Terrorismo y Acción Humanitaria: La Responsabilidad de Proteger o el Pretexto de Intervención

04/01/2013

El término terrorismo ha sido muy discutido y no existe una clara definición. Sin embargo, se utiliza para condenar ciertas actividades que la mayoría de las personas clasifica como actos terroristas. Se puede decir que es una forma de violencia política para horrorizar a individuos que no tienen relación con los perpetradores, con tal de presionar a gobiernos o llamar la atención de la comunidad internacional con algún fin político, económico, ideológico, etcétera. En esta era el terrorismo y sus prácticas abrieron un nuevo mercado a los medios y reabrió el debate entre la comunidad internacional y transformó la forma en que se llevan a cabo las intervenciones humanitarias.

 

La acción humanitaria debe estar guiada por los principios humanitarios1 que son los siguientes:

 

• Humanidad: salvar vidas y aliviar el sufrimiento en donde quiera que se encuentre.
• Imparcialidad: todas las acciones deben estar basadas en la necesidad sin discriminación entre o dentro de la población afectada.
• Neutralidad: la ayuda humanitaria no debe favorecer a ninguna de las partes si existe un conflicto o disputa en donde se lleve a cabo la intervención.
• Independencia: este principio conlleva la autonomía de la acción humanitaria de cualquier objetivo político, económico, militar o de cualquier otra índole que cualquier actor pueda tener donde la ayuda se implementa.
• Unidad, servicio voluntario y universalidad (estos tres también son principios y son utilizados normalmente por el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Federación de la Cruz Roja, los otros cuatro son principios que verán en todas las organizaciones humanitarias en común).

 

La acción humanitaria incluye la protección de civiles y de todos aquéllos que no toman parte en las hostilidades. Asimismo, se trata de proveer comida, agua, sanidad, albergue, servicios de salud y otros requerimientos de asistencia básica para la supervivencia en beneficio de las personas afectadas por desastres naturales o guerra, para que puedan regresar a sus vidas. En este sentido, es necesario recalcar que la responsabilidad principal de protección de las personas afectadas recae principalmente en los Estados. La comunidad internacional tiene la responsabilidad de responder con ayuda humanitaria cuando el Estado es incapaz de dar protección a sus habitantes. Esta última frase forja la idea de la responsabilidad de proteger2 por parte de la comunidad internacional3. Sin embargo, la responsabilidad de proteger tiene diferentes sentidos e interpretaciones según el país y las circunstancias. Cabe mencionar que la responsabilidad de proteger tiene tres ejes: protección, reacción y reconstrucción.

 

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 y la declaración de guerra contra el terrorismo, las intervenciones humanitarias dieron un giro y se les asoció con invasiones militares. La intención de la guerra contra el terrorismo buscaba ubicarse dentro la esfera internacional como una guerra justa en términos de protección a la población de aquellos países que no tenían los medios para proteger a sus ciudadanos, o bien, que sus gobiernos ejercían terrorismo de Estado.

 

Desde entonces, muchos países se mantienen escépticos a las declaraciones de intervención por cuestiones humanitarias. La acción humanitaria y el humanitarismo, en principio, se desligan totalmente de las causas de la guerra (sea guerra justa o no). Lo que importa es el daño que se le hace a la población y el propósito de la acción humanitaria es mitigar ese daño y salvar vidas. Sin embargo, fuera de las organizaciones no gubernamentales, la acción humanitaria está controlada por organismos estatales y Estados donantes.

 

Por lo tanto, como diría Chomsky, tendríamos que cuestionar si el término “intervención humanitaria existe” (Chomsky, 1993, diciembre-1994, enero). Si se toma en cuenta que el mundo de las relaciones internacionales se rige meramente por esos Estados y que los organismos híbridos, como las ONG, juegan un poco el papel de outlaws en esa esfera, se puede deducir que la acción humanitaria se ha usado como el brazo desarmado de las intervenciones militares.

 

Alegando intervenciones como guerra justa y la responsabilidad de proteger, muchos países han intervenido en otros con fines diferentes a los humanitarios. La geopolítica vuelve a jugar un papel importante, en las intervenciones y los juegos de poder las naciones usan ahora la acción humanitaria como medio de presión. La cantidad de ayuda que se envía, cómo se envía, hacia dónde se destinan los recursos, cómo se destinan, cuántas tropas y cuántos civiles se envían en una misión. Todas y cada una de estas actividades son calculadas por cada uno de los actores de la comunidad internacional.

 

La idea de la guerra justa contra el terrorismo, después de 11 años, posterior a los ataques al World Trade Center en Nueva York, ha perdido peso. Sin embargo, muchos países siguen interviniendo en otros, defendiendo la idea de intervenir con fines humanitarios. Lo que nos hace cuestionar esta idea son aquellos países en donde la hambruna, las violaciones flagrantes de los derechos humanos por parte de los gobiernos o de grupos armados, las sequías y las grandes crisis siguen existiendo sin que nadie ponga atención a esos países. ¿Es en realidad la situación de las personas la que preocupa a los Estados? ¿Son únicamente las organizaciones no gubernamentales y el Comité Internacional de la Cruz Roja neutrales durante los conflictos? ¿La acción humanitaria debe considerarse como intervención? ¿Cómo tiene que responder la comunidad humanitaria a las acciones que la comunidad internacional realiza después de considerar una situación como ataque terrorista o terrorismo de Estado?

 

Sin duda, estas grandes preguntas seguirán en el debate durante muchos años, sin embargo, es necesario mencionar que fuera de los conceptos que tenga la comunidad internacional, la acción humanitaria debe volver a recobrar la confianza de aquéllos que no creen que es imparcial, la comunidad humanitaria debe luchar en la arena de la comunidad internacional para poder ganar territorio y que sus principios se respeten. Es el deber de cada uno de nosotros, los humanitarios del terreno, recobrar la confianza de la población a la que servimos. Si bien, la comunidad internacional nos envía porque tienen algún fin, queda en cada uno de los trabajadores humanitarios recordar el porqué de su trabajo.

 

1 Léanse las Convenciones (Convenios) de Ginebra y sus protocolos adicionales, con especial atención en el art. 3.

2 La idea fue propuesta por la Comisión Internacional sobre la Intervención y la Soberanía de Estado (ICISS, por sus siglas en inglés) en Canadá en el 2000. Después de esto se ha tenido poco consenso sobre cómo utilizar ese principio y si viola o no la soberanía de los Estados. Los ataques terroristas, en 2001 en Estados Unidos, llevaron a la arena de discusión internacional la idea y hasta ahora se ha aplicado para basar intervenciones que dejan en entredicho sus razones.
3 “Los estados soberanos tienen la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos de catástrofes que se pueden evadir _de homicidios masivos y violaciones, de hambruna_ pero cuando esos Estados no pueden o no desean hacerlo la responsabilidad debería recaer en la comunidad internacional” (Macfarlane, Thielking y Weiss 2004).

 

Lecturas recomendadas y bibliografía
Abbot, Crhis (2005, invierno/primavera). “Rights and responsibilities: The dilemma of humanitarian intervention”. Global Dialogue.

Chomsky, Noam (1993, diciembre-1994, enero). “Humanitarian intervention”. Boston Review. Recuperado de http://www.chomsky.info/ articles/199401–02.htm

Contla Romero, L. Ximena (2006-2011). “Colección de notas sobre acción humanitaria y terrorismo”. Apuntes [no publicado].

Humanitarian Policy Group (2003, julio). “Humanitarian action and the ‘global war on terror’: a review of trends and issues”. Editado por Joanna Macrae and Adele Harmer. HPG Report.

Macfarlane, Neil; Thielking, Carolin J.; y Weiss, Thomas G. (2004) “The responsibility to protect: is anyone interested in humanitarian intervention?”. Third World Quartery, 25 (5): 977-992.

Terrorism, UN Counter-Terrorism Implementation Task Force WG Protecting Human Rights while Countering. (2008, 5 y 7 de noviembre). Expert Seminar on “The impact of Terrorism and counter-terrorism measures on the enjoyment of economic, social and cultural rights”. Gibebra: UN.

Please reload

Artículo de la semana

El humano y la naturaleza: una verdad incómoda

1/1
Please reload

Artículos recientes
Please reload

Secciones
Archivo