Retos en Materia Legislativa de la Vivienda en México

 

De inicio quiero agradecer la oportunidad que me brindan de hacer uso de este espacio en la revista Pensamiento Libre, ahora que inicia otra etapa de su vida editorial. Aprovecho la ocasión para expresar mis mejores deseos a todo el equipo de periodistas y profesionales que hacen posible este medio de comunicación. 

 

En esta ocasión quiero abordar uno de los temas de mayor relevancia para el Gobierno de la República, la vivienda; sin embargo, el tema de vivienda resulta ser un tanto complejo porque en la actualidad va más allá de un techo y unas paredes donde pueda resguardarse una familia; el suelo, la zona geográfica y el clima, los servicios públicos, los materiales con los que se fabrican, entre muchos otros factores hacen posible que ésta, cumpla también con las necesidades de tranquilidad, desarrollo y armonía.

 

Es por eso que resulta muy satisfactorio que el Gobierno de la República, comprometido con los objetivos trazados y planteados en la Política Nacional de Vivienda, no sólo recoja el espíritu del trabajo de esta LXII Legislatura en materia de vivienda, sino que las esté instrumentando y generando ese bienestar de facto que se busca entre las familias mexicanas. Pero además, que fomenta e incentiva la participación de los sectores público, social y privado, en la atención de las necesidades de créditos y facilidades diversas, para que la población en situación de pobreza, marginación o vulnerabilidad pueda acceder a una vivienda que mejore sus niveles de vida.

 

Por ello, nuestro trabajo legislativo busca consolidar y garantizar en una Ley General que parta del esquema concurrente y redistribuya, defina de manera integral, consciente y realista las competencias de la Federación las entidades federativas y los municipios. Una ley que implique un nuevo ordenamiento jurídico integral, que interrelacione los diversos ordenamientos normativos vinculados con la materia, acordes con el desarrollo sustentable, las proyecciones de movilidad y el uso inteligente del suelo.

 

De esta manera, no sólo se tomará en cuenta el aspecto social del problema, sino que se podrá convertir en una verdadera política incluyente que aborde los desafíos de manera extensiva, sin descuidar importantes aspectos de las políticas de vivienda.

 

Es necesario adoptar nuevas formas de organización para poder hacer frente a los diferentes retos que surgen día con día. Requerimos concentrar los esfuerzos de los distintos sectores y enriquecer los juicios y decisiones de nuestros órganos directivos, con los conocimientos técnicos de especialistas en vivienda, que contribuyan a la adecuada planeación y ejecución de los programas de la materia.

 

El trabajo legislativo realizado en materia de vivienda desde el Senado de la República, ha sido muy puntual en recoger el espíritu humano y familiar que implica una casa, un hogar más allá de la construcción.

 

Durante la presente administración del Gobierno Federal los frutos en la materia han sido de la mayor trascendencia; recordemos que durante la presentación de las Medidas de Impulso a la Vivienda 2015, nuestro Presidente Enrique Pena Nieto, destacó que en 2014 la industria de la construcción generó más de 135 mil 800 empleos formales de acuerdo con el IMSS; respecto a 2013 fue cinco veces mayor (25 mil 400).

 

En 2015 el sector de la vivienda entra con un panorama de grandes expectativas, incluso el propio secretario Videgaray destacó que en este año se podrá generar vivienda suficiente, digna y financieramente sustentable. Con 560 mil viviendas cerró el inventario 2014 del Registro Único de Vivienda, 34 por ciento más que 2013.

 

Y es aquí donde quiero destacar que estos resultados, han sido posibles gracias a esa necesaria coordinación institucional, el trabajo legislativo y por supuesto la propia SEDATU como cabeza de sector, han logrado en conjunto trascender al agotamiento que al inicio de la administración federal se presentaba con franqueza en el sector.

 

Respecto de las medidas anunciadas resalta el apoyo para los sectores de la población que requieren soluciones especiales de vivienda, tal es el caso de 15 mil jóvenes, 20 mil jefas de familia que en este año serán respaldados por la CONAVI. 

 

En el caso de las personas con discapacidad, adultos mayores y migrantes, podrán adquirir una vivienda mediante un financiamiento de la Banca de Desarrollo.

 

En este ámbito reformas ya están generando efectos positivos, con la Reforma Financiera se puede reestructurar una hipoteca, lo que permite cambiarse a una institución financiera que ofrezca menores tasas de interés, sin que esto genere esto gastos adicionales, como en el caso de un Notario.

 

Otro es el caso de las familias que se integren a la formalidad, que gracias a la Reforma Hacendaria, tendrán dos opciones de adquirir un financiamiento para vivienda, uno mediante el crédito hipotecario tradicional, con un subsidio de CONAVI de hasta 30 mil pesos o bien, con un crédito del INFONAVIT para construir en terreno propio.

 

Además del paquete de medidas anunciado, que impulsará en este año la vivienda en el país y detonará una inversión aproximada de 370 mil millones de pesos en la construcción de 500 mil viviendas, sin duda constituye un compromiso de cara al rezago habitacional que asciende a los 9,7 millones de vivienda.

 

Así es como el Gobierno de la República mediante la Política Nacional de Vivienda sigue respaldando a las familias mexicanas y sus aspiraciones de contar con un espacio propio, dando con éste certeza patrimonial y calidad de vida para sus hijos.

Please reload

Artículo de la semana

Infancia

1/1
Please reload

Artículos recientes

30.03.2020

Please reload

Secciones
Archivo