Las Religiones del Mundo. Enero-Febrero de 2014. Año 4. Núm. 23

01/01/2014

El que desecha la religión quita los fundamentos de la sociedad humana.
Platón

Quizá la palabra más importante sea comprender. Porque comprender al otro nos acerca a él, porque comprender evita los abismos de la ignorancia en los que nace el odio al diferente, un odio basado, casi siempre, en informaciones falsas, incompletas o tendenciosas.
Javier Alonso

Se ha llegado a afirmar que comprender la historia de las religiones nos permite conocer y comprender la historia de la humanidad. Desde siempre el hombre se ha caracterizado por sus costumbres y creencias religiosas. Pero, ¿qué tienen en común todas las religiones del mundo?

Javier Alonso, en su libro Las cinco caras de Dios, menciona cinco rasgos característicos: ofrecen una explicación para el origen del mundo, una visión de la existencia más allá de la muerte, generan una guía de conducta para la vida, se desarrolla una identidad específica y se construye una jerarquía religiosa que vela por el mantenimiento del orden dictado por la divinidad.

En Pensamiento Libre iniciamos 2014 con el tema de las religiones del mundo. Nuestro objetivo es comprender más a fondo las características de religiones como el cristianismo, el judaísmo y el sijismo, entre otras mencionadas. El bagaje religioso del mundo es una riqueza humana. A través de la comprensión pretendemos fomentar el respeto al otro, independientemente de sus creencias religiosas.

Ciertamente, la religión también se ha caracterizado por provocar guerras y enfrentamientos entre países, etnias, comunidades, familias e incluso entre géneros. Desde las cruzadas hasta los conflictos actuales entre Israel y Palestina. No obstante, también encontramos conflictos provocados por intereses económicos, por cuestiones de ideología política y por diferencias culturales.

La religión no es entonces el común denominador del conflicto de intereses. Es más bien otra esfera en la que no hemos aprendido a respetarnos. Creyentes o no creyentes, cualquier religión merece nuestro respeto y tolerancia. Más lo merecen las personas que las practican.

Un hombre sin religión es un hombre sin fe. Y la fe, sea del color o sabor que sea, es lo que este mundo en decadencia tanto necesita.

Please reload

Artículo de la semana

Carta de la directora

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo
Please reload

Revista Pensamiento Libre "Por la libre comunicación de las ideas" ®