Paola Rojas:Entre el Éxito Laboral y la Consolidación Familiar

04/03/2013

Paola Rojas es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, cursó también la Maestría en Filosofía en la Universidad Anáhuac. Amante de los idiomas domina seis: español, inglés, portugués, francés, italiano y alemán.

 

 Su carrera suma ya 13 años y destacan participaciones televisivas en Planeta 3 a diario; en el equipo de El Cristal con que se Mira, de Víctor Trujillo; y en radio, Detrás de la Noticia con Ricardo Rocha, Televisa Radio, Grupo Acir, Radio 13 y Grupo Fórmula. Actualmente es conductora titular del informativo de medio día Paola Rojas en Fórmula de Radio Fórmula, y A las Tresde Televisa que se transmite diariamente por Foro TV.

Por su destacada trayectoria laboral, fue galardonada por la revista Mujer Ejecutiva como una de las 13 mujeres líderes del año por su desarrollo en el ámbito periodístico en 2007.

Es una mujer exitosa cuya voz llega diariamente a miles de hogares mexicanos. Por ello, la entrevistamos con el fin de conocer su opinión acerca de algunos aspectos de la equidad de género.

¿Cuáles son los aspectos más favorables de la vida social impulsados por la nueva cultura de género?

Son muchos, de entrada la incursión de la mujer en distintos ámbitos los enriquece. Por ejemplo, el que las mujeres se incorporen al ámbito laboral le da una perspectiva diferente, más amplia. La mujer le imprime sus características propias, por citar algunas: su capacidad de conciliación y una visión más humanista donde la familia adquiere mayor importancia. Me parece que hoy en día tenemos dos retos. Primero, que la mujer consolide esa apertura que ha logrado, que se dé una verdadera equidad. Segundo, que si la mujer ya incursionó en el ámbito laboral ahora sea el hombre el que incursione en el ámbito doméstico, refiriéndome a una repartición equitativa de las responsabilidades, porque una mujer que trabaja sigue teniendo la misma carga de trabajo en su hogar, entonces no hay un equilibrio y se convierte en una dinámica exhaustiva.

Uno de los principales problemas para detener la violencia de género es el silencio; ¿usted ha sido agredida física o sexualmente?

 

 

Afortunadamente no, ni por mi pareja actual (Luis Roberto Alves “Zague”), ni por nadie jamás. Sí he sido discriminada en el ámbito laboral en ocasiones, pero han sido episodios poco importantes. En general se me han abierto las puertas sin ningún problema ni violencia en sí jamás, por fortuna.

¿Cuáles son los principales problemas personales a los que se ha enfrentado por cuestión de género en materia laboral?

La verdad es que he sido muy afortunada. Ojalá mi caso fuera lo común, lamentablemente casi es excepcional, pues he tenido muy buena suerte, me han abierto las puertas sin importar que soy mujer y, en su momento, sin importar lo joven que era cuando ingresé al periodismo. Incluso ahora que soy mamá he contado con comprensión y apoyo en mi trabajo, pero claro que me ausenté lo menos posible. Falté sólo una semana a mi noticiero de radio y muy pocas semanas al de televisión, porque tengo horarios que me lo permiten. Me parece que el año en el que estuve embarazada hubo dudas por parte de mis jefes, ya hoy me lo han confesado, pensaban qué tanto podrían seguir encomendándome, no estaban seguros de que continuaría trabajando con la misma intensidad, pero por fortuna el trabajo lo he seguido haciendo prácticamente al mismo ritmo que antes.

¿CÓMO HA LOGRADO CONSTRUIR UN EQUILIBRIO ENTRE LO LABORAL Y LO PERSONAL?

De entrada con pocas horas de descanso, pero además tengo que reconocer el apoyo de mi pareja, quien disfruta mucho del tiempo que pasamos en familia, con nuestros dos bebés. Somos padres primerizos con hijos de seis meses, es una locura. Pero además del apoyo que mi marido me da en cuanto al cuidado de los niños, nunca me cuestiona el que yo me vaya a trabajar, no me lo cobra, no me lo echa en cara. Le parece absolutamente natural que yo trabaje, supongo que es porque así me conoció y siempre me ha visto trabajar de manera muy intensa. También porque fui muy clara al momento de las reglas, sin embargo, él lo ha hecho con muchísima generosidad y creo que eso es algo que tiene que agradecerse, no darse por hecho. Él es una figura pública y por ello puede convertirse en un ejemplo para otros hombres. Es un hombre que ha logrado mucho éxito en su trabajo y que, a pesar de ello, se entrega a su familia sin ningún empacho y está muy orgulloso de que su mujer trabaje y sea también exitosa.

¿Se podría esperar un cambio en la cultura de género mexicana de tener una presidenta?

Sí, definitivamente sí. El hecho de que el cargo público más alto sea encabezado por una mujer tendría un peso muy importante en términos de equidad de género, no me cabe la menor duda.

¿De qué manera afecta a la perspectiva de género el uso de la feminidad como campaña electoral?

Me parece que es inevitable. No puedes negar tu condición de mujer en ninguna circunstancia, es incluso ridículo querer hacerlo. No creo que utilizarlo como instrumento sea algo negativo, al contrario, creo que resulta benéfico en términos de género.

¿Qué implicaciones, positivas y negativas conllevaría perseguir la violencia de género de oficio?

Bueno, es un tema sumamente complejo que se tiene que abordar no sólo desde una perspectiva jurídica, sino social o cultural. Es terrible que exista tanta violencia, que ejerce el hombre, pero es la mujer quien en muchos casos la tolera. Me parece que si se persiguiera de oficio incluso muchas mujeres se sentirían agraviadas. No creo que estemos listos como sociedad para ello.

Existen políticas públicas para combatir la agresión por género, como ejemplo, la separación en transportes públicos, ¿pero qué pasa con la prevención de la agresión? ¿Cómo emprender un cambio cultural de fondo?

Pienso que el cambio tiene que darse en el núcleo familiar. Me parece que la desigualdad por cuestiones de género se da en los hogares, no en las escuelas. En estas últimas las reglas son las mismas, pero en casa es más frecuente que la madre pida a la niña recoger el plato del hermanito y no viceversa. Somos producto de lo que se nos enseña en casa. Así que para lograr un cambio cultural éste tiene que ser detonado desde el seno de la familia. Se me ocurre que es a través de lo que las familias consumen, de los modelos que se replican en los medios de comunicación. Si lo que ven son historias de discriminación, pues entonces las replicarán. Pero si en esos contenidos se defienden los derechos de las mujeres, entonces estos modelos más equitativos, en donde las responsabilidades sean las mismas tanto para hombres como para mujeres, podrían ser adoptados.

 

¿Dónde empieza y termina la responsabilidad de los medios de comunicación para combatir este tipo de males sociales?

Considero que ya rebasa incluso este tema. Yo creo que hay quienes ven a los medios de comunicación como meramente un negocio y hay quienes los ven como un instrumento para hacer una diferencia, desde luego una diferencia para bien. En todo caso eso es cuestión de cada uno, pero también depende tanto de los dueños de los medios como de los propios comunicadores. Ser comunicador también te lleva a asumir cierta responsabilidad y el ejercicio de esta responsabilidad debe ser fomentado, no impuesto.

 

¿Cómo parte del equipo Televisa, sabe cuántos miembros del consejo directivo son mujeres?

No hay muchas mujeres, la mayoría son hombres.

Mensaje para las lectoras de Pensamiento Libre.

Muchos mensajes en uno. De entrada que se sientan orgullosas de ser mujeres, pues tenemos muchos privilegios que no deben ser vistos ni como ventajas ni como desventajas, sino como regalos que la vida nos ha dado. Por ejemplo, la especial sensibilidad que tenemos, nuestra capacidad de empatía, los dones de conciliación que nos permiten resolver y mediar conflictos. Ojalá utilicen todo esto para bien. Nunca deben sentirse menos, al contrario, pues tienen toda la capacidad de hacer lo que quieran, así que exploten sus habilidades y, sobre todo, disfrútense muchísimo. Quiéranse, para que de esa manera todos los que estén a su alrededor también se sientan amados. Hagan que su vida sea, antes que nada, feliz y placentera.

 

etiquetas:

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo