Dra. A. Eunice Rendón Cárdenas: México como Ejemplo de Prevención del Delito a Nivel Latinoamérica


Eunice Rendón es maestra y doctora en Sociología Política y Políticas Públicas por el Instituto de Estudios Políticos de París (Sciencies-Po) y maestra en Ética Biomédica y Psicosocial por la Universidad de Chile. En la administración pública federal se ha desempeñado como directora general de Relaciones Internacionales de la Secretaria de Salud, así como asesora de distintas en distintas áreas.


Fue encargada de despacho de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación de mayo a septiembre del presente año. Actualmente se desempeña como Directora General de Coordinación Intersecretarial de dicha instancia. En el tiempo que estuvo como encargada de la Subsecretaría en comento, realizó visitas a un importante número de municipios que reciben recursos del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (PRONAPRED), realizando una importante labor de supervisión y evaluación.


Nos concede esta entrevista donde nos comparte la importancia de la prevención y las principales acciones que se han realizado a partir del nacimiento del PRONAPRED. La Dra. Rendón ya había colaborado con nosotros con el artículo Jóvenes: Población prioritaria en la prevención social de la violencia y la delincuencia, los invitamos a consultarlo:

http://www.revistapensamientolibre.com/j_venes_poblaci_n_prioritaria_en_la_prevenci_n_social_de_la_violencia_y_la_delincuencia.


- ¿Por qué apostarle a la prevención y no a más policías o equipamiento?


La prevención implica atender aquellos factores de riesgo social que están vinculados con la ocurrencia y persistencia de la violencia y la delincuencia; fomentar la integración comunitaria; promover la participación ciudadana en la solución de problemas de seguridad y fomentar los lazos de confianza entre la sociedad y las autoridades encargadas de la seguridad.


Por primera vez en México la política de seguridad cuenta con estrategias reactivas y de control frente a la violencia y el delito, pero además con estrategias de prevención social que atiende las causas y factores de riesgo que generan dichos fenómenos. Disuadir la violencia y la delincuencia mediante esquemas punitivos es tan importante como prevenir los factores sociales que la promueven, por ello, hablar de prevención social implica entender que la multicausalidad de la violencia debe ser atendida de manera integral y desde un enfoque multidisciplinario.


En este sentido, conscientes de que uno de los mayores retos que enfrenta el país es fortalecer la confianza ciudadana en las autoridades, el enfoque de prevención no genera un juicio respecto al número de policías o equipamiento sino que busca trabajar de la mano con la ciudadanía y las instituciones policiales, la consolidación de un modelo de proximidad que facilite el acercamiento entre la policía y la sociedad y con ello potencie su eficacia, prevenga el delito, mejore la percepción de seguridad y fomente la cohesión social.


Para lograrlos los objetivos, la política de prevención implementa acciones integrales que brindan oportunidades de empleo y desarrollo productivo en la legalidad a los jóvenes; protegen y empoderan a las mujeres para que ejerzan plenamente sus derechos; previene la deserción y el acoso escolar; fortalecen el núcleo familiar con esquemas de crianza positiva; recuperan espacios públicos para la convivencia; brindan opciones de vida sanas y previene adicciones; impulsan esquemas de mediación comunitaria; promueven la atención integral de jóvenes en conflicto con la ley para brindarles opciones reales de reinserción social; fortalecen los lazos de confianza entre la ciudadanía y el gobierno y construyen capacidades técnicas y operativas de instituciones clave a nivel nacional.


La política pública para la prevención social de la violencia y la delincuencia se construye paso a paso de la mano con los ciudadanos, por ello en la medida que éstos se apropien de las acciones implementadas a en sus comunidades, se acerquen a sus autoridades y participen activamente en la recuperación de su entorno estaremos generando comunidades cada vez más seguras y resilientes.


En su Tercer Informe de Gobierno el Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto, menciona en segundo lugar de importancia a la prevención y señala a la zona metropolitana de la Laguna como un ejemplo a nivel nacional. A decir de usted, ¿qué ha han hecho los gobiernos de Coahuila y Durango para obtener esos resultados?


El Gobierno del Estado de Durango ha impulsado una estrategia integral en materia de seguridad en sus dos componentes reactivo y preventivo; estrategia alineada a la política nacional cuyo objetivo fundamental ha sido abatir los delitos mediante la prevención social, la transformación institucional de las fuerzas de seguridad y el fortalecimiento del sistema de reinserción.


Y para ello, el gobernador del estado, C.P. Jorge Herrera Caldera, con el apoyo del Gobierno Federal, tomó decisiones trascendentales: el Cierre del Centro de Readaptación Social No. 2 ubicado en Gómez Palacio, ya que se había convertido en un centro de operaciones de un grupo criminal de la región; la depuración del Centro de Control, Comando y Comunicaciones (C-4) y de las policías municipales de Gómez Palacio y Lerdo; la firma del Convenio de Mando Único y del Convenio con SEDENA para el apoyo de 300 efectivos militares; el establecimiento del Mando Especial en la Laguna; la Construcción del CEFERESO y del Cuartel Militar en Gómez Palacio.


Aunado a esto, y con el objetivo fundamental de mejorar las condiciones de seguridad y justicia, se trabajó la reducción de los factores de riesgo que generan la violencia y delincuencia mediante la estrecha colaboración de los tres órdenes de gobierno y, esencialmente, de la activa participación de la sociedad, median