La Otra Cara de los Centros de Menores en México: La Educación Toma el Relevo a la Violencia



La disciplina que el futbol americano les da como deporte, como terapia, les ha ayudado mucho. Porque han cambiado. Ya no son agresivos, no se pelean, ya se toleran, se respetan.


Uno casi olvida que se encuentra en un centro de menores en conflicto con la ley al poco de franquear el puesto de seguridad y ser revisado por los guardias. Dentro del recinto se respira normalidad, hasta cierto relajo. La sensación que transmite al visitante la Comunidad San Fernando, en la Ciudad de México, se asemeja más a la de un internado de estudiantes que a la que todos tendríamos de un reformatorio. Poder decir eso en este viejo recinto amurallado, protagonista de multitud de episodios violentos y fugas, ya supone un enorme progreso respecto a tantas décadas pasadas. Y un gran mérito, sin duda, para quienes trabajan allí.


Acudimos a la Comunidad de Tratamiento Especializado para Adolescentes de San Fernando a finales del año pasado para filmar un reportaje sobre educación en centros de menores para el programa Learning World de Euronews, la televisora pública de la Unión Europea. La Fundación Pensamiento Libre fue nuestro enlace con la dirección del centro, nuestra guía durante la filmación y también la protagonista de nuestro video, claro está, junto a los jóvenes reclusos. En Learning World buscamos proyectos educativos innovadores por todo el mundo. Desde la última iniciativa high tech de los estudiantes de Tokio hasta programas para escolarizar a las niñas en Afganistán. Nuestro objetivo es mostrar cada semana a nuestra audiencia tres proyectos que sean novedosos a la vez que útiles para la sociedad en la que se desarrollan.


El trabajo de la Fundación Pensamiento Libre no es que nos pareciera interesante para incluirlo en nuestro episodio sobre prisiones y educación, sino que fue la Fundación y sus ganas de cambiar la realidad educativa de los centros de menores en el Distrito Federal lo que nos empujó a hacer un episodio sobre prisiones, algo que no estaba siquiera contemplado en el listado de ideas de nuestros editores en Lyon, Francia.


Todo comenzó cuando supimos de la existencia del equipo de futbol americano Panteras, integrado por funcionarios y jóvenes reclusos de la Comunidad San Fernando. En realidad, nada más al escuchar la historia, pensamos que merecía no un reportaje, sino un guión cinematográfico. Todo al que le contamos sobre Las Panteras queda fascinado por lo inspirador del caso: un grupo de jóvenes recluídos se unen para formar un equipo de futbol americano. Poco a poco van abandonando su actitud conflictiva, comienzan a colaborar entre ellos, a confiar el uno en el otro, a respetar a los coaches y, así, entrenamiento tras entrenamiento, van forjando un buen equipo, solidario y motivado, que gana todos los partidos y se corona campeón de campeones. Una historia de superación personal y esperanza que haría las delicias de los productores de Hollywood.


“La disciplina que el futbol americano les da como deporte, como terapia, les ha ayudado mucho. Porque han cambiado. Ya no son agresivos, no se pelean, ya se toleran, se respetan”, nos contaba Abel Granados, coach defensivo y alma de Las Panteras.


La historia del equipo era muy linda, pero necesitábamos encontrarle el trasfondo educativo. Y lo encontramos en el trabajo de la Fundación Pensamiento Libre. Su mérito no sólo reside en ser parte fundamental del nacimiento y éxito de Las Panteras, sino, mucho más importante, en ser impulsor del cambio de dinámica en las aulas de la Comunidad San Fernando y de la Comunidad de Mujeres del Distrito Federal. Jorge Guillermo Apaez, director de la Comunidad San Fernando, nos confirmó que la actitud de los adolescentes respecto a los estudios ha mejorado de forma radical desde la llegada de la Fundación al centro. Nos contó que mientras antes era normal que ni los profesores ni los jóvenes pusieran demasiado énfasis en aprovechar el tiempo de condena para estudiar y obtener la secundaria (ni hablar ya de la prepa), ahora se suman los casos de éxito y hay un nutrido grupo de adolescentes que, una vez aprobada la secundaria, andan motivados y comprometidos en sacarse la preparatoria y labrarse un futuro esperanzador una vez terminen sus condenas.


Si bien no pudimos presenciar cómo era el ambiente en las aulas años atrás, sí fuimos capaces de ver cómo es ahora. Una breve visita a la clase de inglés de preparatoria de la mano del profesor Alejandro Furlong nos permitió comprobar que, en efecto, poco tiene que envidiar el ambiente en esa clase respecto al de cualquier preparatoria en México. Todo fluía como debe ser: el profesor da la clase y los alumnos atienden. El profesor encomienda una tarea o pregunta y los alumnos se esfuerzan en completar el ejercicio o encontrar la respuesta correcta. Hay silencio y se respeta la figura del profesor, que no es visto como un ogro sino como una persona que está ahí para ayudarles y que, por lo tanto, merece consideración. En realidad, no sería osado decir que multitud de institutos en México viven situaciones mucho peores de lo que pudimos ver en la Comunidad San Fernando.


Los jóvenes con los que hablamos confirmaron nuestras sospechas: todos nos manifestaron su intención de “echarle ganas” para aprobar la prepa. Estaban decididos a salir del reclusorio lo mejor preparados posible para empezar una vida adulta digna, lejos de los círculos de delincuencia que los arrastraron a vivir encerrados en una prisión para menores. Quién sabe, decían algunos, si de no haber terminado en San Fernando hoy seguirían vivos.


Uno de los ingredientes del éxito del modelo educativo de la Fundación, pionero en México, fue traer al centro a profesores externos, profesionales de distintos campos ajenos al mundo de las correccionales. Los jóvenes, así, no ven en ellos a un funcionario al que por norma hay que aborrecer, sino que tienen acceso, como nunca habían tenido antes, a ejemplos de éxito personal y palpan un modelo a seguir una vez salgan del reformatorio.


El trabajo y dedicación de la Fundación nos permitió salir de San Fernando con un reportaje muy inspirador bajo el brazo. Sin duda, es una alegría poder dar buenas noticias acerca de un mundo tan resignado a aparecer en los medios de comunicación sólo cuando ocurre una tragedia.

Artículo de la semana
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Artículos recientes
Secciones
Archivo

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®