La Educación como Detonante de la Acción Pública

04/11/2014

 

Los municipios que tienen la población de 15 años o más con mayores niveles de escolaridad concentran 75% de las OSC. Lo que equivale a 96% de los recursos captados en los últimos cuatro años. Éstos son los municipios de Toluca y Metepec.


Con el crecimiento demográfico —característico de las zonas metropolitanas—, la ciudadanía demanda más y mejores servicios públicos. De la población nacional que se concentra en estas zonas, 57% también aspira a mejorar sus condiciones de vida mediante el desarrollo de las regiones que habita.

De acuerdo con la Constitución Política de nuestro país, la rectoría del desarrollo corresponde al Estado,y dado que el municipio es el nivel de gobierno más cercano a la población, éste retoma importancia en la atención de las demandas ciudadanas.

Prueba de ello es que en las últimas décadas se han llevado a cabo reformas sustanciales al artículo 115 constitucional, otorgando así más recursos públicos y responsabilidades a los municipios. Por ejemplo,la provisión de servicios públicos como el agua potable y drenaje, y la seguridad pública preventiva.

A pesar de los esfuerzos provenientes del ámbito gubernamental, los resultados son desalentadores para la Zona Metropolitana del Valle de Toluca (ZMVT), la cual constituye el objeto de estudio de este artículo. De acuerdo con cifras oficiales, en promedio 5% de la población de la zona habita viviendas sin agua entubada. Esta proporción es superior para los municipios de San Mateo Atenco y Almoloya de Juárez, con 22 y 18%, respectivamente.

Con relación al servicio de drenaje, destaca que en Almoloya de Juárez 19% de la población habita viviendas sin drenaje ni excusado. Esta proporción es de 11% en Temoaya y de 9% en Otzolotepec. Estos datos no deben sorprender al lector, si consideramos que una tercera parte de la población ocupada de la ZMVT, sobrevive con un ingreso igual o menor a dos salarios mínimos. Esta situación se agrava para el caso del municipio de Temoaya, donde esta condición alcanza a la mitad de su población ocupada.

Es innegable que las acciones que se llevan a cabo desde el ámbito gubernamental son de suma importancia. Sin embargo, el desarrollo local está determinado por actores múltiples de los ámbitos privado y social. Se requiere de la acción pública y no solamente de la acción del gobierno.

De aquí la importancia de entender los retos del desarrollo desde la acción pública en un espacio regional. Específicamente desde el sector social de la ZMVT, el cual no sólo cuenta con el derecho a elegir a sus gobernantes mediante el voto popular (donde el nivel de abstencionismo alcanzó 29% en promedio, en las elecciones locales de 2012). El sector social también tiene herramientas para influir en el desarrollo, como la conformación de asociaciones civiles, instituciones de asistencia privada, instituciones y asociaciones de beneficencia privada, y sociedades civiles.

De acuerdo con el Registro Nacional de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), en la actualidad existen 269 OSC activas en la ZMVT. Durante los últimos cuatro años, estas organizaciones recibieron recursos por 235 millones 180 mil pesos, mediante diversos programas gubernamentales a cargo de la Secretaría de Educación Pública; Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; Secretaría de Desarrollo Social; Secretaría de Hacienda y Crédito Público; Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; Secretaría de Economía; Secretaría del Trabajo y Previsión Social; y Secretaría de Gobernación, por mencionar algunas, del Gobierno del Estado de México y del Gobierno Federal.

Además, cuando nos adentramos al análisis desde el espacio regional, observamos efectos desiguales y grandes diferencias en el número de OSC activas, en los 15 municipios que conforman la ZMVT. Los municipios que tienen la población de 15 años o más con mayores niveles de escolaridad concentran 75% de las OSC. Lo que equivale a 96% de los recursos captados en los últimos cuatro años. Éstos son los municipios de Toluca y Metepec.

Por el contrario, en Calimaya, Chapultepec, Mexicaltzingo, Otzolotepec, San Antonio la Isla y Xonacatlán se registraron como máximo tres ONG por municipio, las cuales durante los últimos cuatro años no han logrado obtener recursos de ningún programa gubernamental en beneficio de los habitantes de sus localidades. Estos municipios también se distinguen por contar con un promedio de escolaridad menor, entre la población de 15 años o más, esto quizá también porque sus actores sociales no están suficientemente implicados en una verdadera acción pública.

Dado lo anterior, podríamos posicionar a la educación como una condición necesaria para la acción pública. Se denomina necesaria y no suficiente, debido a que ni las reformas en el marco normativo del actuar gubernamental municipal de las últimas décadas ni los cambios sociales que promueven una mejora sustancial en la calidad de la educación lograrán por sí solos la transformación permanente de la acción pública.

Cabe señalar que los beneficios sociales de una ONG no están limitados a la utilidad económica. Con la introducción del concepto de redes temáticas (issue network), por ejemplo, sabemos que otra ventaja es la posible intervención e influencia en el debate sobre la orientación de una política pública determinada.

La organización de los ciudadanos a través de las ONG es deseable. Para lograrlo es necesario innovar hacia un nuevo estilo de gobernar: la gobernanza. Para Mayntz, con la gobernanza se propone gobernar mediante la cooperación e interacción entre el Estado y los actores no estatales.

En este sentido y a modo de conclusión, la ZMVT debe convertirse en el eje de la transformación de la acción pública, aprovechando la sinergia de pertenecer a una zona metropolitana. Si bien la transformación de cada municipio será muy variada, es necesario avanzar en la misma dirección, promoviendo la participación de la sociedad en su conjunto y prestando especial atención en incrementar el nivel de escolaridad de sus habitantes, lo cual permitirá contar con los cimientos de la verdadera acción pública.

Fuentes consultadas
Cabrero, Enrique (2005). Acción pública y desarrollo local. México: FCE.1
Datos de Inegi, Conapo, IEEM, Sirfosc , Coneval, Infoem.2

1 Sistema de Información del Registro Nacional de Organizaciones de la Sociedad Civil.
2 Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México y Municipios.

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo