Análisis y Situación Actual del Mercado Solar en México

02/07/2014

 

El potencial de irradiación solar de México ocupa un lugar predominante en el mundo, comparado con distintos países, y este potencial va más allá del recurso solar que se ha desarrollado actualmente, ya que México ofrece un gran abanico de posibilidades para el desarrollo de proyectos basado en tecnologías de aprovechamiento de la energía solar, como lo podemos observar en la siguiente imagen.

 

 

Ahora bien, el desarrollo de proyectos solares en México se encuentra en el tercer escaño a nivel mundial, dentro los países más atractivos y con mayor potencial para el desarrollo de proyectos de energía solar, tan sólo debajo de Singapur y China.

 

 

La excelente radiación solar nos brinda la posibilidad de desarrollar al máximo esta industria debido a que en la mayor parte de México excede los 1 mil 800 Wh/m2/año. Según el mes del año esta radiación varía de 5 hasta 8.5 kWh/m2/día, siendo las regiones noroeste y norte del país (como Sonora, Chihuahua y Baja California) las de mayor insolación. La irradiación global media diaria en el territorio nacional es de 5.5 kWh/m2/ día, uno de los más elevados en el mundo.
México cuenta con una capacidad para captar energía solar que le permitiría abastecer la demanda eléctrica actual en su totalidad con tan sólo 4% de generación solar fotovoltaica en la zona norte del país donde se localizan los sitios con mayor intensidad de irradiación.

En 2007 se introdujo el concepto de medición neta para sistemas interconectados hasta 30 kW. Hasta 2008 el mercado era fuera de la red, con electrificaciónrural.Apesardenoexistirtarifas de inyección a la red, el mercado ha crecido de forma constante: la capacidad total instalada de sistemas fotovoltaicos en los últimos años, de acuerdo con el Balance Nacional de Energía 2012 emitido por la Secretaría de Energía, fue de 52 MW con un crecimiento de 46% entre 2011 y 2012.
Esta capacidad estaba dedicada a la electrificación rural, el suministro de energía en el sector residencial, el bombeo de agua, el comercio y la industria. Sin embargo, en la siguiente gráfica podemos ver que el comportamiento del mercado de las energías renovables en México se ha inclinado en mayor medida hacia el desarrollo de proyectos de energía solar. Los datos emitidos por la Comisión Federal de Electricidad nos muestran que los contratos que más se han solicitado al 31 de diciembre de 2012 han sido de energía solar, sumando un total de mil 700 kW.

 

La construcción de mayor relevancia en los últimos años en México y América Latina fue la planta fotovoltaica con capacidad de 30 MW ubicada en La Paz, Baja California Sur. Esta planta posee muchas oportunidades de mejora en el sentido de certificación de instalaciones y desempeño de las mismas. Afortunadamente ya se están tomando acciones en el sector por parte de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), primera asociación establecida en México desde hace 38 años, fundada por especialistas, profesionistas y doctos en la materia, con el objetivo principal de sumarse con argumentos sólidos y consistentes a los organismos del gobierno que conforman la política energética del país.

En la siguiente figura observamos los proyectos más relevantes desarrollados en México en el sector de energía solar.

 

Se estima que en México existen alrededor de 511 mil usuarios de electricidad del sector residencial, denominado por sus siglas por la Comisión Federal de Electricidad CFE como doméstico alto consumo (DAC), por lo que las oportunidades de mercado en México son vastas.

Según el estudio “Climatescope 2013-new frontiers for low-carbon energy investment in Latin America and the Caribbean”, publicado por la agencia Bloomberg New Energy Finance y el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la generación de energía solar presentó el mayor crecimiento en términos de inversión en energías renovables. Este monto en energía solar representó 329 millones de dólares, 12% de los 2.9 mil millones de dólares invertidos en energías renovables en 2012. Bajo esta plataforma, México cuenta con más de 400 empresas que podrían proveer componentes y servicios en la cadena de valor: fabricación de módulos, equipo eléctrico y electrónico para los sistemas integrados, desarrollo de proyectos, construcción y operación.

En este contexto, considerando que la generación de energía solar representó el mayor crecimiento en inversión en el sector de energías renovables y pronosticando que en los próximos años se multiplique esta inversión cada año, debemos generar una política energética que brinde certeza y certidumbre jurídica a los inversionistas y la banca, que garantice los derechos sobre la tierra a los propietarios, la conexión, accesibilidad y reforzamiento de los troncales de la red eléctrica nacional, con lo que se logrará una gran eficiencia en el abastecimiento de generación de electricidad.

Por tanto, se deben fortalecer las capacidades locales en materia de energía renovable, reforzar el marco jurídico, incentivar una política energética en forma y establecer los mecanismos e instrumentos económicos para la implementación de investigación y desarrollo de la tecnología en cuestión. Adicionalmente, se deberán crear mecanismos de certificación de la tecnología e infraestructura en sistemas de energía fotovoltaica y térmico solar. Así como incentivos financieros y arancelarios que detonen un mercado maduro en el ramo solar.

Considerando estos factores, debemos garantizar que la generación de la energía eléctrica en México dependa cada vez menos del uso de los combustibles fósiles, y así detener el proceso de cambio climático que día a día muestra sus efectos devastadores. Conforme ha ido creciendo el interés de la comunidad por el medio ambiente, se ha iniciado un cambio progresivo en el énfasis y en la pauta de uso de recursos hacia una economía más sensible hacia los temas ecológicos. Ya no se considera el mérito económico como el único criterio para evaluar los proyectos de desarrollo, sino que también han de tenerse en cuenta factores sociales y ambientales.

La creación de nuevos negocios para el uso de los energéticos renovables y la producción de los bienes para su transformación podría constituirse en el gran motor de impulso, sin duda alguna, de estas nuevas fuentes de energía.

Si se lleva a cabo lo anterior, se detonarán de forma matricial diversos sectores de la economía de nuestro país, como el industrial, el tecnológico y el científico, que generarán nuevos mercados y empleos, además de mejorar la calidad de vida de nuestra población, mitigar los efectos del cambio climático y darle énfasis a la transición del país hacia el desarrollo sustentable.

 

Please reload

Artículo de la semana

COVID-19 y el nuevo orden mundial

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo