Ley de Energía Geotérmica. ¿Para qué sirve?

02/07/2014

México es el cuarto país con mayor capacidad instalada de energía eléctrica con fuente geotérmica.

 

 

 

La energía geotérmica es una de las energías renovables más rentables, ya que en comparación con las otras sólo la inversión inicial es considerable. Haciendo un análisis costo- beneficio tiene tres ventajas: i. su suministro es continuo e independiente de las condiciones climatológicas a diferencia de la solar o eólica; ii. las centrales termoeléctricas ocupan menos espacio en comparación con las instalaciones de otras fuentes de energía lo que disminuye el impacto social y del paisaje; y iii. generan empleo de forma significativa.

México es el cuarto país con mayor capacidad instalada de energía eléctrica con fuente geotérmica.1 Empero, el potencial aprovechado ha sido solamente de 10%, según información de la Secretaría de Energía (SENER). Además, nuestro país tiene experiencia en la producción de este tipo de energía desde la década de los 60. Actualmente, contamos con cuatro plantas: dos en etapa de producción (Cerro Prieto, Baja California, y Los Azufres, Michoacán) y dos en etapa de evaluación (La Primavera, Jalisco, y Los Humeros, Puebla).2

Más allá de la técnica legislativa que determinó que se hiciera una ley especial en vez de reformar la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (Ley de Energías Renovables), pareciera lógica la inclusión de la Ley de Energía Geotérmica (LEG) en el “paquete energético” que presentó el titular del Ejecutivo el 30 de abril de 2014.

Como se reconoce en la exposición de motivos de la Ley de Energía Geotérmica (LEG), existen barreras legales al desarrollo de este tipo de energía. Sin embargo, estas barreras están relacionadas con la falta de un procedimiento para poder aprovecharla, ya que la Ley de Energías Renovables apenas menciona la energía geotérmica y su poca regulación se encuentra en la Ley de Aguas Nacionales (LAN). Por lo tanto, son acertadas las disposiciones de la propuesta de la LEG en los siguientes puntos:

i. Establecimiento de un procedimiento para la obtención de permisos y concesiones de aprovechamiento de energía geotérmica.
ii. Delegación de las facultades de este tipo de energía a la SENER y establecer que la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) apoye en los temas técnicos de agua.
iii. Establecimiento de mecanismos de monitoreo a los concesionarios como informes anuales de sus actividades.

Sin embargo, la propuesta de la LEG va más allá de la certeza legal necesaria para fomentar la inversión en energía geotérmica. Esta ley otorga incentivos equivocados que podrían, en el último de los casos, ser contraproducentes para la sociedad, los inversionistas y el gobierno. ¿Por qué la propuesta de ley otorga incentivos como si no tuviéramos ese potencial? ¿Para qué nos sirve dicha propuesta?

La necesidad de un procedimiento para la obtención de permisos y concesiones es indudable, pero una buena intención puede tener consecuencias perversas. El procedimiento que establece la propuesta de la LEG está parcializado a favor de los solicitantes de permisos y concesiones (ver artículos 4 y 9). Los tiempos que establece son demasiado expeditos y no dan oportunidad a que el propietario del terreno o la sociedad puedan participar. Paradójicamente, la imposibilidad del diálogo institucional mediante los mecanismos de participación ciudadana es contraproducente para los inversionistas. Ejemplos de esto tenemos en las comunidades del Istmo de Tehuantepec en contra de proyectos eólicos en Oaxaca y la planta geotérmica de La Primavera en el estado de Jalisco, en donde el proyecto no se ha implementado por procesos de demandas sociales. ¿De qué sirve quelaleypropongaunprocedimientoexpeditosi en la práctica no será posible?

Otro grave error es la poca claridad entre la expropiación y la ocupación temporal. La propuesta de la LEG no profundiza al respecto ni establece cómo los propietarios afectados podrán manifestar sus afectaciones. Esto es un problema real con el que se enfrentan la mayoría de los proyectos energéticos de nuestro país y la energía geotérmica no es la excepción. Además, por su misma naturaleza, no es evidente diagnosticar si será un proyecto factible con facilidad, por lo que son necesarios varios trabajos de exploración previos que deben de ser promovidos pero sin violar el derecho de propiedad. Una posible solución sería promoverlo con mecanismos financieros y no con parcialidades en la ley.

A pesar de que delegar las facultades de regulación y técnicas a SENER es un acierto, queda claro que este tema también tiene implicaciones ambientales y de uso de agua. Por lo tanto, el papel de la CONAGUA y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) no puede ser secundario. Es necesario que la CONAGUA tenga facultad de revocar permisos y concesiones cuando se ponga en peligro la disponibilidad del agua. Además, se debe reformar el artículo 28 de la Ley de Equilibrio Ecológico y la Protección al Medio Ambiente (LGEEPA) para que sea expresa la necesidad de solicitar una autorización de impacto ambiental.

Los mecanismos de monitoreo a los concesionarios, como informes anuales de sus actividades, son importantes para poder evaluar el desempeño de los permisionarios y concesionarios. Sin embargo, no son suficientes. Es necesario que esos informes se integren a los permisos ambientales para que no sólo se evalúe la factibilidad financiera sino la ambiental.

Además de lo anterior, la LEG no contempla otro tipo de incentivos que son necesarios para un verdadero apoyo a este tipo de energía, como:

• Determinar una ruta clara y realista de instalación de energía geotérmica en el país, que incluya metas intermedias vinculantes para el sector público y privado.
• Incentivos financieros y fiscales claros y de impacto.
• Rediseñar el procedimiento de evaluación de impacto ambiental para que realmente se consideren las externalidades ambientales en el costo de generación de la energía geotérmica.
• Establecer mecanismos de reconocimiento del impacto social de las fuentes renovables de energía a fin de generar un cobeneficio equitativo para la sociedad.

La LEG es la luz renovable dentro del paquete energético, pero está lleno de buenas intenciones y promesas que pueden ser transformadas en apoyos reales a este tipo de energía si se toman en cuenta la experiencia positiva y negativa de México en su incursión en proyectos energéticos y las barreras reales más allá de la ley.

1 Benjamin Matek, (2013, septiembre), Geothermal power: international market overview. Geothermal Energy Association. Recuperado de: http://geo-energy.org/events/2013%20International%20Report%20Final.pdf.
2 Rosa María Prol Ledesma, El calor de la Tierra, FCE, Recuperado de: http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ ciencia/volumen2/ciencia3/058/htm/tierra.htm

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

La deuda urgente del gobierno con el sistema penitenciario

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo