La Diversidad Sexual en el Proyecto Educativo de Beatriz Eugenia Díaz Gómez

01/09/2014

 

Beatriz Eugenia Díaz Gómez, oriunda de Toluca, Estado de México, es licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma del Estado de México, donde realizó también estudios de Maestría en Ciencia Política; además cursó, estudios de Maestría en Ciencias de la Educación Familiar en Enlace Servicios Educativos. Estudió el Doctorado en Ciencias Sociales, en la Universidad Iberoamericana. Es también candidata a doctora en Ciencias para la Familia en Enlace Servicios Educativos.

 

Durante 30 años ha dedicado su actividad profesional a la docencia en los niveles medio, medio superior y superior. Además, ha publicado un considerable número de artículos en revistas y publicaciones especializadas. Es conferencista en numerosos espacios académicos, políticos y sociales. En 1993 fundó la preparatoria Instituto para la Educación Integral del Bachiller S. C., Inedib.

 

Esta entrevista pretende conocer más a fondo cómo surge y cuáles son las caracterísitcas principales del proyecto educativo que la Dra. Díaz Gómez encabeza, pues es uno de los más exitosos en nuestra ciudad; de igual forma, conocer cómo se percibe la diversidad sexual en este contexto.

 

¿Cómo surge el proyecto educativo del Inedib?

 

El proyecto educativo del INEDIB está inspirado e influido por la corriente filosófica aristotélica; surge como una pretensión para crear un espacio de formación integral para jóvenes que aspiran estudiar una carrera universitaria sin permitir que la educación sea confundida con instrucción, sino que se pretende abarcar la totalidad del ser humano. En su obra La Política, en el libro sobre la ciudad perfecta Aristóteles sintetiza la propuesta educativa para los niños y jóvenes de la Grecia antigua. También, en Ética a Nicómaco se sugieren líneas a seguir para la formación del carácter de los menores. He concluido que los clásicos pensaron todo sobre el universo humano con una autenticidad tan profunda como verdadera y me parece un acto de responsabilidad el leerlos reconociendo su pertinencia y actualidad.

 

La enorme influencia aristotélica en el proyecto educativo Inedib se evidencia en tres ejes fundamentales que le dan rumbo.

 

Uno. ¿Qué es lo que un niño y joven debe saber? Conocimiento, que les va a permitir el descubrimiento de más conocimiento, enseñarlos a investigar y a aprender a aprender.

 

Dos. La formación y desarrollo de su propio ser en las dimensiones intelectual, artística, cinestésica, espacial, social, interpersonal e intrapersonal a través del desarrollo de las habilidades intelectuales, de la educación en el arte en todas sus manifestaciones, en la práctica deportiva incluida la gimnasia cuya propuesta aristotélica consideró que era el deporte que permitía la educación del temperamento, el carácter y el cuerpo.

 

Tres. En este eje se contempla la educación axiológica, que determina el tipo de ciudadano y este el tipo de polis o ciudad que va a generar. La educación de la ciudadanía era fundamental en la época clásica, y se circunscribe en la educación en los valores: respeto, prudencia, fortaleza, templanza, justicia, tenacidad, perseverancia, orden, obediencia, sinceridad, patriotismo, amistad, pudor, laboriosidad, etcétera. Este eje es el que permite la introyección de la nacionalidad, el reconocimiento de la patria y sus símbolos. El lema institucional es “Ciencia y Libertad”, entendiendo la libertad como la capacidad de hacer lo que debemos hacer y dentro de este deber ser está el ser hombre y mujer, nacionales y extranjeros, ciudadano, ciudadana, que defiendan y amen el suelo en el que nacieron. Promover que los niños y jóvenes aprendan a ser conscientes de sus decisiones y que las tomen con calidad, ponderación, ecuanimidad, buscando ante todo el bien común. Esto es una tarea que obliga al Inedib a capacitar para educar y no para instruir solamente.

 

Explíquenos brevemente el desarrollo que ha tenido el proyecto a través de los años.

Este proyecto nació como realidad el 19 de agosto de 1991 para brindar educación integral a jóvenes entre 15 y 18 años que concluían su educación secundaria y se incorporaban por primera vez en la vida universitaria. Después de 11 años de vida solo como preparatoria, lo ampliamos a la secundaria en 2004, después a primaria y a preescolar. Ahora podemos comprobar que un alumno Inedib es muy diferente en sus valores y actitudes a estudiantes de otras instituciones donde la educación se suscribió a una cuestión informativa.

 

Dentro del mismo, ¿está contemplada la educación de la diversidad sexual? si es así, ¿cómo se aborda este tema al interior de las aulas?

 

En los planes y programas de la SEP y de la propia Uaemex, se analiza y estudian los temas sobre la diversidad sexual. Respetuosos como somos de las instituciones a las que nos encontramos incorporados, los alumnos los estudian con la seriedad que ameritan los temas actuales, sin embargo, no soy partícipe de colocar un tema —cualquiera que sea— como una prioridad escolar, sino concentrarme en lo holístico de la persona y en la amplia dimensión social que a todos nos toca comprender y respetar.

 

Aristóteles, ni en Ética a Nicómaco ni en La Política, propone un estudio privilegiado de la diversidad sexual, es más, ninguno de los clásicos lo trata, no es un tema que haya sido susceptible del pensamiento filosófico clásico, cuando menos yo no lo he encontrado. La diversidad sexual puede ser estudiada por diferentes enfoques como tema antropológico, biológico, sociológico y ahora jurídico, pero es finalmente un aspecto personalísimo que en materia educativa no puede ser prioridad, por ejemplo, sobre la formación de valores.

Pienso que no se debe abordar de manera privilegiada ni este tema ni ningún otro porque sería sesgar la educación. Si nosotros ayudamos a formar el alma, la mente y el cuerpo de niños y jóvenes, ellos en su adultez tendrán el derecho de definir con sus propias y únicas características su “yo” en su totalidad; además nadie tiene el derecho de llevar a la vida pública la vida íntima y tampoco tenemos la obligación de conocer la vida íntima porque alguien intente hacerla pública.

Como educadora, ¿qué opinión le merece la legalización de las sociedades de convivencia?

 

Dicen que las opiniones carecen de valor por su falta de cientificidad, no me gustaría caer en confusiones. Lo que puedo aportar es que las sociedades cambian, los tipos familiares han cambiado también; han surgido otros que hace un siglo eran inconcebibles. Si los legisladores se han visto en la necesidad de legislar sobre estas formas de vida, seguramente será para proteger los derechos de varias personas. Si en un lugar surgen nuevas formas de vida social, seguramente deberá haber leyes que las regulen.

 

A pesar de que la adopción homoparental no ha sido legislada en el Estado de México, ¿tiene algún alumno que tenga padres del mismo sexo?

 

No, durante los 21 años de existencia del Inedib no hemos tenido algún estudiante que provenga de una familia homoparental.

 

Si una pareja homosexual acudiera a usted para inscribir a su hijo en el Inedib, ¿cómo sería el apoyo que recibiría?

 

Como el que se les brinda a todos los demás. Ningún alumno puede ser excluido de la educación —pública o privada— por la tipología familiar a la que pertenece, ni por su etnia, religión o cualquier variable que se presente.

 

Como institución educativa nuestro centro son los niños y jóvenes; sus capacidades, sus destrezas, sus competencias, su formación humana; por supuesto que tengo la responsabilidad de orientar a los padres en la ardua tarea de educar a su hijo, así lo hemos hecho siempre.

 

Debido a la estrecha relación que mantiene con sus alumnos, podría decirnos ¿cómo sería su respuesta ante la llegada de este nuevo miembro, hijo de padres homosexuales a la comunidad?

Los alumnos Inedib están concentrados en la trascendencia del ser humano; son respetuosos y muy profundos en sus principios; ellos no están dominados por temas polémicos o enjuiciando o discriminando algo o a alguien. Tienden a creer en la ciencia y en la ética muy fuertemente. Seguramente van a valorar la forma en que se relaciona con ellos.

 

¿Considera que como sociedad nos hace falta una educación incluyente?

 

La educación es un proceso incluyente que invita a aprender a vivir con otros humanos. En el humanismo se respeta la naturaleza de la persona, su capacidad para vivir en sociedad y la oportunidad que tiene de ser un agente transformador. Para los humanistas no caben los temas excluyentes.

 

Finalmente, le pedimos un mensaje para los lectores de Pensamiento Libre.

 

Un saludo y agradecimiento por el tiempo dado a estas reflexiones que nos llevarán a otras ideas que permitirán ir construyendo una mejor relación con los demás dentro de la comunidad humana. La revista Pensamiento Libre invita a ejecutar dos verbos que han dejado de utilizarse en temas polémicos que son el pensar y el actuar con libertad y responsabilidad. La propuesta que tiene esta joven revista es “sé capaz de decir lo que debes decir después de un proceso interno de reflexión responsable”. Que sirva de inspiración para todos los periodistas, para todos los comunicólogos y para todos aquellos que estén en la ardua labor de informar y de estimular la reflexión social. Es muy productivo y reconfortante que existan este tipo de revistas en una comunidad que necesita pensar más.

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo