jóvenes, principalmente en la adolescencia, que es la etapa en la que los padres tienen que lidiar con el comportamiento de sus hijos. En algunas ocasiones ya no saben cómo controlarlos, esto por la independencia que ellos desean adquirir. De igual forma, los adolescentes pueden enfrentarse a situaciones negativas que los hagan más vulnerables o propensos a consumir droga. 

 

Las adicciones a las drogas son un problema común que se puede presentar a cualquier edad y con cualquier persona. Este fenómeno, que se da a nivel mundial, consiste en el consumo recurrente de drogas ilícitas o el uso indebido de medicamentos recetados o de venta libre con consecuencias negativas. Es una enfermedad que puede llevar a un sujeto a cometer determinados delitos con el fin de satisfacer su necesidad de consumo.

 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) una droga es toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y es, además, susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

 

Se puede identificar a los adictos por ciertas conductas y efectos que les producen las drogas. En los adolescentes, por ejemplo, observamos bajas calificaciones, robo a los padres, inestabilidad emocional, falta de asistencia a la escuela, agresividad, nerviosismo, delirios, sensación de pánico, ansiedad, miedo excesivo, aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, dificultad para concentrarse o prestar atención, insomnio y pupilas dilatadas.

 

Como padres debemos que reflexionar y siempre estar pendientes para que los niños tengan valores firmes, que no caigan en malas compañías y así tengan un buen comportamiento en la sociedad. La drogadicción es un grave problema social que afecta a la familia, a las amistades, a todo el entorno y lo más importante, destruye la vida. Por ello, les dejamos una serie de recomendaciones que como padres pueden adoptar para evitar que sus hijos entren al mundo de las drogas:

 

  • Fomenta la imagen personal positiva: si el hijo se siente amado por sus padres y recibe de ellos mensajes de valoración, se sentirá seguro de sí mismo. Para eso es necesario reconocer que cada hijo es único, asegurarse que se sienta querido y demostrarle cariño, confiar en ellos y demostrarlo, estar disponible para escucharlo y compartir momentos, respetar su privacidad, ayudar a que tenga éxito en las cosas que emprende y a enfrentar fracasos y errores.

 

  • Ayudarles a madurar: promover la toma de decisiones responsables, darles tareas y responsabilidades, no hacer las cosas en lugar de ellos, tener una actitud abierta, flexible y de apoyo frente a los cambios de la edad.

 

  • Enséñales autocontrol: los padres pueden ayudar a sus hijos a manejar y expresar adecuadamente sus emociones (pena, ansiedad, rabia, frustración, etc.) siendo ejemplo de conducta frente a situaciones problemáticas o conflictos, no perdiendo el control, mostrando serenidad, reflexionando y buscando alternativas de expresión.

 

  • Establece límites, normas claras y respetables. Su importancia radica en que estructuran a los hijos, les ayudan a tener las cosas más claras, a saber lo que hay que hacer y lo que no. Esto le da seguridad. Por esto los límites se van adecuando a la etapa de desarrollo de los hijos, de menor a mayor autonomía.

 

  • Fomentar la comunicación al interior de la familia: respetar sus opiniones, corregir sin descalificar, ridiculizar, sermonear o comprar, ser leal, reconocer nuestros errores, expresarle nuestros sentimientos, buscar conciliar sus necesidades con las nuestras, promover un clima de creatividad y humor, aceptar rebeldía y criticas como parte del proceso de desarrollo, así como promover el uso del tiempo libre en familia.

 

  • Enséñale a tu hijo a decir NO para que aprenda a negarse ante propuestas que vayan en contra de lo que realmente quiere. Proponle a tu hijo la realización de actividades culturales o deportivas, esto lo alejara de la posibilidad de iniciar el consumo de drogas.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Artículo de la semana

Los sistemas penitenciarios en México y el mundo

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo