Mario Luis Pérez Méndez: Una Mirada al Origen de la Universidad IUEM

04/07/2013

Los trabajos que se me encomendaron en el seno familiar desde muy joven tenían siempre que ver con el área administrativa, ya que mi señor padre, quien era contratista y maestro de obras, al llevarme con él me encargaba la atención y cuidado del personal y de los recursos materiales.

 

En el marco del tercer aniversario de esta publicación, celebrado el 23 de mayo de 2013, otorgamos a la Universidad IUEM un reconocimiento en la categoría Patrocinador. Con la finalidad de conocer su historia, presentamos a ustedes la entrevista que realizamos al Mtro. Mario Luis Pérez Méndez, quien desde 1995 funge como rector de esta casa de estudios.

 

Mario Luis Pérez se ha destacado por su activa participación en cámaras empresariales como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), de la que es expresidente, y la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), de la que es consejero, siempre representando al sector educativo. Adicionalmente, se desempeña como presidente de la Cámara Nacional de la Educación de la República Mexicana (Canermex).

 

Háblenos un poco acerca de su formación.

 

Antes que nada quiero agradecer la oportunidad que se me ofrece para dialogar con los lectores de Pensamiento Libre, una joven revista dirigida por una extraordinaria persona, excelente ser humano y gran profesionista.

 

Provengo de la cultura del esfuerzo, del trabajo en la línea de batalla de la vida; estudié en la preparatoria “Adolfo López Mateos”, de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y en la Facultad de Comercio y Administración, de la misma universidad. Ahí obtuve el título de licenciado en Administración de Empresas de la ya para entonces Facultad de Contaduría y Administración, en la que de igual manera cursé y obtuve el grado de maestro en Administración de Empresas con especialidad en recursos humanos.

 

Por otra parte, los trabajos que se me encomendaron en el seno familiar desde muy joven tenían siempre que ver con el área administrativa, ya que mi señor padre, quien era contratista y maestro de obras, al llevarme con él me encargaba la atención y cuidado del personal y de los recursos materiales, sin saberlo estaba inmerso en el mundo de la administración.

 

¿Cómo y cuándo tuvo la oportunidad de convertirse en docente?

 

Una vez que obtengo el grado de licenciado en Administración de Empresas, recibo la honrosa invitación del entonces secretario académico de la Facultad de Contaduría y Administración, que sin mucho pensarlo acepté. De tal suerte que quedé integrado al área de administración, iniciando mi primer semestre como catedrático en 1979, comenzando así una extraordinaria experiencia, que me permitió desde el primer momento seguir vinculado a mi facultad, al tiempo de tener el privilegio de compartir con los estudiantes los conocimientos y experiencia que la vida nos va ofreciendo, comprendiendo también que esa oportunidad fue un regalo que traía consigo una gran responsabilidad y compromiso con todos y cada uno de los alumnos. Entendí que sólo podía cumplirla sintiendo y considerando que la docencia es un verdadero apostolado, así lo asumí y pude realizar de la mejor manera mi labor docente como catedrático universitario.

 

¿Cómo y cuándo surge la inquietud de fundar una escuela?

 

Surge en los pasillos de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Autónoma del Estado de México. Al terminar mi tercer semestre como catedrático, me pregunté ¿y si hacemos una escuela? De tal suerte que de los propios pasillos y andadores de la Facultad de Contaduría y Administración proviene la génesis del Instituto Universitario del Estado de México, la Universidad IUEM.

 

Comenzamos su construcción el 24 de mayo de 1994, para iniciar su actividad académica el 17 de septiembre, siendo gobernador del estado el Lic. Emilio Chuayffet Chemor. El M. en C. Efrén Rojas Dávila, en ese momento Secretario de Educación, inauguró la institución con la apertura del gran portón por el que ingresaron mil 80 estudiantes para continuar su formación preuniversitaria y profesional.

 

Hoy en día considero que la educación es un asunto de seguridad nacional, por lo que debe ser privilegiada y considerada como la piedra angular del desarrollo de nuestro México.

 

¿Por qué fundar una universidad específicamente?

 

En ese momento concebía dos razones fundamentales para considerar la conformación de una institución de nivel medio superior y superior. Primeramente, mi formación es universitaria, por tal la experiencia adquirida, primero como estudiante y posteriormente como catedrático universitario, nos daba los cimientos y las bases para emprender y construir lo que conocíamos.

 

Por otra parte, la oferta educativa existente, tanto pública como particular, había dado origen a un área de oportunidad que no era posible atender por ambos sectores, debido a diferentes variables que fueron atendidas por el Instituto Universitario del Estado de México, la Universidad IUEM.

 

Hoy en día considero que la educación es un asunto de seguridad nacional, por lo que debe ser privilegiada y considerada como la piedra angular del desarrollo de nuestro México.

 

¿Cuál es y ha sido el reto más grande al que se ha enfrentado la Universidad IUEM?

 

En la vida del Instituto Universitario del Estado de México han existido distintos y determinantes momentos, de tal suerte que podemos decir que ha estado llena de retos constantes y permanentes: el propio inicio de su construcción fue un reto del momento; el pasar del pensamiento a la acción, porque darle forma, fuerza, significado y objetividad a una idea representa una acción titánica de grandes dimensiones; contar con un claustro de catedráticos de calidad, que conjugue la experiencia laboral con el aspecto cognitivo y el gusto y la pasión por la docencia. Por todo esto, la Universidad IUEM está en constantes desafíos, preparando a sus estudiantes para la vida.

 

¿Cuál es su mayor satisfacción?

 

En la vida las personas viven sucesos que en su momento pueden significar la más grande satisfacción. Yo me considero dentro de estas personas privilegiadas que experimentan situaciones de constante y permanente satisfacción, por ejemplo: el egresar de la primaria, la secundaria, la preparatoria o la licenciatura, cada una de estas vivencias en su momento fue la mejor.

 

De igual forma, encuentro satisfacción en lograr nuevas amistades, concretar objetivos, coadyuvar con nuestro gobierno promoviendo la educación y formación de estudiantes y profesionistas.

 

Con respecto a la Universidad IUEM, ser una institución de educación superior con inversión 100% mexiquense es una gran satisfacción. Así como tener egresados exitosos y emprendedores.

 

Para finalizar le pedimos un mensaje para los lectores de Pensamiento Libre.

 

Con mucho gusto. Quiero iniciar estas breves palabras con la reflexión de que seguramente los que tenemos oportunidad de tener en nuestras manos y leer Pensamiento Libre es porque de entrada compartimos el principio universitario de libre expresión de las ideas. En tal virtud, tenemos un horizonte extenso en posibilidades de pensar y de pasar del pensamiento a la acción, porque la acción hace posible lo imposible. Pongamos esto en práctica para que seamos mejores seres humanos, mejores profesionistas, mejores personas y ciudadanos.

Please reload

Artículo de la semana

COVID-19 y el nuevo orden mundial

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo