Juntos Construimos La Paz

 

Promover la prevención del delito y disminuir las conductas antisociales entre la población infantil, es el objetivo del programa “Juntos Construimos la Paz” que arrancó a principios de esta administración en coordinación con diversas escuelas del municipio de Toluca. Se trata del trabajo coordinado de dos instancias de la administración pública municipal, que hacen posible que cientos de hogares cambien en su actuar; estamos hablando de la Defensoría de Derechos Humanos y la Dirección de Seguridad Pública y Vial de Toluca.

 

Con este programa se promueven los valores que encaminan a las familias a construir la paz desde el interior de sus hogares y poder reflejarlos en la sociedad. Consta de dos etapas, la primera es una serie de pláticas con los padres de familia y maestros, acerca de la importancia de valorar al niño, dar cuidados físicos y emocionales y crear un ambiente familiar sano. La segunda consta de un canje de armas infantil, que consiste en intercambiar un juguete bélico por un botón con la estrella de la Policía Municipal.

 

En las pláticas se les hace mención de las actitudes negativas que como heredamos a los hijos, sobre todo a los varones, por ejemplo incitarlos a jugar con juguetes bélicos, acción que según los especialistas desencadena comportamientos violentos. Por tal motivo, se les invita a los padres de familia a que se eviten. 

 

Éstas también son impartidas a la población estudiantil, quien es el objetivo principal del programa, proporcionándoles información referente a los 10 derechos más importantes de los niños: el reconocimiento de sus derechos, el derecho de tener protección, nombre y nacionalidad, derecho a la salud, a cuidados especiales en caso de ser necesario, derecho a recibir educación de calidad, el derecho que tienen todos los niños a tener una familia, vivienda y alimentación, a la recreación y tener amor. Asimismo, se les habla de los valores como una herramienta para lograr vivir en paz y en armonía.  Además se les dan a conocer dieciséis actitudes para ser felices, abarcando temas como acoso escolar, respeto, tolerancia y demás principios para la sana convivencia. 

 

En estas pláticas se habla de la importancia de cuidar el orden de la sociedad a través del respeto a nuestras autoridades; una de ellas es a la figura policial, quienes son los encargados de velar por la paz de la sociedad, mencionándoles que al siguiente día estarán en su escuela con un canje de armas infantil, como parte de lo aprendido.

 

Una vez concientizados padres de familia, autoridades escolares y alumnos, se presenta personal de la Dirección de Seguridad Pública y Vial para llevar a cabo el canje de armas infantil. Los niños se emocionan al saber que su juguete será cambiado por un botón con la estrella de la Policía Municipal, confiriéndoles las investidura de vigilantes de un valor, que viene impreso en el mismo: igualdad, tolerancia, lealtad, honestidad, responsabilidad, paz, generosidad, honradez, amistad y armonía. 

 

Cabe hacer mención que hay pequeños que no cuentan con juguetes bélicos, por lo que se les invita a que hagan un dibujo de lo que significa para ellos la paz y son canjeados de la misma manera.

 

A dos años de su implementación, se ha trabajado con 34 escuelas de preescolar, primaria y secundaria, que han participado de manera activa, intercambiando ocho mil quinientos ochenta dibujos, ocho mil doscientos cuarenta y un juguetes bélicos y ciento veinte juguetes no bélicos pero que por alguna razón los pequeños así lo consideraron. Definitivamente un gran número de juguetes que van desde pequeños soldaditos de plástico hasta sofisticadas armas de dardos que llegan a medir hasta medio metro de largo.

 

Después de la implementación de este programa los padres de familia han quedado satisfechos con los comportamientos mostrados por sus hijos: son menos violentos y más conscientes de que sus actos dicen muchos de ellos.

 

Una vez culminado el programa, los pequeños tendrán la oportunidad de crear el Muro de la Paz, en donde quedarán sus juguetes como testigos de que los niños del municipio de Toluca desean dejar atrás la violencia que desgraciadamente los adultos hemos creado.

 

Sin duda alguna, queda mucho por hacer para que los niños tomen conciencia real que la violencia no es la solución a los problemas que enfrentarán a lo largo de su vida y que este programa sea el referente para estas generaciones de que las autoridades están de su lado y que pueden confiar en ellas en cada momento. 

 

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo