Sentido de Pertenencia como una Necesidad Humana

 

Los seres humanos somos criaturas sociales, nacemos y nos desarrollamos en un contexto en el que adquirimos hábitos, valores y pautas de conducta a través de la interacción que tenemos con las personas que nos rodean.

 

A lo largo de nuestra vida cambiamos nuestra pertenencia a diversos grupos sociales; la familia es el primero de ellos. Cada uno de estos grupos se organiza de tal modo que se garantice su subsistencia, la convivencia óptima dentro del mismo y la resolución de los problemas entre los propios miembros y con el exterior. Estos grupos tienen una gran influencia en nuestra identidad personal y social; cualquier interacción social implica nuestro sentido de pertenencia a un grupo determinado.

 

Pero ¿a que nos referimos por sentido de pertenencia? A un sentido de identificación de un individuo con un grupo, a la satisfacción de una persona al sentirse parte integrante de un grupo. Maslow (1954) coloca la pertenencia en el tercer escalón de la pirámide de necesidades humanas. Establece que cuando las necesidades fisiológicas y de seguridad se satisfacen, emerge la necesidad de amor, afecto y pertenencia. Diversos autores coinciden en que la necesidad de pertenecer está asociada con procesos cognitivos, patrones emocionales, comportamiento, salud y bienestar. Sentirse parte afecta la percepción que se tiene de los demás y conduce a emociones positivas como felicidad, alegría y calma. De la misma manera, el no sentirse parte puede desembocar en tristeza, soledad y ansiedad.

 

Existen en la literatura diversos relatos anecdóticos de pertenencia, por ejemplo Dasberg (1976) identificó la falta de un sentido de pertenencia como denominador común en el colapso mental de los soldados israelíes durante la guerra. Cada soldado describió sentirse cortado y arrancado, abandonado, rechazado y psicológicamente “roto”. Kestenberg y Kestenberg (1988), relataron que muchos niños sobrevivientes del Holocausto sentían no pertenecer a ningún lugar, en términos de país, grupo social o edad. Los autores observaron que la pertenencia es un componente importante de las relaciones de identidad y objetos. "A medida que el niño crece, se desarrolla un sentido de pertenencia no sólo a la familia, sino a la comunidad, la nación y un grupo cultural". (Hagerty, 1992). 

 

Algunos investigadores se han dado a la tarea de investigar de que forma el sentido de pertenencia ayuda a las personas que sufren padecimientos afectivos como el trastorno depresivo mayor, entendido éste, como aquella enfermedad que se caracteriza por el estado de ánimo deprimido o tristeza persistente que dura más de dos semanas, pérdida de interés en actividades habituales, pérdida de peso, trastornos del sueño, cansancio, disminución del deseo sexual, sentimientos de inutilidad, dificultad para concentrarse o tomar decisiones y pensamientos recurrentes de suicidio; tal es el caso de Bonnie M. Hagerty y Reg A. Williams, quienes estudiaron la relación entre el sentido de pertenencia y el apoyo social sobre la depresión. 

 

Dichos autores encontraron que el apoyo social tiene un efecto indirecto sobre la reducción de la sintomatología, mientras que el sentido de pertenencia tiene un mayor impacto, en otras palabras, no importa la cantidad de amigos que se tenga o la frecuencia con la que se socializa con ellos, si no se reconoce la importancia y la necesidad de conectar con los demás. (Hagerty & Williams, 1999). Del mismo modo Fisher y colaboradores, consideran como un objetivo importante para la evaluación y el tratamiento de la depresión, el uso de intervenciones cognitivas, conductuales e interpersonales  orientadas a mejorar el sentido de pertenencia del individuo, debido a la relación directa entre éste, la depresión y la desesperanza que observaron en sus recientes investigaciones.  (Fisher, et al., 2015). 

 

La comprensión de este concepto, como una necesidad del ser humano por sentirse que forma parte de un grupo de personas, además de la influencia que tiene sobre el afecto y sobre la conducta misma, pueden permitirnos entender de una manera mas amplia el funcionamiento social y psicológico de los personas y su interacción con los demás; el sentimiento de pertenencia, desde este punto de vista, nos es fácil percibirlo como fuente de autoestima y motivación. 

 

Referencias

 

Fisher, L. B., Overholser, J. C., Ridley, J., Braden, A., & Rosoff, C. (2015). From the Outside Looking In: Sense of Belonging, Depression, and Suicide Risk. Psychiatry, 78(1), 29-41.

 

Hagerty, B. M., Lynch-Sauer, J., Patusky, K. L., Bouwsema, M., & Collier, P. (1992). Sense of belonging: A vital mental health concept. Archives of psychiatric nursing, 6(3), 172-177.

 

Hagerty, B. M., & Williams, A. (1999). The effects of sense of belonging, social support, conflict, and loneliness on depression. Nursing research, 48(4), 215-219.

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo