Fundación Pensamiento Libre (FPL), Educando por un Futuro Más Libre

 

La FPL, el origen.

 

La Fundación Pensamiento Libre (FPL) es una organización sin fines de lucro comprometida a cambiar la realidad de grupos e individuos que se encuentren en situación de vulnerabilidad, exclusión o marginación. El trabajo de la FPL se cimenta en tres ejes de acción, desde un enfoque de derechos humanos: educación, sensibilización social y defensoría jurídica.

 

La idea que da vida a la FPL surge de un grupo de jóvenes emprendedores, conscientes de la realidad global que los envuelve y dispuestos a aportar una parte de sí mismos para cambiar la situación en la que se encuentra un gran número de personas que no cuentan con los recursos necesarios para crearse las oportunidades y generarse los accesos que los lleven a una vida más digna y justa.

 

El Consejo Editorial de la revista Pensamiento Libre, hace más de un año, decidió constituir la FPL y desarrollar proyectos con financiamiento privado, capaces de dotar a personas excluidas o marginadas con herramientas que les permitan acceder a beneficios sociales, de tal manera que ellas mismas puedan generarse mejores oportunidades de desarrollo. Los proyectos tienen como fin fomentar un empoderamiento real de los grupos beneficiarios para acceder a una mejor situación de vida a través de la educación.

 

La FPL y la DgTPA

 

Aún cuando la FPL trabaja con distintos grupos en situación de vulnerabilidad, su proyecto más exitoso, Educa, es ejecutado al interior de las comunidades para adolescentes del Distrito Federal de la Dirección General de Tratamiento para Adolescentes (DGTPA) o, como mejor se les conoce, tutelares para menores.

 

Actualmente, el concepto de tutelar ha desaparecido y su uso es arcaico, ya que desde las reformas constitucionales de 2005 el sistema ha sido modificado para dejar de ser tutelar de derechos y convertirse en garantista de derechos, es decir, la autoridad ya no dirige sus acciones a tutelar y administrar los derechos de las personas privadas de su libertad, sino que es el responsable de garantizar los derechos que son inherentes e inalienables de las personas privadas de su libertad.

 

En un esfuerzo por consolidar esta nueva visión gubernamental, la FPL y la DGTPA firmaron un convenio de colaboración en el que se comprometen a garantizar más y mejor educación para los adolescentes que actualmente cumplen medidas privativas de libertad en los centros de tratamiento, con el fin de garantizar su derecho de acceso a una educación de calidad.

 

El proyecto Educa consiste en la implementación de distintos talleres académicos al interior de las comunidades con la finalidad de que los jóvenes no interrumpan sus estudios escolares aun privados de su libertad.

 

Para su ejecución hemos creado una red de voluntarios altamente especializados y sensibilizados sobre la situación de los adolescentes, quienes imparten distintas asignaturas escolares. Los voluntarios de Educa llevan a cabo un gran número de talleres enfocados a fortalecer las capacidades académicas en materias escolares particulares en las que el alumno quiera mejorar, ya sea por la necesidad de prepararse para exámenes específicos o por el hecho de adquirir mejores herramientas que le faciliten su inserción y readaptación social, así como una mejor preparación para enfrentar el mercado laboral al momento de salir.

 

La parte que ha arrojado los beneficios más palpables del proyecto de Educa son los grupos guiados. Éstos son grupos de adolescentes motivados para certificar estudios de secundaria y preparatoria o su ingreso a la universidad. Estos grupos son preparados y guiados por los voluntarios de la FPL hasta el momento de presentar el examen al que aspiran aprobar. Actualmente la Fundación ha tenido más de 50 alumnos y cuenta con una plantilla de aproximadamente 15 voluntarios que imparten clases de Matemáticas, Química, Física, Inglés, Historia, Ciencias Sociales, entre otras.

 

A pesar del poco tiempo del programa los resultados son notorios, ya que varios alumnos han logrado obtener su certificado de preparatoria y, tres de ellos, se encuentran actualmente cursando una licenciatura.

El número de adolescentes que continuaban o se certificaban de algún grado escolar o simplemente decidían comenzar nuevamente sus estudios era alarmantemente bajo, sin embargo, desde que la FPL inició sus actividades cada vez más adolescentes se acercan a los miembros de la Fundación para solicitar su ingreso a los talleres o grupos de estudio del proyecto Educa.

 

También, la FPL ha apoyado y desarrollado otros proyectos entre los que podemos encontrar apoyo a programas productivos de los talleres laborales que la DGTPA implementa en las comunidades; apoyo económico a adolescentes de bajos recursos o en situación de calle para la adquisición de materiales escolares y financiamientos de exámenes de certificación oficiales; apoyo económico y de insumos a madres adolescentes solteras en lo que se refiere a los menesteres necesarios para sus cuidados y los de sus hijos; apoyos económicos a las administraciones de las comunidades para el mejoramiento de sus espacios de estudio; donaciones de libros para el mejoramiento y equipamiento de bibliotecas; y ha servido como enlace para que más miembros de la sociedad civil y asociaciones puedan colaborar o aportar más apoyos.

 

En el ámbito deportivo, apoyamos la organización del equipo de Futbol Americano de la comunidad de San Fernando, iniciativa propuesta y ejecutada por el exdirector de la DGTPA, el licenciado Hazael Ruiz Ortega, actual subsecretario del Sistema Penitenciario del Distrito Federal. La participación directa de un funcionario con los internos causó gran impacto no sólo en la comunidad de San Fernando, sino que fue un ejemplo de autosuperación y éxito para el resto de las comunidades de adolescentes y para la sociedad en general.

 

Como resultado, Las Panteras, nombre del equipo en cuestión, fueron campeones indiscutibles de su liga y los miembros del equipo sufrieron un cambio sustancial en sus formas y hábitos de vida, concerniente a valores como compañerismo, disciplina y visión de vida.

 

La FPL y el Inacipe

 

Para fortalecer los esfuerzos que se llevan a cabo entre la DGTPA y la FPL y contar con un conocimiento más profundo de la situación carcelaria y sus residentes, firmamos un convenio de colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe). En el marco de este convenio, actualmente se está desarrollando un proyecto de investigación empírica en materia judicial que pretende mejorar sustancialmente la información con la que la DGTPA cuenta y, de esta forma, tener una visión más clara y completa para la implementación de políticas públicas al interior de sus comunidades.

 

El entusiasmo con el que el Instituto y su titular, el doctor Rafael Estrada Michel, se han sumado a los esfuerzos que la FPL está llevando a cabo es un gran aliciente para el desarrollo de proyectos más ambiciosos y de mayor alcance.

 

 

Detrás de la FPL

 

A un año de actividades los logros son varios y satisfactorios. Queremos agradecer a la plantilla de voluntarios que hacen posible la ejecución de nuestros proyectos. De igual forma, un reconocimiento a todas las personas e instituciones que han creído en nosotros.

 

La FPL y sus integrantes han sido una fuente de inspiración, no sólo para los adolescentes de las comunidades y otros grupos beneficiarios de los proyectos de la institución, sino para todos aquellos que han conocido su labor. Después de conocer ejemplos como el de la FPL uno puede pensar que, tal vez, no todo esté perdido aún.

 

Please reload

Artículo de la semana

Los sistemas penitenciarios en México y el mundo

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo