Movilidad Segura: Infraestructura, Ley y Cultura

05/03/2015

 

El derecho de toda persona y de la colectividad a disponer de un sistema integral de movilidad de calidad y aceptable, suficiente y accesible que, en condiciones de igualdad y sostenibilidad, permita el efectivo desplazamiento de todas las personas en un territorio para la satisfacción de sus necesidades y pleno desarrollo.

 

Escuchamos hablar cada vez más de movilidad sustentable, se nos invita a caminar, a andar en bicicleta, a usar el transporte público y a reducir el uso del automóvil. Sin embargo, una de las principales limitantes para hacerlo es que nuestra seguridad en las calles no está garantizada. Generalmente se atribuye esta inseguridad a la falta de cultura vial, donde los peatones se atraviesan a mitad de las calles, los ciclistas andan en sentido contrario y los automovilistas no ceden el paso. Sin embargo, me gustaría proponer un enfoque diferente, en donde se considere la infraestructura, la ley y la cultura.

Imaginemos que queremos ir al supermercado caminando, para hacerlo tenemos que atravesar una calle de cuatro carriles, en la cual se ha dispuesto de un puente peatonal. Al llegar al puente, nos vemos en el dilema de atravesar por la calle o subirlo. Nuestra sociedad nos ha indicado que lo civilizado es subir y cruzar por el puente, ¿quién no ha visto la foto del perro atravesando por el puente peatonal y la persona por el arroyo vehicular, pensado en lo irresponsable y poco educado que es el peatón? Sin embargo, valdría la pena cuestionarnos también ¿quién decidió poner un puente peatonal en lugar de un semáforo vehicular? ¿Por qué el esfuerzo de quien camina tiene ser mucho mayor que el del automovilista, cuyo esfuerzo se limita a pisar el freno? Ahora, imaginemos que se trata de un adulto mayor o de una mujer embarazada; en este caso diría que la forma en que se están diseñando las ciudades limita su derecho a la movilidad.

El derecho a la movilidad se entiende como “el derecho de toda persona y de la colectividad a disponer de un sistema integral de movilidad de calidad y aceptable, suficiente y accesible que, en condiciones de igualdad y sostenibilidad, permita el efectivo desplazamiento de todas las personas en un territorio para la satisfacción de sus necesidades y pleno desarrollo” (CDHDF- ITDP, 2013, p. 34).

Este derecho se trata también de equidad, ya que debe considerarse a todos los usuarios de la vía. Una encuesta de movilidad en las 59 zonas metropolitanas del país señaló que de cada 10 personas, 7% utilizan el trasporte público, 2% utiliza coche propio, 1% usa la bicicleta y 8% algún otro medio (Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública [Cesop] 2014: 4). Es decir, la gran mayoría no dispone de automóvil y se mueve en transporte público, el cual conlleva un traslado peatonal.

Muchas ciudades del mundo aspirarían a tener el reparto modal de las nuestras, el reto es mantener este reparto no porque no queda de otra, sino porque está garantizada la seguridad de las personas, además de disponer de altos estándares de calidad en los niveles de servicio peatonal, ciclista y del transporte público.

El enfoque de seguridad vial tiene que ser el de prevención, pues los hechos de tránsito no son fortuitos, se pueden evitar. Un primer factor es la infraestructura, es decir, garantizar que el diseño de la calle indique el comportamiento de los distintos actores. A veces parece que tenemos calles esquizofrénicas, carriles muy amplios que invitan a desarrollar altas velocidades de más de 100 km/h, y señalamientos indicando una velocidad máxima de 50 km/h.

Para contar con infraestructura segura, se proponen tres estrategias de diseño. Primero intersecciones seguras, ya que es donde más ocurren hechos viales, en donde se respeten las líneas de paso peatonal, se reduzcan los radios de giro con lo que se disminuye la velocidad de los automóviles al dar vuelta, se cuente con tiempos semafóricos suficientes para todos los usuarios, entre otras.

Por otro lado, implementar calles completas en las vías primarias, donde dada la diferencia de las velocidades de los usuarios, se requiere separarlos y brindarles un espacio de calidad. Esto es, banquetas amplias, ciclovías con elementos separadores, carriles vehiculares y carriles de uso exclusivo para el transporte público. En la Ciudad de México, la línea 5 del metrobús en avenida Eduardo Molina es un buen ejemplo de este diseño.

Finalmente, para las calles secundarias se recomienda implementar estrategias de pacificación del tránsito, esto es, mediante estrategias de diseño reducir la velocidad y el volumen del tráfico automotor para que los distintos usuarios compartan la calle. Un ejemplo es la calle de prioridad peatonal de 16 de Septiembre en el centro histórico de la Ciudad de México.

En cuanto a la ley, es necesario contar con reglamentos de tránsito que promuevan un uso del espacio público más equitativo, donde se establezca la prioridad de las personas sobre los vehículos. Además, este debe ser aplicado, para lo cual es fundamental alinear incentivos de las autoridades y los ciudadanos para que efectivamente se cumpla.

Finalmente, en cuanto a la cultura, es importante fomentar la prudencia y cortesía en las vías y los espacios públicos, y promover un cambio de hábitos de movilidad más sustentables, eficientes y saludables, favoreciendo la multimodalidad. Esto se logra también mediante la provisión a los ciudadanos de la información necesaria para tomar mejores decisiones acerca de cómo movernos, lo cual permitiría identificar las ventajas de cada uno de los medios de transporte y combinarlos de la forma más eficiente.

Poder movernos de forma segura en la ciudad en los distintos medios de transporte favorecerá que cada vez mueran menos personas a causa de hechos de tránsito, que se utilicen más medios de transporte sustentable y se disminuya el uso del automóvil que tantas externalidades negativas genera, y que exista una interacción más humana en nuestras calles.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo