El Diseño Gráfico de la Revista Pensamiento Libre

 

Mi padre solía decirnos, a mi hermana y a mí, que la vida son solo pequeños momentos que se quedan en nuestro corazón y marcan nuestro camino

 

De esta manera, mi participación en la revista Pensamiento Libre ha marcado mi camino, no solo como diseñadora, sino como persona, pues a lo largo de cinco años vi nacer y crecer un proyecto, con el que también se desarrolló mi talento editorial, y que hoy evoluciona para convertirse en un proyecto altruista que se preocupa y ocupa de la educación en nuestro país.

Hoy tuve la encomienda de sentarme frente a la computadora para plasmar mi experiencia a lo largo de cinco años de esta publicación, en esta ocasión usando palabras y no imágenes y colores como lo he hecho en este tiempo. Debo confesar que han sido los seis días mas complicados desde que soy parte del equipo de la revista. No me imaginé que escribir un artículo fuera tan complicado. Ahora entiendo por qué en algunas ocasiones los colaboradores pedían más tiempo para sus entregas.

Intentando redactar estas palabras me doy cuenta de lo complejo que es armar en párrafos el pensamiento, sobre todo mi pensamiento que está regido por signos y significantes que giran en total desorden, pero que se convierten en diseños novedosos donde se acomodan las palabras de los colaboradores, dando así forma a los artículos de la revista. Quiero pensar que si alguno de ellos, los colaboradores, tuviera que sentarse frente a la computadora y plasmar con imágenes su pensar, se sentiría justo como yo en este momento.

Como la diseñadora de la revista he tenido la compleja pero apasionante encomienda de transformar las palabras de los autores en gráficos que logren comunicar y generar la emoción que el escritor pretendía cuando lo redactó. De esta forma y siempre de la mano de nuestra editora Lupita Yamin, con quien logré formar una excelente mancuerna, dimos forma a cada una de las páginas de 31 revistas. Para dar la revisión final del diseño de cada número, ella acudía a mis oficinas y literalmente se sentaba junto a mí, indicándome los cambios necesarios hasta que ambas considerábamos que la edición estaba lista.

Cada número tiene muchas horas de trabajo detrás. Desde que se gestaba el diseño hasta ver cómo la imprenta producía lo que sólo eran imágenes y archivos de computadora. La emoción continuaba al imaginar a los lectores hojear ese objeto producto del apasionado trabajo de todos nosotros.

Sin embargo, no todo fue fácil. Por ejemplo, hubo portadas complicadas que requirieron de horas extra de trabajo. En esas ocasiones las imágenes no proyectaban la idea central del número y debíamos encontrar la adecuada sin importar el tiempo que se requiriera.

En otros momentos, las revisiones finales de las ediciones se realizaron de manera remota. Esto ocurrió cuando nuestra editora viajó dos meses a España, a trabajar en su tesis de doctorado, y todo fue vía correo electrónico. Los medios digitales han simplificado nuestra vida y se han convertido en herramientas de trabajo. No obstante, la interacción cara a cara sigue siendo más eficiente.

No importan los obstáculos que tuvimos que sortear para lograr cada edición, lo que trasciende es que pudimos hacerlo.Confieso que mi mejor aliado siempre ha sido, y seguramente seguirá siendo, una taza de café.

Me considero una apasionada del diseño. Soy de esas personas que aman lo que hacen y el armar esta revista me permitía expresarme no con palabras, sino con elementos gráficos siempre pensados y planeados para comunicar de la mejor manera lo que cada palabra reflejaba.

A lo largo de 31 números de la revista Pensamiento Libre he tenido la posibilidad de leer cada uno de los artículos, de plasmar en el papel el pensamiento y anécdotas de los colaboradores. Cada color, textura y letra representa la pasión que todos nosotros sentimos por lo que hacemos cada día y que pudimos transmitir al lector.

Son cinco años no solo de sentarnos frente al computador, sino de formar parte de un grupo multidisciplinario con un fin común: expresar nuestro libre pensamiento.

Hoy cierra el ciclo de la revista Pensamiento Libre como la conocemos hasta ahora, pero continúa el proyecto, dejándonos así muchas horas más de diseño, de comunicar por medio de imágenes, letras y colores. Me complace saber que podré seguir creciendo de la mano de un excelente grupo de colaboradores.

Please reload

Artículo de la semana

Carta de la directora

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo