La Falta de Compromiso Internacional Perpetúa a las Atrocidades en Sudán

04/11/2013

 

Caminaba por la calle cuando escuché disparos por todos lados. Vi cómo una mujer recibió un balazo en el estómago. Llamé una ambulancia, pero murió antes de que llegara. Había hombres armados en vehículos todo terreno por todas partes. Disparaban a cualquiera que salía de sus hogares. (Amnistía Internacional, AI, 2013)

 

Este es el relato de un testigo entrevistado por Amnistía Internacional 10 años después del estallido del conflicto de Darfur, en Sudán. Muestra que un elemento fundamental del derecho internacional humanitario, como la protección de los civiles, es ignorado (Comité Internacional de la Cruz Roja, 2004). A pesar de que se han tomado medidas a niveles internacional y regional, el conflicto sigue sin resolverse. Los Estados que componen la comunidad internacional siguen priorizando otros intereses por encima de la seguridad de los darfuríes.

 

El décimo aniversario

 

Fue en 2003 en Darfur (oeste de Sudán), cuando guerrillas compuestas en su mayoría por personas pertenecientes a grupos musulmanes no árabes, como los fur, los zaghawa y los masalit, tomaron las armas contra el gobierno sudanés de Omar al- Bashir, a quien acusaban de políticas represivas contra quienes no eran sudaneses árabes. Además de severa discriminación, estos grupos han sufrido una constante persecución por parte del ejército sudanés y el grupo paramilitar Janjaweed, lo cual constituye, según la Procuraduría de la Corte Penal Internacional (CPI), genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. Por lo tanto, el presidente de Sudán, dos ministros y el líder de los Janjaweed son buscados por la CPI. Por otro lado, existe un proceso abierto contra varios de los rebeldes, que han colaborado con la CPI (2013). Diferentes organizaciones y medios estiman que más de 300 mil personas han perdido la vida y por lo menos 2.5 millones han sido desplazadas de sus hogares, pero no hay números exactos.

 

El gobierno sudanés sigue ordenando ataques aéreos indiscriminados, los cuales, muchas veces, son seguidos por ataques a la población civil por parte de los Janjaweed. A esto se suma el uso de medidas represivas como la tortura, otros malos tratos a los detenidos y el uso excesivo de la fuerza a quien intente manifestarse (AI, 2013). Además, existen conflictos entre grupos étnicos que han resultado en numerosas muertes a causa de los conflictos sobre hakurat (derechos de propiedad). A pesar de que se han elaborado varias medidas a nivel internacional, no ha habido un cambio en Darfur.

 

Demasiado poco,demasiado tarde

 

Se han propuesto muchas iniciativas para resolver el conflicto en Darfur, pero ninguna puede caracterizarse como efectiva. En 2004 se acordó un cese al fuego en Chad, para el cual la Unión Africana (UA) designó una comisión especial para su monitoreo. Posterior a otro acuerdo en 2005, el ejército de mantenimiento de paz, la Misión de la Unión Africana en Sudán (AMIS, por sus siglas en inglés), creció pero no contaba con los recursos para cumplir eficientemente con su mandato. En 2007, una vez firmados los acuerdos de cese al fuego, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) incorporó efectivos a dichas tropas para formar la operación híbrida entre la Unión Africana y la Misión de las Naciones Unidas en Darfur (Unamid, por sus siglas en inglés), que tiene la misión de proteger a la población civil, contribuir en asegurar la asistencia humanitaria y la promoción de los derechos humanos y el Estado de derecho. Unamid es uno de los despliegues de cascos azules más grande de la historia, compuesto por poco menos de 20 mil tropas, el cual continúa realizando su deber en Darfur (Unamid, 2013). Al-Bashir no aceptó este despliegue de efectivos fácilmente y, hasta el día de hoy, prohíbe el acceso a muchas zonas de Darfur, lo que deja a muchas personas en situación de gran vulnerabilidad (Human Rights Watch, 2013).

 

Los despliegues de cascos azules son autorizados por el Consejo de Seguridad de la ONU. Este órgano tiene la responsabilidad de mantener la paz y seguridad internacional (ONU, 1945, capítulo VII, art. 39). Puede adoptar acciones militares (art. 42) o pacíficas (art. 41). El Consejo empleó una medida pacífica al imponer un embargo de armas a Sudán. Lamentablemente AI (2007) puso en evidencia que China y Rusia, miembros permanentes del Consejo, le han vendido armas al gobierno sudanés, alimentando así el conflicto.

 

Sudán no ha firmado los Estatutos de Roma, cuya ratificación es necesaria para someter al país bajo la jurisdicción de la CPI. Sin embargo, el artículo 16 de los Estatutos permite deferencia por parte del Consejo de Seguridad de la ONU. Esto sucedió en 2005 cuando el Consejo refirió el caso a la Corte a pesar de la inicial resistencia por parte de Estados Unidos, China y Rusia. Más tarde se emitieron órdenes de aprehensión, pero como la CPI no cuenta con una policía que pueda ejecutar dichas órdenes, necesita que el mismo gobierno u otros aprehendan a los sospechosos.

 

Falta de compromiso

 

El caso Darfur es un ejemplo de la debilidad de la comunidad internacional que, finalmente, se compone por Estados. La presión por parte de la sociedad civil ha sido fuerte y persistente. Sin embargo, los gobiernos que componen la ONU y la Unión Africana lamentablemente no han sido resolutivos en darles protección a los ciudadanos de Darfur. Las reacciones han sido insuficientes y venidas demasiado tarde. Muchos gobiernos africanos (Egipto, Kenia, Chad, Malawi y Etiopía) se han abstenido de detener a al-Bashir al encontrarse en sus respectivos Estados. Países como Rusia y China ignoran su deber de dejar de lado el comercio de armas con este gobierno genocida. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha referido el caso a la CPI, pero finalmente ha fallado en su deber de mantener la paz y seguridad internacional. Realmente, las herramientas están sobre la mesa para poner fin a estas graves atrocidades. Lo que falta es un compromiso real.

Fuentes consultadas

 

Amnistía Internacional (2007). “Sudan: arms continuing to fuel serious human rights violations in Darfur”. Recuperado de http://www.amnesty.org/en/library/info/ AFR54/019/2007
Amnistía International (2013) 10 years on violations remain widespread in Darfur. Recuperado
de http://amnesty.org/en/library/asset/ AFR54/007/2013/en/9233d37f-a7da-45d5- 9e34-d4523289fb88/afr540072013en.pdf
Comité Internacional de la Cruz Roja (2004). What is International Humanitarian Law. Recuperado de http://www.icrc.org/eng/assets/files/other/ what_is_ihl.pdf
Corte Penal Internacional (2013) “Darfur, Sudán”. Recuperado de http://www.icc-cpi.int/ EN_Menus/ICC/Situations%20and%20Cases/ Situations/Situation%20ICC%200205/Pages/ situation%20icc-0205.aspx
Human Rights Watch (2013). In Darfur, money won’t buy you human rights. Recuperado de http:// www.hrw.org/news/2013/04/05/darfur-money- won-t-buy-you-human-rights
Organización de las Naciones Unidas (1945) Carta de las Naciones Unidas. Recuperado de http://www.un.org/en/documents/charter/ chapter7.shtml
Unión Africana-Misión de las Naciones Unidas en Darfur (2013). “Background”. Recuperado de http://unamid.unmissions.org/Default. aspx?tabid=10998&language=en-US

Please reload

Artículo de la semana

Los sistemas penitenciarios en México y el mundo

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo